EL MUNDO › OPINIóN

¿Al Qaida derrotada?

 Por Robert Fisk *

Así que Al Qaida está “casi derrotada”, ¿no? Ha habido avances mayores y prácticamente está derrotada. “Haciendo un balance, nos está yendo bastante bien”, aseguró el jefe de la CIA, Michael Hayden, según The Washington Post. “Al Qaida, casi derrotada estratégicamente en Irak, en Arabia Saudita, sufre significativos retrocesos a escala global. Aquí usaré la palabra ‘ideológicamente’ refiriéndome a que el mundo islámico está volviendo a la forma original del Islam y rechazando el propuesto por Al Qaida”. Bueno, sí que me engañaron.

Seis mil muertos en Afganistán, decenas de miles en Irak, un atentado suicida diario en Mesopotamia, el nivel más alto de suicidios dentro del ejército estadounidense. La prensa árabe, sabiamente, publicó las palabras de Hayden primero jactándose de su éxito y luego anunciando que habrá bases estadounidenses permanentes en Irak después del 31 de diciembre. ¿Y así dice que ganamos?

Hace menos de dos años una afirmación igualmente demencial sobre la guerra por parte del general Peter Pace, el extraño (y ahora, a Dios gracias, retirado) presidente de los jefes del Estado Mayor Conjunto, aseguró que los estadounidenses en Irak “no estamos ganando, pero tampoco perdiendo”. En ese punto el secretario de Defensa de George W. Bush, Robert Gates, dijo que estaba de acuerdo con Pace en que “no estamos ganando, pero tampoco perdiendo”.

James Baker, que acaba de presentar su propio y desordenado reporte sobre Irak, expresó entonces (lector, por favor, no te rías ni llores): “No creo que pueda decirse que estamos perdiendo, pero en la misma medida no estoy seguro de que estemos ganando”. Luego el mismo Bush proclamó: “No estamos ganando, no estamos perdiendo”. Lástima por los iraquíes. Bueno, de cualquier modo, ahora de verdad estamos ganando. O, al menos, Al Qaida está “casi” (fíjense bien en el “casi”) derrotada, según Hayden.

¿Soy el único que piensa que esto es de una puerilidad que raya en la locura? Mientras haya injusticia en Medio Oriente, Al Qaida estará ganando. Mientras tengamos el número de fuerzas multiplicado por 22 que tenían los cruzados occidentales en la región (creo que mi cálculo es bastante acertado) estaremos en guerra contra los musulmanes. El desastre infernal de Medio Oriente se ha extendido por Pakistán, Afganistán, Irak, Gaza y hasta Líbano. ¿Y así estamos ganando?

Sí, nos compramos algún tiempo en Irak al pagar a la mitad de los insurgentes a cambio de luchar por nosotros y asesinar a sus primos en Al Qaida. Sí, seguimos apoyando sin problemas al régimen torturador y cortacabezas de Arabia Saudita, supongo que debido a nuestro propio entusiasmo por el waterboarding (técnica del ahogamiento), pero eso no implica que Al Qaida esté derrotada.

Eso se debe a que Al Qaida es una forma de pensar, no un ejército. Se alimenta de dolor, terror y crueldad; nuestra crueldad y opresión. Mientras sigamos subyugando a los musulmanes con helicópteros Apache, tanques, Humvees, artillería, bombas y “dictadores amistosos”, Al Qaida continuará.

¿Tenemos que vivir esta locura hasta el final mismo del régimen de Bush en Washington? ¿No hay nadie en esa magnífica ciudad imperial que entienda lo que “nosotros” estamos haciendo en Medio Oriente? ¿Por qué el Washington Post dedica espacio a las fantasías de un funcionario de la CIA, la misma organización que no pudo evitar el 9/11, porque (si hemos de creer lo que se nos dice) una llamada telefónica en árabe sobre los aviones que se estrellarían contra las Torres Gemelas no fue traducida a tiempo? ¿Se trata ahora de bombardear Irán? ¿O mejor vamos a lanzar una guerra Irán–Estados Unidos por poder, con sustitutos, o sea, otra entre Hezbolá y los israelíes? ¿Creerá Mike que Al Qaida está en Irán?

Israel sigue construyendo asentamientos exclusivos para judíos en tierras árabes y Washington no hace nada. Pese a que éstos son ilegales, George W. Bush no se inmuta. Son fuente de furia y frustración, y un justificado sentimiento de ser objeto de burla, pero Washington no hace nada. A diario leo en los matutinos árabes nuevas razones por las que los Bin Laden del mundo no desaparecen.

¿No es capaz la CIA de darse cuenta o imaginarse que mientras permitamos que Medio Oriente se pudra bajo una capa de injusticia Al Qaida continuará? Esta fue una pregunta que se me hizo en Bagdad: ¿por qué nuestras fuerzas están en Pakistán, Afganistán, Irak, Jordania, Turquía, Egipto, Argelia, (sí, hay fuerzas especiales estadounidenses en una base cerca de Tamanraset), Bahrein, Kuwait, Yemen, Omán, Arabia Saudita, Qatar y Tadjikistán (sí, nuevamente, pilotos de bombarderos franceses en una base en Dushanbé tienen la misión especial de trasladar “abastecimiento por vía aérea” a nuestros muchachos en Afganistán)?

Mientras mantengamos esta cortina de hierro a todo lo largo de Medio Oriente estaremos en guerra contra Al Qaida y la organización estará en guerra contra nosotros. Esta nueva cortina de hierro, por cierto, comienza en Groenlandia y se extiende por Gran Bretaña, Alemania, Bosnia, Grecia y Turquía. ¿Para qué sirve? ¿Qué hay del otro lado? Pues Rusia, China e India. Estas son las preguntas que no hacemos y, desde luego, no son del tipo que el Washington Post haría a Mike y sus amigos de la CIA. Sí, soplamos y resoplamos por la democracia, la libertad y los derechos humanos, pero le damos muy poco de ellos al mundo musulmán. Porque la libertad que quieren y el tipo de libertad que no tienen –que permite que florezcan grupos como Al Qaida– es la de ser libres de “nosotros”. Y esto, me temo, es lo que no tenemos intención de darles.

Mike Hayden puede pensar que el mundo musulmán “está volviendo a su forma original” y rechazar “el Islam de Al Qaida”, pero lo dudo. De hecho, más bien sospecho que Al Qaida se está fortaleciendo. Dice que está derrotada en Irak y Arabia Saudita, pero ¿también está derrotada en Londres? ¿Y en Bali? ¿Y en Nueva York y Washington?

* De The Independent de Gran Bretaña.

Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.