EL PAIS › SINDICATOS Y MOVIMIENTOS SOCIALES MARCHARON A LA JEFATURA DE GOBIERNO

Los porteños no quieren ajustarse

Denunciaron que el macrismo está haciendo recortes en todas las áreas sociales. Se movilizaron bajo la consigna “Macri, la ciudad no es tu empresa”. Anticiparon nuevas protestas. Los docentes cumplen hoy su segundo día de paro.

 Por Laura Vales

Cazuela mixta es el nombre de la última novedad en el menú del macrismo para los comedores de las escuelas porteñas, un plato de vago parecido a un guiso, pero del que desapareció misteriosamente la carne para ser reemplazada por un ingrediente no menos misterioso llamado trisoja. Así lo revelan las maestras de una escuela de Almagro cuando se les pide datos sobre cómo las está afectando el ajuste implementado en la ciudad por Mauricio Macri. En la esquina de la Avenida de Mayo y 9 de Julio, María Cristina y sus compañeras son parte de la numerosa columna de guardapolvos que espera a que termine de llegar el resto de la gente para la marcha a la Jefatura de Gobierno. Cartoneros, integrantes de comedores barriales, trabajadores de hospitales públicos, estudiantes de colegios secundarios, talleristas de centros culturales y estatales de otras reparticiones públicas se movilizaron ayer para denunciar el desguace de las políticas de inclusión social. “Macri, la ciudad no es tu empresa” fue la consigna del día, en el que se cumplió, además, la primera jornada del paro de 48 horas convocado por los docentes.

La marcha fue la segunda actividad de Arde Buenos Aires, una campaña que comenzó a principios de este mes como parte de una búsqueda de las organizaciones sociales de la ciudad de hacer un proceso de unidad. Unos 150 movimientos territoriales y sindicatos armaron, con este objetivo, un Espacio Multisectorial que reunió a los afectados por los recortes. Los sindicatos que participan son mayoritariamente de estatales enrolados en la CTA, y entre los movimientos sociales hay un gran número vinculado con el kirchnerismo, como Barrios de Pie, el Movimiento Evita, el Frente Transversal, Nacional y Popular, el Comedor Los Pibes, pero también se han sumado a la Multisectorial sectores no kirchneristas, que comparten su rechazo a los criterios de gestión neoliberales. En cuanto a la escala de las organizaciones, van desde las nacionales a murgas o grupos de teatro.

- Hospitales. Como muestra de la falta de inversión está el Hospital Argerich, que ayer debió suspender las operaciones por falta de insumos, según informaron en el acto frente a la Jefatura de Gobierno. A la marcha fue la gente de los Talleres Protegidos de los hospitales Borda y Moyano, amenazados con el cierre, y de otros hospitales donde faltan recursos. A pesar de las promesas de Macri, el promedio de espera de un turno es ahora de cuatro meses. El secretario Adjunto de ATE Capital, Rodolfo Arrechea, denunció que el gobierno acaba de privatizar el sistema de facturación de los hospitales “para priorizar la caja como parte del sistema empresarial que convierte a la ciudad en territorio para sus negocios”.

- Comedores. Valeria y María Villalba, del comedor Rinconcito de Esperanza del Bajo Flores, tradujeron así el ajuste: “Nos bajaron las raciones del almuerzo de 200 a 150 y también las meriendas, de 150 a 50. Fuimos a reclamar, nos pidieron presentarlo por escrito, les hicimos una carta. No nos contestaron”. También a ellos, como a las escuelas, les mandan menos carne. Lito Borello, del Comedor Los Pibes, detalló que se está reemplazando por derivados de la soja. “El nivel de la comida bajó mucho, en las escuelas están repartiendo soja en lugar de carne, y en el caso de lo comedores mandan salchichas en lugar de pollo. Además de la calidad de la proteína, tenemos el problema cultural del tipo de comida, que los chicos no quieren comer. Al mismo tiempo disminuyeron los subsidios de apoyo a los grupos comunitarios, hay un retroceso en el respaldo a los que trabajan en las organizaciones comunitarias.”

- Vivienda. Néstor Jeiftez, del Movimiento de Ocupantes e Inquilinos, dio un dato sobre las cooperativas de Vivienda. “De 80 que ya están listas para construir, sólo 15 o 20 pudieron empezar.” La mayoría espera, en medio de tortuosos trámites, que les otorguen fondos. Jeiftez también critica al kirchnerismo: “No es un problema de esta gestión, es la continuidad de lo que vivimos con Ibarra y con Telerman. Y no es un problema exclusivo de la ciudad, sino también de la Nación. Me parece una infantilización de la realidad poner a Macri como único enemigo, cuando en todos los niveles de gobierno el patrimonio estatal se usa como un patrimonio para hacer negocios”.

- Educación. En la movilización se expresaron varios reclamos. Los maestros del Programa de Retención Escolar para alumnas madres, dirigido a 1500 alumnos, por ejemplo, vieron recortados sus fondos. La falta de calefacción en las escuelas fue una de las carencias más mencionadas. “En los días de más frío, este año juntamos los grados para tener calor humano”, contó una de las maestras. Los secundarios abrieron el acto e insistieron en su pedido de recuperación de todas las becas.

Centros culturales, desalojados, estatales precarizados con contratos basura fueron algunos de los otros muchos que completaron la movilización por los derechos sociales, que se asumió abiertamente como política. En todos los discursos, Macri fue mencionado como figura de la misma nueva derecha que busca recuperar poder en otros países de Latinoamérica y sus políticas como parte “del mismo modelo de exclusión xenófobo que quiere instalarse también en Buenos Aires”.

Compartir: 

Twitter
 

Los sectores más pobres de la ciudad llevaron sus reclamos a las puertas del gobierno porteño.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared