EL PAíS › PROCESARON AL CHAQUEñO PALAVECINO POR LOS AUTOS TRUCHOS

Con la música a otra parte

Fue procesado por encubrimiento de contrabando. También imputaron al dueño de la concesionaria donde compró la Hummer.

 Por Raúl Kollmann

El folklorista Oscar Esperanza Palavecino, más conocido como el Chaqueño, fue procesado ayer por el delito de encubrimiento de contrabando, mientras que el principal directivo de la concesionaria en la que compró su súper camioneta Hummer H2, Manrique Automotores, fue imputado por contrabando agravado, un delito que prevé de cuatro a diez años de prisión. Las medidas tienen que ver con el ingreso al país mediante el uso fraudulento de franquicias para diplomáticos de autos de lujo. El juez Jorge Brugo sostuvo en su fallo que le dictó la prisión preventiva a Ricardo Manrique –no así a Palavecino– pero que la Sala A de la Cámara en lo Penal Económico ya le había concedido la eximición. Manrique y el Chaqueño fueron embargados por 900 mil pesos. De la resolución de Brugo se desprende con claridad la actuación irregular de una diplomática uruguaya y de Jorge Matas, director de Ceremonial de la Cancillería, quien firmó la autorización para la franquicia trucha.

La secuencia que describe en su fallo el juez es la siguiente:

- A fines de 2004, la ministra de la Embajada de Uruguay Myriam Olga Fraschini de Pastori pide y obtiene una franquicia para ingresar al país una súper camioneta Hummer H2.

- El juez ya señala que ese vehículo no es de los contemplados como adecuados para el uso diplomático.

- La Hummer es bajada del barco el 18 de marzo de 2005.

- Sin embargo, ya dos días antes, el 16 de marzo, la diplomática firma un mandato de venta para la firma Manrique Automotores.

- El juez considera evidente que la camioneta fue traída para venderla.

- La diplomática uruguaya deja su cargo el 23 de junio de 2005, o sea tres meses después de haber traído la camioneta. Podría habérsela llevado a Uruguay, por ejemplo, pero –se deduce del fallo– el objetivo era venderla y obtener una ganancia.

- El Chaqueño Palavecino concreta la compra en la concesionaria el 17 de junio de 2005, aunque una semana antes ya estaba usando el vehículo y había firmado un formulario en el que se hacía cargo de cualquier daño.

- Finalmente, el 16 de junio de 2006, se hace la inscripción en el Registro Nacional de Propiedad Automotor. En el mismo día se inscribe a favor de la diplomática uruguaya y de inmediato se hace el traspaso al Chaqueño quien lo compra como usado, cuando es obvio que era 0 km.

El juez procesa a Ricardo Manrique por contrabando agravado porque fue quien capitaneó la operación. Además, como considera que tiene una vasta experiencia en la importación de autos, no podía desconocer que la Hummer se ingresaba al país usando una franquicia de manera fraudulenta.

En el caso del Chaqueño, el delito de encubrimiento de contrabando tiene una pena que va de seis meses a tres años de prisión y consiste en adquirir una mercadería que, de acuerdo con las circunstancias, debía presumir que provenía de un contrabando. Según Brugo, Palavecino no puede argumentar que no sabía de la irregularidad: compra una Hummer 0 km que se inscribe como usada y está claro en esa operación que la camioneta venía de una diplomática.

Compartir: 

Twitter
 

El Chaqueño Palavecino, en problemas por su súper camioneta.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.