EL MUNDO › REVOCO LAS MEDIDAS QUE ENFURECIERON A HEZBOLA

Marcha atrás del gobierno libanés

El gobierno libanés anunció ayer que revocaba las medidas contra el grupo islamista Hezbolá que desencadenaron los peores enfrentamientos vividos en el país desde el fin de la guerra civil en 1990. El primer ministro, Fouad Siniora, apoyado por Estados Unidos, había citado a sus ministros para una reunión a la mañana. “Para facilitar las negociaciones de la delegación de la Liga Arabe y preservar la unidad nacional y la seguridad de los ciudadanos, el gobierno decidió aceptar la decisión del ejército” respecto de Hezbolá, dijo el ministro de Información, Ghazi Aridi, tras una reunión del ejecutivo.

La semana pasada la administración del Líbano anunció que iba a investigar la red de telecomunicaciones de Hezbolá y que trasladaba de su puesto al jefe de seguridad del aeropuerto de Beirut por sospechar que estaba vinculado al grupo chiíta libanés. El líder de Hezbolá, Hasan Nasrala, equiparó estas medidas a una declaración de guerra. Los combates subsiguientes entre partidarios del gobierno y de la oposición dejaron al menos 65 muertos y 200 heridos.

Los combates acabaron cuando el gobierno encargó al ejército poner fin al desorden. Una de las primeras decisiones que tomaron las fuerzas armadas fue revocar las medidas contra Hezbolá. El revocar las medidas contra Hezbolá también sería un primer paso tendiente a aliviar las tensiones del parate de dieciocho meses entre el gobierno de Siniora y las fuerzas de la oposición que dejaron al Líbano sin presidente desde noviembre. La violencia que se desató el 7 de mayo, después de las medidas del gabinete contra Hezbolá, comprometieron a sus contrincantes en combates de seis días y lograron tomar el control de Beirut.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que está en Jerusalén para celebrar el aniversario de la fundación de Israel, acusó a Irán ayer de usar a los islamistas chiítas de Hezbolá para desestabilizar al Líbano. Agregó que Estados Unidos apoyaba al Líbano, una democracia parlamentario desde su independencia de Francia, en 1043. Irán ha rechazado las acusaciones de Washington de que esté interfiriendo en el Líbano y acusó de la violencia a Estados Unidos e Israel. “Irán es el único país que no está interfiriendo con el Líbano”, dijo el martes el presidente Mahmud Ahmadinejad.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.