EL MUNDO › EN ISRAEL, OLMERT Y SU MINISTRO MOFAZ ESTáN COMPLICADOS

Los acusados de Kadima

 Por Donald Macintyre *

La Fiscalía General de Israel fue exhortada a abrir una investigación criminal contra Shaul Mofaz, ministro de Transporte y candidato a premier, sospechado de ordenar “crímenes de guerra” en su paso por la cartera de Defensa. En tanto, anoche la policía israelí recomendó a los fiscales que acusen al actual primer ministro, Ehud Olmert, por una investigación por corrupción. Con Olmert comprometido a renunciar después de las elecciones de su partido, Kadima, el 17 de septiembre, la recomendación no tendrá un impacto inmediato en su cargo. Además, no garantiza una acusación de la Fiscalía General.

Por otra parte, la Justicia está estudiando una carta de tres páginas enviada por un destacado profesor de leyes, en la que reclama que se investigue a Mofaz por ordenar una “cuota” diaria de asesinatos contra palestinos, en una serie de instrucciones impartidas a oficiales del ejército en mayo de 2001, después del comienzo de la segunda Intifada. Mofaz también es viceprimer ministro y el principal rival de Tzipi Livni, ministra de Exteriores, para hacerse con el liderazgo de Kadima.

David Kretzmer, profesor emérito de derecho internacional en la Universidad Hebrea, asegura que las instrucciones de Mofaz dieron lugar a la “grave sospecha” de que el entonces ministro de Defensa “cometió serios delitos, algunos de los cuales, por lo menos, entran en la categoría de crímenes de guerra”.

La carta fue dirigida a Menachem Mazuz, el fiscal general, y hace referencia al libro Boomerang: el fracaso del liderazgo en la Segunda Intifada, de los periodistas Raviv Ducker y Ofer Shela. En él se dice que Mofaz, después de asegurarse de que sus comentarios no estaban siendo oficialmente grabados, ordenó asesinar a 70 palestinos por día.

El libro dice que mientras la orden causó profunda inquietud entre algunos de los más importantes oficiales, un comandante del distrito de Hebron explicó que el subsiguiente disparo fatal a un policía palestino estaba en concordancia con la exhortación de Mofaz.

El profesor Kretzmer, que también tiene un puesto en la Universidad de Ulster, dijo que la orden de matar gente por cuotas “no concuerda con las normas de leyes humanitarias”. Y sostuvo que el test de proporcionalidad es especialmente relevante en casos de ocupación militar, en los cuales incluso las acciones de grupos armados “no liberan al ejército de sus obligaciones hacia los residentes del territorio”.

La carta cita tres informes aparecidos en 2001 y 2002 en el diario israelí Haaretz. En ellos, dice Kretzmer, surge la sospecha de que Mofaz ordenó a los altos oficiales que disparen a cada palestino armado, sin importar si representaban o no amenazas a las fuerzas israelíes.

Allí se indica que en el comienzo de las hostilidades, en 2000, la policía palestina estaba armada en acuerdo con el gobierno israelí, que los militares habían insistido en que el conflicto era con los grupos armados que amenazaban a los israelíes y no contra la Autoridad Palestina o la gente, y que en cada caso la Convención de Ginebra prohíbe matar personas que no toman parte de las hostilidades.

En la carta el profesor Kretzmer le cuenta a Mazuz que una de las lecciones que deja la investigación por corrupción a Olmert –que dijo que dará un paso al costado después de que Kadima elija a su nuevo líder– es que es mejor investigar a los candidatos antes de que alcancen la jefatura del Ejecutivo. “De otra forma, el público se expone otra vez a la vergüenza de que oficiales de la policía vayan a la residencia oficial del primer ministro para investigarlo”, dijo.

Indicando que la Convención de Ginebra obliga a cada Estado y país a investigar los abusos graves, Kretzmer advirtió que si las autoridades israelíes no lo hacen, “existe el miedo de que eso pueda ser llevado adelante por autoridades de otros países”. Al profesor le han dicho que su carta llegó a “personas relevantes” dentro el Ministerio de Justicia.

Sin embargo, un vocero del ministro dijo ayer que eso no significa una aceptación del caso contra Mofaz, o que se dé curso a la investigación. Es normal que “cada reclamo o carta” al ministro sea estudiada antes de redactar la respuesta. Desde la oficina de Mofaz no hubo ningún comentario inmediato.

En 2002, durante una visita de Mofaz a Gran Bretaña, el abogado Imran Khan, en representación de un grupo de palestinos, le presentó al director de la Fiscalía Pública una serie de otros alegatos por crímenes de guerra contra el ex ministro de Defensa, incluyendo asesinatos y demoliciones de casas. Mientras Khan reclamaba, la Fiscalía envió el archivo a la sección de “crímenes contra la humanidad” de Scotland Yard, y no se tomó ninguna acción antes de que Mofaz abandonara el país.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

La policía recomendó acusar al premier Olmert por corrupción.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.