EL MUNDO › EN LA 38ª ASAMBLEA GENERAL DE LA ORGANIZACIóN DE ESTADOS AMERICANOS

Negroponte metió la cola

El subsecretario de Estado norteamericano dijo que no existen dudas de que las FARC buscaron refugio en Venezuela. Y que Colombia puede decidir si entrega las computadoras del jefe rebelde Reyes. Tibio acercamiento de Caracas y Bogotá.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Estados Unidos calentó los ánimos de la Asamblea General de la OEA, al finalizar la tarde de ayer en Medellín. El subsecretario de Estado norteamericano, John Negroponte, dijo en conferencia de prensa que “no existen dudas de que las FARC han buscado refugio en territorio venezolano”. A Negroponte y sus puntos de vista sobre los conflictos de la región y Colombia, le abrieron un espacio que no estaba inicialmente planeado en el XXXVIII período de sesiones de la Organización de Estados Americanos. Estados Unidos lo aprovechó para repetir que el gobierno colombiano es su principal aliado político y militar en el continente, así como para opinar sobre la veracidad de los contenidos de las computadoras del desaparecido jefe guerrillero Raúl Reyes, que tienen en apuros a Ecuador, Venezuela y Colombia.

Este domingo, la canciller ecuatoriana, María Isabel Salvador, aprovechó su paso por Medellín y la presencia de medios internacionales, para pedir que la OEA verifique la información de las notebooks –en la que se basa el gobierno de Alvaro Uribe para denunciar que Ecuador es “amigo” de las FARC–. Salvador insistió en la inocencia de su país, y ayer Negroponte afirmó que sólo al gobierno de Colombia le corresponde decidir si deja las computadoras a disposición de la Organización. Pero recordó que ya la Interpol realizó una verificación y se trata de “una institución con mucha credibilidad y hay que tomar en serio las conclusiones a las que ha llegado”. Camilo Ospina, embajador de Colombia ante la OEA, también salió ante los medios para recordar que la Fiscalía colombiana ya entregó la información de las computadoras al vecino país.

Por su parte, los cancilleres de Colombia y Venezuela, Fernando Araújo y Nicolás Maduro, se reunieron muy temprano antes de la primera plenaria de la Asamblea. Hablaron durante cincuenta minutos y hubo apretones de manos. Pero no anunciaron nada concreto sobre el completo restablecimiento de las relaciones entre los países tras los múltiples conflictos que mantienen por la supuesta relación, según denuncia Bogotá, entre la guerrilla colombiana y el gobierno venezolano. Venezuela nombraría nuevamente embajador en Bogotá “en su momento”, dijo Maduro, antes de que Araújo confesara: “No tenemos ningún anuncio espectacular que hacer”. El venezolano remató las breves declaraciones diciendo que hay quienes están provocando que haya “un conflicto armado” entre los dos países. Su gobierno, el de Chávez, quiero la paz, aseguró. Y el ambiente entre Colombia-Venezuela estuvo tranquilo a lo largo de las sesiones de la Asamblea.

A la tarde, el tema fue tratado por Estados Unidos y, otra vez, las ánimos se agitaron. Negroponte dijo, ya sin balbucear el español que intentó hablar al comienzo de la conferencia, que “aun si tuviéramos la tentación de hacerlo, la situación (supuesto albergamiento de las FARC en los países vecinos de Ecuador y Venezuela) no amerita una intervención directa de los Estados Unidos”. Aunque aclaró que “claro que nosotros prestamos bastante asistencia (al gobierno colombiano en materia militar) a través del Plan Colombia. Y ahí se define nuestra asistencia en este tema”.

Más adelante, el subsecretario de Estado afirmó que cuando los grupos insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) decidan entregar las armas, “podríamos vislumbrar la idea de que la OEA intervenga”. Y opinó que durante la desmovilización de paramilitares, ex integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), ya hubo una facilitación por parte de esa organización. Eso, para responder a la pregunta sobre la manera en que, según Estados Unidos, la OEA contribuiría a terminar con el “terrorismo” en la región. “No hay duda de que el liderazgo de las FARC ha sufrido”, comentó sobre la muerte de su máximo líder, Marulanda, anunciada públicamente hace unos días. Pero declaró no tener información puntual sobre cómo ni por qué se dice que esa guerrilla se está debilitando. Con un mensaje sobre la soberanía de las fronteras y el derecho de los Estados a enfrentar el terrorismo, John Negroponte terminó su intervención en la Asamblea de la OEA, que hoy trata en última plenaria el tema de Colombia, Venezuela y Ecuador.

Compartir: 

Twitter
 

“El liderazgo de las FARC ha sufrido”, dijo Negroponte.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.