EL PAíS › EL JUEZ PETRONE PODRíA VIAJAR Y TOMAR DECLARACIONES EN EE.UU.

A Miami por nuevas pistas

El ex funcionario Claudio Uberti presentó un escrito en el que niega todo vínculo con el maletín de los 800 mil dólares. Declaró una empleada de la empresa dueña del jet que alquiló Enarsa.

 Por Irina Hauser

Daniel Petrone, el juez en lo penal económico que tiene a cargo la causa de la valija, quiere viajar a Miami con la expectativa de obtener nuevas evidencias para la investigación y hacer gestiones por todos los pedidos que el gobierno de Estados Unidos nunca contestó, entre ellos la extradición de Guido Alejandro Antonini Wilson. El magistrado inició los trámites para pedir autorización del Departamento de Estado norteamericano para desarrollar medidas de prueba en ese país. Esto podría incluir tomar declaración a los hombres que están acusados allí de haber actuado como supuestos agentes ilegales para lograr que el valijero ocultara el origen y destino de los 800 mil dólares que le incautaron en Aeroparque. Por su lado, el ex funcionario Claudio Uberti, imputado en el expediente porteño, dijo en un nuevo escrito que la valija no era suya y desmintió que hubiera existido una reunión con Antonini y el ministro Julio De Vido. La causa de la valija (versión local) recobró envión desde que en el juicio de Miami se dieron a conocer las grabaciones que hizo el propio Antonini Wilson como colaborador del FBI, una estrategia que le ayudó a evitar, por ahora, su extradición a la Argentina. Las famosas “cintas” ya fueron requeridas por la Justicia porteña a los tribunales de Florida en diciembre de 2007. El pedido de extradición del valijero tiene más de un año. Nunca hubo respuesta a nada.

Ante tanta vuelta, el juez Petrone apuesta ahora a viajar y obtener pruebas por su cuenta, informaron a PáginaI12 allegados al caso. Primero necesita permiso del gobierno norteamericano. Luego de la Corte Suprema.

Su plan no incluiría tomarle indagatoria al “Gordo” en su (segunda) patria, donde goza de un estatus especial. Apuntaría a recoger documentación y, quizá sí tomar testimonios de sus ex socios y aliados a los que llevó al banquillo, quienes de acuerdo con las conversaciones reveladas tendrían gran conocimiento de la historia de la valija. La incorporación de las grabaciones como prueba en Argentina de por sí está destinada a ser objeto de controversia, sobre todo por el modo subrepticio en que fueron obtenidas y quién las realizó.

El único argentino que aparece en esos diálogos, el abogado Guillermo Ledesma, declaró el lunes ante Petrone. Había ido a ofrecerle a Antonini una estrategia legal para aplicar en Buenos Aires. En su testimonial confirmó que el valijero le dijo que la maleta era de Uberti, quien le pidió que la “pasara”, y que este ex funcionario y el ministro De Vido le dijeron en la Casa Rosada que no tenía de qué preocuparse.

Uberti, ex titular del Occovi y nexo comercial con Venezuela, presentó ayer un escrito a través de su abogado, Diego Pirota, donde niega “poseer vinculación alguna” con los 800 mil dólares “así como la maniobra intentada por Antonini Wilson al procurar su ingreso”. Niega, además, la existencia de una reunión con participación de De Vido en la Casa Rosada donde le transmitieran tranquilidad. Después del episodio en Aeroparque “no lo volví a ver en persona, sólo me comuniqué de manera telefónica”, afirma. Y acusa a Antonini de actuar como agente del FBI para montar una mise en scène y “evadir deliberadamente” a la Justicia argentina. Uberti tiene falta de mérito, pero su situación está siendo revisada por la Sala B de la Cámara en lo Penal Económico, que también debe definir si además de lavado de dinero hubo contrabando (un delito más grave).

Ayer declaró una empleada de la empresa Royal Class, a la que la estatal Enarsa alquiló el jet en el que llegó Antonini junto a Daniel Uzcátegui, hijo del ex vicepresidente de Pdvsa, Diego Uzcátegui Matheus. Petrone buscaría determinar quién hizo las gestiones para agregar a esos dos pasajeros al vuelo a último momento. La testigo sugirió que ese trámite lo había hecho otra persona. Según consta en la causa, Uberti dio el visto bueno para que el valijero y el joven Uzcátegui subieran. En el avión viajaron también la secretaria del ex funcionario, tres ejecutivos de Pdvsa y el titular de Enarsa, Exequiel Espinosa. Los fiscales María Luz Rivas Diez y Mariano Borinsky insisten en que Uberti participó de una maniobra de contrabando, igual que los Uzcátegui, que están prófugos. Y Antonini, claro.

Hoy vuelve a testificar María Luján Telpuk, la ex agente de la Policía Aeroportuaria que descubrió los 800 mil dólares. La chica siempre sostuvo que Antonini dijo que la valija era suya y que mintió sobre el contenido.

Compartir: 

Twitter
 

El ex funcionario Claudio Uberti, imputado en el expediente porteño.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.