EL MUNDO › CAMPESINOS DE LA REGION COCALERA DE EL CHAPARE DIJERON DEFENDER LA DEMOCRACIA BOLIVIANA

Expulsan de Bolivia a agentes de EE.UU.

El gobierno de Evo Morales decidirá en los próximos días si Usaid continúa o no con sus tareas en Bolivia, sospechadas de ser de espionaje y no de combate a la pobreza. La agencia invierte 89 mil dólares anuales.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

Cinco municipios del trópico de Cochabamba expulsaron a los funcionarios de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) que trabajan en el lugar. Según el dirigente cocalero Asterio Morales, este organismo “se dedicaba a maniobrar y desprestigiar a nuestro gobierno”. La decisión no desagradó al presidente Evo Morales, que desde hace meses acusa de golpistas a Usaid y a la embajada de ese país. “Saludo la decisión del movimiento campesino y de los alcaldes del trópico. Ahora siento, ojalá sea así, que El Chapare no solamente es libre de analfabetismo: también es territorio libre del imperialismo norteamericano”, dijo. En un comunicado, desde la embajada de EE.UU. indicaron que continúan “preocupados por la seguridad de todo nuestro personal”. Desde el gobierno dijeron que presentarán un informe sobre las actividades de Usaid y, sobre esa base, decidirán si permanece o no en Bolivia.

“No podemos permitir que vengan a desestabilizar la democracia”, dijo a PáginaI12 Julio Salazar, de la Federación de Campesinos del Trópico de Cochabamba (FCTC). Según el cocalero, el trabajo de Usaid “no era para combatir la pobreza. Lo único que hacían era espionaje, inteligencia y comprar a algunos de los alcaldes”. Aseguró que “usaban su dinero para quebrar movimientos sociales, meterse ideológicamente y dividir a los bolivianos. Sabemos que apoya a la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), a los prefectos de la Media Luna y a sus comités cívicos. Y no rinden cuentas sobre la plata que reparten”.

Salazar comentó que “hemos comenzado a sacar todos los letreros que tienen el nombre de Usaid para declarar a El Chapare zona libre de la intervención de Estados Unidos”. Y sostuvo que “nuestro país ha dejado de ser un país mendigo”. Usaid invierte en Bolivia 89 mil dólares anuales a través de programas ejecutados por organizaciones no gubernamentales, el sector privado y la sociedad civil. En Cochabamba opera en 31 municipios. Los proyectos, dice la agencia, intentan reducir la pobreza, fortalecer las instituciones democráticas y conservar el medio ambiente. Ofrece a los campesinos alternativas a la producción de coca, como ser banana, ananá, palmito y papaya. Así apoyaría las políticas del gobierno para controlar cultivos de coca.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, dijo que “seguramente los compañeros han tomado esa decisión porque tienen razones. Pero no hay que preocuparse mucho, no es un tema grave que pueda afectar de manera definitiva las relaciones entre Estados Unidos y Bolivia”. No obstante, afirmó que estas situaciones “no ayudan a tener relaciones constructivas” con la potencia norteamericana. Choquehuanca pidió “no magnificar las cosas porque se va una institución más de El Chapare, donde los compañeros determinaron su salida. Las organizaciones sociales hacen convenios con instituciones –dijo– y ellas determinan también cuándo se van estas instituciones”.

La ministra de Planificación del Desarrollo, Graciela Toro, contó que el gobierno decidirá en los próximos días si Usaid continúa con sus tareas en Bolivia o si tiene que irse del país. “El informe ya está por ser concluido. En relación a eso se tomará alguna decisión”, sostuvo.

Heide Bronke, vocera del Departamento de Estado de EE.UU., dijo que en Bolivia hay “violencia sin sentido contra EE.UU. Especialmente tras las protestas del 9 de junio nos preocupa mucho la protección de la embajada y de nuestro personal”, dijo. Ese día, miles de personas intentaron escrachar la embajada porque EE.UU. decidió dar asilo al ex ministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, uno de los acusados de genocidio por el asesinato de 68 personas en octubre de 2003.

Evo ayer estuvo en Alcantarí, al sur de Chuquisaca. Acompañaba a Walter Valda, su candidato a prefecto en las elecciones de este domingo, durante una entrega de ambulancias donadas por España. Allí preguntó: “¿Quién encabeza la conspiración contra el gobierno, contra el indio (como él mismo se llama)?”. Y respondió: “Es Usaid, es la embajada de Estados Unidos”.

Compartir: 

Twitter
 

Los campesinos declararon a El Chapare zona libre de la intervención norteamericana.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.