EL MUNDO › ADMITE ERRORES EN LA EXTRADICIóN DE TRóCCOLI

Uruguay dejó escapar a un represor

La excarcelación del represor Jorge Tróccoli volvió a sacudir el avispero en Uruguay. La Cancillería reconoció ayer que el embajador uruguayo en Italia, Carlos Abín, no estaba en ese país cuando llegó el pedido de extradición de Tróccoli, quien fue liberado tras vencer el plazo en el que Abín debía remitir la solicitud al gobierno italiano. Desde el oficialismo, el senador José Mujica intentó resguardar al diplomático. “Nos jodimos por pelotudos, responsables somos todos”, afirmó el lunes. Pero el abogado Oscar López Goldaracena no le creyó. “No creo en absoluto que todos seamos pelotudos sino que acá hubo un boludo, cuya única función era llevar el expediente a la Cancillería italiana”, dijo al diario local El País.

Todo comenzó el lunes pasado con una denuncia del opositor Partido Colorado, informó el diario uruguayo La República. El diputado Washington Abdala dijo que el embajador en Italia estaba sin autorización en Barcelona, en España, cuando debía recibir en Roma el expediente pidiendo la extradición del ex marino. “Abín no estaba cuando llegó el expediente y en las fechas en que debía ser remitido a la Justicia italiana, según mi información. ¿Pidió licencia? ¿Dio al menos una nota verbal?”, preguntó Abdala ante la Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Diputados.

Tróccoli estaba preso desde el 24 de diciembre de 2007 en Salerno, al sur de Italia, acusado de la desaparición de seis personas de origen italiano. Sin embargo, el gobierno uruguayo demoró en entregar el expediente, que pesa 7 kilos y está compuesto con más de 1300 páginas, por lo que el represor quedó en libertad. Según Abdala, Abín tomó el vuelo número 5021 que partió de Roma el 17 de marzo y volvió a Italia el 23 del mismo mes en el vuelo 5020. Ese mismo día vencía el plazo para presentar el pedido de extradición, pero Abín no se enteró. Ni siquiera fue informado por el segundo en el rango jerárquico de la embajada, Tabaré Bocalandro, del Partido Colorado.

En tanto, la Cancillería informó ayer que iba a comenzar a sustanciar la investigación administrativa que podría culminar en una grave sanción para el diplomático, quien ya puso su cargo a disposición de las autoridades. El ministro Fernández aseguró que la información sobre la ausencia de Abín en la embajada durante seis días de marzo se agregará al expediente de la investigación administrativa.

Después de que la semana pasada familiares de las víctimas de la represión reclamaran la renuncia de Abín, el propio presidente Tabaré Vázquez volvió a referirse al tema el lunes para reafirmar su apoyo al embajador uruguayo, desde el punto de vista moral, ético, de compromiso político y con los derechos humanos. Ese día Abín se desentendió del problema: “No soy responsable de la consecuencia espantosa de que este señor (Tróccoli) quede en libertad”, dijo en su defensa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.