EL PAíS › AL PRINCIPAL ACTO DEL DíA DE PROTESTA SóLO FUE LA FEDERACIóN AGRARIA

Un solo de Buzzi en Armstrong

La concentración más importante del día no contó con la presencia de tres de las entidades que pilotean el lockout. Buzzi eludió dar explicaciones. Discursos de fuerte tono político y reclamos de mayor presión sobre los gobernadores.

 Por Sebastián Premici

Desde Armstrong, Santa Fe

Las entidades agropecuarias volvieron a realizar diferentes actos de fuerza para desafiar al gobierno nacional, el mismo día en que se juntó la Mesa de Enlace para definir los próximos pasos de la protesta. Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, utilizó la tribuna de Armstrong y las más de 20.000 personas presentes, según los organizadores, para sustentar su postura ante las otras entidades, de cara a los días venideros: continuar con el lockout de granos para exportación, en repudio a la intervención de la Justicia en el conflicto agropecuario (ver aparte). Del acto participaron más de 30 intendentes (varios oficialistas), comerciantes, empresarios del sector agroindustrial y productores. Curiosamente, sólo tuvo representación institucional la Federación Agraria. No hubo dirigentes de las otras tres entidades (Confederaciones Rurales, Sociedad Rural ni Coninagro). Dirigentes de la FAA aseguraron a PáginaI12 que continuarán con esta modalidad de protesta, sobre todo “visitando” a los gobernadores. El próximo en recibir una “visita” –entiéndase presión– podría ser Daniel Scioli, mandatario bonaerense. A su vez, Buzzi llamó a realizar un nuevo acto, el 25 de junio, para rememorar el Grito de Alcorta.

La jornada de protesta agropecuaria incluyó ayer actos en diferentes ciudades del país y un cese general de actividades del comercio y la industria. En la intersección de las rutas nacionales 9 y 178, en las proximidades de Armstrong (Santa Fe), comenzaron a concentrarse desde el mediodía productores, empresarios agroindustriales, intendentes y los dirigentes de la Federación Agraria. A la una de la tarde arrancó el acto principal de los ruralistas. Entre banderas de Argentina, expresiones de repudio cada vez que se mencionaba el apellido Kirchner o de algún gobernador del Partido Justicialista, y en medio del cántico “¡y pegue, Buzzi, pegue!”, el presidente de la Federación Agraria volvió a insistir en que las políticas para el sector de la actual administración “son un obstáculo para el crecimiento del país”.

Los dirigentes del campo aprendieron que los actos multitudinarios son una plataforma para ejercer presión. También aprendieron sobre lo que representa el “poder de la imagen” y el efecto de las cámaras de televisión captando el grito de los manifestantes. Sin muchos conceptos elaborados, sin muchas explicaciones del porqué al rechazo unánime a la modificación de las retenciones móviles, con mucha ironía y hasta con algunos gestos de demagogia, con frases poco felices (el intendente de Armstrong, Fernando Fisher, llegó a decir “Y si quieren venir, que vengan”, en relación al matrimonio Kirchner), los discursos pronunciados ayer fueron para la tribuna.

Otra vez se buscó medir la sensación térmica del lockout y apuntar contra el Gobierno. Buzzi lo resumió así: “Este es un mensaje para Olivos, Puerto Madero (debería haber dicho Once, ya que Néstor Kirchner se mudó a las oficinas del PJ en ese barrio porteño) y Roma, donde está de viaje oficial la Presidenta”. También fue un mensaje para los otros dirigentes de la Mesa de Enlace. “No voy a ser el bombero del sector”, indicó Buzzi a este diario. Es decir, no se hará responsable de lo que pase, ni frente a las autoridades nacionales ni ante cualquier desborde de los productores a la vera de la ruta. Ante la pregunta de un periodista de por qué no había en el acto otros dirigentes de la Mesa de Enlace, Buzzi evitó polemizar y retrucó con que había que preguntarles a ellos.

