EL PAIS › RESERVAS INTERNACIONALES EN 50.000 MILLONES DE DOLARES

Números redondos

El BCRA informó que con las compras de divisas de ayer, las reservas totalizan 50.009 millones de dólares. Se trata del más eficiente seguro anticorridas. El debate.

 Por Alfredo Zaiat

Los números redondos son irresistibles. Para festejar cumpleaños y aniversarios en acontecimientos familiares, pero también para los gobiernos que se ocupan en destacar datos económicos. Ayer las reservas internacionales en poder del Banco Central brindaron la oportunidad de cumplir con ese ritual. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que las reservas registraron una nueva marca record al superar los 50.000 millones de dólares. La cifra exacta fue 50.009 millones.

Más allá de la cuestión ceremonial de exaltar ese número redondo, la política de acumulación de reservas tiene específicamente para Argentina, tomando en cuenta sus traumáticas experiencias financieras de décadas pasadas, la de actuar como un escudo de defensa ante shocks externos negativos. Se trata de la estrategia anticíclica más consistente del actual período de bonanza económica. Por ejemplo, sirve para desalentar maniobras especulativas en la plaza cambiaria, además de reducir la incertidumbre de los agentes económicos. En los hechos, constituye un seguro anticrisis cuya efectividad se probó en turbulencias financieras internacionales de los últimos años, y en especial con la actual que tiene epicentro en la potencia económica mundial.

Debido a que Argentina no reúne la simpatía del capital financiero del exterior por el default, la posterior renegociación de la deuda y ahora por el cuestionado índice de inflación del Indec, no existe un flujo importante de dólares de inversores extranjeros. Por lo tanto, el crecimiento de las reservas se explica en gran parte por el excedente comercial, superior a los 10 mil millones de dólares por año. Esto permite entender un poco más la centralidad que tiene un tipo de cambio elevado en ese esquema de acumulación, pues favorece las exportaciones y desincentiva las importaciones. Aunque, en el actual ciclo, los espectaculares precios de las materias primas constituyen otro factor muy importante en la contabilización de un saldo positivo externo, resultado que permite a la vez la acumulación de dólares en las arcas del Banco Central.

Si, como se prevé, continúa el actual ritmo de ingresos de dólares por el frente comercial, a fin de año el total de reservas sumará la impactante cifra de 60.000 millones. La inversión de esos recursos durante el año pasado devengó una ganancia de 2767 millones de dólares, según informó el Banco Central. Las reservas contabilizaron una utilidad del 7 por ciento sobre el capital. Esa política de prevención es hija de las traumáticas crisis que desde mediados de la década pasada recorrieron desde México, Rusia, los tigres asiáticos hasta la Argentina. De todos modos, si bien se trata de una defensa necesaria teniendo en cuenta la excesiva volatilidad de la economía en las últimas décadas y del movimiento destructivo de los capitales especulativos globales, a esta altura se puede empezar a debatir otros destinos para un pequeño porcentaje de esas cuantiosas reservas internacionales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.