EL MUNDO › SOSPECHAN DE MILITANTES ISLAMISTAS QUE OPERAN EN PAKISTáN

Siete bombas matan a ochenta en India

Al menos 200 personas resultaron heridas por la serie de detonaciones que golpearon la ciudad turística de Jaipur, conocida como “ciudad rosa” por el color de su edificación. El número de muertos podría aumentar con las horas.

Una serie de atentados con explosivos causaron al menos 80 muertos y 200 heridos ayer en varios bazares de la ciudad india de Jaipur (noroeste), uno de los destinos más populares para los turistas, a unos 250 kilómetros de Nueva Delhi, la capital de India. La policía dijo que las siete explosiones se produjeron con intervalos de unos minutos en esa localidad. El ministro del Interior del estado de Rajastán, Gulab Chand Kataria, declaró: “Tenemos noticias de 80 muertos”, y añadió que la policía detuvo a un sospechoso que estaba siendo interrogado. Según las imágenes de televisión, una de las bombas estalló cerca de un templo hindú, dejando bicicletas y otros vehículos destrozados en medio de manchas de sangre.

La policía logró desactivar otros dos artefactos. Estos, de media o baja potencia, estallaron en puntos muy concurridos como bazares y templos a partir de las 19.00 hora local y de forma consecutiva en el siguiente cuarto de hora. Estos lugares, que rodean el palacio rosa de la ciudad, el Hawa Mahal, o Palacio de los Vientos, atraen a millones de indios y extranjeros todos los años.

Según el inspector general de Policía de Jaipur, Pankaj Singh, fueron siete las bombas que explotaron en seis diferentes puntos de la ciudad, todos ellos muy próximos. Singh dijo que los explosivos fueron colocados en rickshaws, los populares triciclos indios, aunque otras fuentes hicieron referencia a bicicletas e incluso a un coche bomba. La primera bomba explotó en un templo dedicado al dios-mono hindú, cuya festividad es celebrada cada martes. Otra de las bombas estaba colocada en el Badi Chaupar, el cruce principal de la “ciudad rosa”, cerca al Hawa Mahal, joya arquitectónica del siglo XVIII, que no sufrió daños por la explosión. Las otras detonaron en las dos avenidas que se abren hacia el oeste y el sur desde el Badi Chaupar, las de los bazares de Tripolia y Johari. También explotó una bomba en la puerta de Sanganeri, que da acceso a la ciudad amurallada por el bazar de joyas de Johari. Aunque es muy visitado por los turistas, la estación de turismo terminó en marzo y es improbable que haya extranjeros heridos.

La ciudad histórica de Jaipur, que tiene una población de más de dos millones de personas, es uno de las principales lugares turísticos de India, uno de los favoritos de los extranjeros. Jaipur es popularmente conocida como la “ciudad rosa” por el color de sus viejos edificios y los muros de la ciudad. Es también una parada del circuito turístico conocido como el “Triángulo Dorado”, junto con otros lugares históricos de Rajastán y el Taj Mahal, en el estado de Uttar Pradesh.

“No toleraremos semejantes acciones”, dijo el primer ministro de Rajastán, Vasundhara Raje. “Se trata de un atentado terrorista. No hubo información de inteligencia que lo anticipase”, dijo a la televisión el director general de la policía, A. S. Gill. Las autoridades indias suelen acusar de este tipo de ataques a los militantes islamistas que operan en Pakistán. “Los responsables de estos ataques tienen conexiones con el extranjero”, denunció el viceministro del Interior del estado, Shriprakash Jaiswal, aunque evitó señalar directamente con el dedo a la vecina Pakistán. Las fronteras del estado fueron cerradas y se lanzó la alerta en Rajastán y en las zonas lindantes, informó la policía, que precisó que no se habían producido acciones en represalia, y llamó a la calma.

India ha sufrido decenas de atentados de los que acusa normalmente a los grupos islámicos de la zona caliente de Cachemira. En los últimos nueve meses un atentado dejó 43 muertos en Hyderabad, otro mató a 6 personas en un cine del estado de Punjab y otro, también múltiple, acabó con la vida de 13 personas en tres ciudades del norte. Los atentados coinciden con el décimo aniversario de los ensayos nucleares indios en Rajastán, pero no está claro que guarden relación con las efemérides.

Algunos analistas creen que grupos extremistas musulmanes están tratando de avivar la tensión entre comunidades para hacer descarrilar el proceso de paz entre India y Pakistán y poner trabas al espectacular crecimiento económico indio. El primer ministro de India, Manmohan Singh, condenó los hechos y pidió calma. “Hay paz en la ciudad, nadie debe preocuparse”, dijo Arvind Jain, un alto responsable policial, a la cadena de televisión NDTV.

El gobierno de Estados Unidos condenó rápidamente los atentados. “Aún estamos recabando información, pero por los datos que tenemos, está bastante claro que estas bombas trataban de acabar con vidas inocentes y eso lo condenamos claramente”, dijo Sean McCormack, vocero del Departamento de Estado. El Ministerio del Interior en Nueva Delhi habló de un ataque terrorista. Por ahora, ninguna organización se atribuyó el atentado.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las bombas estalló cerca de un templo hindú, dejando bicicletas y autos destrozados.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.