Mientras el titular de la Federación Agraria se retiraba del escenario, firmando autógrafos y sacándose fotos, escoltado por la seguridad que se había montado para el acto, y mientras Alfredo De Angeli, titular de la sucursal de Entre Ríos, hablaba en vivo y en directo con el programa de Mirtha Legrand, los productores gritaban –a los dirigentes– “¡sin granos ni carne hasta el viernes!”. Nadie de los que asistieron a Armstrong parecía con ganas de bajarse de la protesta. Incluso Buzzi lo dijo a PáginaI12: “No es el momento para levantar el paro”. De todas maneras, aseguró que estaba dispuesto a dialogar pero “bajo condiciones claras”.

De Angeli fue otro de los oradores, también recibido bajo el cántico “y pegue, Alfredo, pegue”. Y Alfredo pegó. De Angeli es el que mejor se aprendió los tiempos de un discurso: una introducción tranquila, saludando a todos, para ir in crescendo en el tono de sus palabras. Le dedicó algunas líneas al gobernador de Tucumán, José Alperovich, quien durante el acto del PJ de la semana pasada había dicho que, como productor, le iba bien. “Si le va bien, díganos cómo hace”, retrucó De Angeli. Con esas palabras, ganó la complicidad de los que estaban presentes. Cuando nombró a (Jorge) Capitanich, enfureció a todos, que respondieron con alusiones poco amables a su ascendencia.

Al ganarse la efervescencia del público, De Angeli estuvo en su salsa, casi en el epílogo de su discurso, antes de llegar al clímax. “Señora Presidenta, se está viendo el fantasma de la desocupación. Muchos obreros (del sector agroindustrial) ya están viendo que no llegan a fin de mes. ¡Minga nos vamos a poner de rodilla!”, vociferó a puro grito. Para concluir: “En los partidos de fútbol, hay once jugadores. Usted está jugando sólo con cinco”. Luego de escuchar los aplausos, Alfredo (como lo llaman todos) se bajó del escenario para sacarse fotos y firmar autógrafos.

Las metáforas futboleras estuvieron a la orden del día. El chacarero Gerardo Colotti, uno de los organizadores del acto, le pidió a Cristina Fernández de Kirchner que diese un paso atrás, de una manera particular: “En 1986, en el mundial de fútbol, el mejor gol de Maradona, el que todos recordamos, empezó dando un paso atrás”.

Más allá de la extensión del lockout de granos para exportación hasta el próximo lunes, los pasos a seguir que tienen más consenso entre las entidades son las “visitas” a los gobernadores, intendentes y legisladores. Un dirigente de la Federación Agraria comentó a PáginaI12 que quien está más cerca (de ser visitado, entiéndase presionado) es Daniel Scioli.

–¿Y si no los recibe? –preguntó este diario al dirigente–.

–Veremos –respondió.

–Hace dos semanas, productores de Jesús María “visitaron” al legislador Alberto Cantero (FpV), donde fue agredido, junto con su familia. ¿No rozan los límites de la institucionalidad esas presiones? –preguntó PáginaI12.

–Sí, se está en el límite de la (no) institucionalidad, pero también nosotros estamos en un límite cuando desde el Gobierno nos toman el pelo y nos tratan con soberbia –concluyó ante este diario el dirigente nacional de la Federación Agraria.

Compartir: 

Twitter
 

La participación fue alentada por empresas de maquinaria agrícola y dirigentes políticos de la zona.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice
  • LOS EMPRESARIOS DEL AGRO VOLVERáN A COMERCIALIZAR HACIENDA A PARTIR DE HOY
    Para los ruralistas los granos tendrán que esperar
    Por Fernando Krakowiak
  • CRISTINA KIRCHNER SE REUNIó CON LULA EN ROMA Y HOY PARTICIPARá EN LA CONFERENCIA DE LA FAO
    Una entradita antes de hablar de alimentos
    Por Daniel Miguez
  • LA JUSTICIA CONTRAVENCIONAL PORTEñA JUZGARá A OSCAR KUPERMAN
    Los palos en el banquillo
    Por Adriana Meyer
  • EN NEUQUéN COMIENZA EL PROCESO POR EL CRIMEN DEL MAESTRO
    El primer juicio por Fuentealba
    Por Elio Brat

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.