EL MUNDO › “NO CREO QUE PUEDA DIRIGIR UNA GRAN CORPORACIóN”, DIJO FIORINA

Una asesora casi hunde a John McCain

La consejera económica de la campaña republicana, Carly Fiorina, cuestionó que su candidato pueda dirigir una gran empresa. Los demócratas enseguida se preguntaron cómo puede entonces conducir la potencia mundial en plena crisis financiera.

 Por Leonard Doyle *

El rostro de la asesora de economía de la campaña de John McCain desapareció de la vista pública ayer, después de que cuestionara si él y su compañera de fórmula, Sarah Palin, eran capaces de dirigir una gran corporación estadounidense. Carly Fiorina, que hizo su carrera hasta llegar a lo alto como presidenta de la gigante tecnológica Hewlett-Packard, tuvo esas observaciones en una entrevista radial. Ayer, sus agendadas apariciones en televisión fueron canceladas abruptamente. La gaffe fue especialmente embarazosa porque provenía de una empresaria que había sido llamada para brindar el contrapeso a un candidato que admite que la economía no es su punto fuerte.

McCain ha estado corriendo para mantenerse al tanto del revuelo por la economía de Estados Unidos. El candidato republicano quedó descolocado con el rescate de 85 mil millones de dólares del gobierno a AIG, la mayor empresa de seguros del mundo, ya que se vio obligado a apoyar una acción a la que se había opuesto sólo unas horas antes. Abandonó su anterior postura para decir que la intervención era necesaria para proteger las vidas de millones de estadounidenses. El rescate era necesario porque “la regulación errónea, el manejo imprudente y la cultura de casino en Wall Street habían arruinado a una de las empresas más importantes de Estados Unidos”, dijo. La crisis financiera ayudó a su rival, Barack Obama, a volver a la ofensiva mientras trataba de recordar a los votantes que McCain era partidario de la desacreditada filosofía republicana de desregulación financiera.

Los problemas de Fiorina comenzaron después de que un presentador radial colmara de halagos su historial empresario –surgió de una posición de secretaria a dirigir Hewlett-Packard, antes de que la sacaran– por decir que el senador McCain “cree que Palin tiene la experiencia para ser presidenta”. Luego continuó: “¿Usted cree que ella tiene la experiencia para dirigir una empresa grande como Hewlett-Packard?”. Fiorina contestó: “No, no lo creo. Pero no se está postulando para eso”. Más tarde en televisión, se le preguntó a Fiorina sobre su comentario y dijo: “Bueno, no creo que John McCain pueda dirigir una gran corporación”.

La que una vez fuera “la empresaria más poderosa”, según la revista Fortune, añadió otros a su lista de gente incapaz de dirigir Hewlett-Packard. El primero era Obama, junto con su compañero de fórmula Joseph Biden, pero ya el daño estaba hecho. La ex presidenta atrajo frecuentes críticas en el equipo de campaña por ofrecer posiciones sobre el aborto y el control natal opuestas a las de los candidatos.

La disputa llega en un momento en que el breve liderazgo de McCain en las encuestas de opinión con su elección de Palin desaparece. Las encuestas publicadas ayer mostraban que estaban empatados. Ganó la nominación republicana destacando sus credenciales sobre la seguridad nacional, en un momento en que la economía no era el tema electoral dominante.

La campaña de Obama afirmó que “Si la asesora económica de John McCain no cree que él puede dirigir una corporación, ¿cómo diablos puede dirigir la economía más grande del mundo en medio de una crisis financiera?”.

McCain tiene muchas oportunidades para rectificar su mensaje en las próximas semanas y es improbable que el toma y daca de un día de discusión haga una diferencia. Mucho más problemática para su campaña ha sido la renuencia de los columnistas conservadores a dar apoyo a la elección de su compañera de fórmula. Los pesos pesado respetados de la opinión de derecha, Charles Krauthammer, George Will y David Brooks, todos han estado en contra de ella.

“Sarah Palin tiene muchas virtudes”, escribió Brooks en The New York Times. “Pero el constructivo acto de gobernar es otro asunto. No ha estado comprometida en temas nacionales, no tiene un repertorio de modelos históricos y, como el presidente George Bush, parece compensar su falta de experiencia con desparpajo y contundencia.”

Krauthammer se quejó de que en lugar de hacer de la elección un plebiscito sobre Obama como el menos experimentado, el nominado presidencial menos preparado que uno recuerda, McCain había socavado “fatalmente” toda su línea de ataque. “El único deber de alguna significancia de un vicepresidente es convertirse en presidente de un momento para otro. Palin no está lista. Tampoco lo está Obama. Pero con Palin, el caso contra Obama se evapora”, dijo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

La fórmula republicana McCain-Palin: el candidato confiesa que la economía no es su fuerte.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.