EL MUNDO › LA SENADORA HABRíA ACEPTADO Y GEITHNER, DEL FED DE NUEVA YORK, IRíA A TESORO

Hillary se prueba el traje de canciller

El presidente electo de EE.UU. habría llenado dos puestos clave en su futuro gabinete con la aceptación de su rival en la interna para ocupar la Secretaría de Estado y de un hombre bien visto por los mercados para pilotear la crisis.

Hillary Clinton se declaró dispuesta a aceptar el cargo de secretaria de Estado en el gobierno de Barack Obama, dijo ayer la prensa estadounidense, citando fuentes próximas a la ex primera dama. También ayer la cadena de televisión estadounidense NBC afirmó que el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Timothy Geithner, será designado el lunes como futuro secretario del Tesoro de Estados Unidos.

El periódico New York Times precisó que Clinton podría abandonar su puesto de senadora por Nueva York y que está “dispuesta” a asumir el cargo. El pasado jueves, un asesor del presidente electo había revelado que Obama estaba “en vías” de nombrar en los próximos días a Clinton. El mismo asesor afirmó que no se realizará ningún anuncio formal hasta después del Día de Acción de Gracias, el domingo 30. El hecho de poner a la ex primera dama Clinton a la cabeza de la política exterior representaría otro giro importante en la historia política de la familia Clinton y añade un peso pero también genera interrogantes al naciente gabinete de Obama.

El nombramiento fue el centro de intensas especulaciones desde que Clinton viajó a Chicago para reunirse con Obama la semana pasada y se concretó luego de que su esposo, el ex presidente Clinton, revelara informaciones financieras. Bill Clinton había ofrecido entregar los nombres de los donantes de su fundación caritativa para que fueran estudiados, luego de preocupaciones sobre los conflictos de intereses que podrían generarse si su esposa se convirtiera en secretaria de Estado.

La idea nombrar a Clinton como secretaria de Estado fue bien recibida por el espectro político y desató conversaciones sobre un gabinete conformado por un “equipo de rivales”, siguiendo el modelo del héroe de Obama, Abraham Lincoln. Por otro lado, durante una visita a Washington para tomar contacto con la nueva administración, el Alto Representante europeo para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, manifestó que el nombramiento de Clinton sería bien percibido en la escena diplomática internacional.

En un encuentro con periodistas, Solana indicó que conoce muy bien a la senadora por Nueva York y a su marido, el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, y afirmó que Hillary es “competente, con experiencia y muy conocida” y su designación, si finalmente se produce, sería “muy bien recibida” en Europa. Pero algunos comentaristas se preguntaban si la unión de dos políticos con un ego tan fuerte como Obama y Clinton no podía resultar más bien contraproducente y alimentar luchas internas.

La cadena de televisión NBC informó ayer que Obama ya eligió al que será su nuevo secretario del Tesoro, el actual presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Tim Geithner, y al resto del equipo económico, que será presentado el lunes. La cadena, que cita fuentes cercanas al equipo de transición de Obama, dijo ayer que el mandatario electo podría presentar personalmente a su equipo en lunes en una comparecencia ante la prensa, en la que contestaría algunas preguntas.

Tim Geithner, de 47 años, hombre muy respetado dentro del sector financiero, conoce bien al Tesoro, por haber trabajado bajo tres distintos presidentes de 1988 a 2001, y haber superado los distintos escalones hasta ser subsecretario de Asuntos Internacionales durante la presidencia del demócrata Bill Clinton. Geithner deberá lidiar con la crisis financiera. La Bolsa de Nueva York acogió positivamente el viernes las indicaciones de la cadena de televisión, con una suba de más de 5 por ciento del Dow Jones. De ser nombrado, Geithner sucederá en el puesto a Henry Paulson a partir de la entrada en funciones del presidente electo Barack Obama, el 20 de enero.

Obama, quien se mantuvo encerrado en su cuartel general en Chicago donde trabaja con su equipo de transición desde su victoria electoral el 4 de noviembre, ha estado completando metódicamente la planilla con los futuros integrantes del gabinete, aunque todavía faltan algunos de ellos.

Una fuente demócrata anunció que el líder de la mayoría en el Senado, Tom Daschle, sería el secretario de Salud y deberá poner en práctica la reforma prometida por Obama. También se informó que la gobernadora de Arizona, Janet Napolitano, se desempeñaría como secretaria de Seguridad Nacional.

El actual secretario de Defensa de la Administración de George W. Bush Robert Gates podría permanecer en el cargo de manera transitoria, con objeto de facilitar el cambio de gobierno en una situación bélica como la actual, con dos guerras abiertas en Irak y Afganistán. La permanencia de Gates durante un tiempo limitado, no todo el mandato, daría tiempo a que el futuro secretario de Estado de Defensa pudiera, quizá desde una posición de segunda fila, conocer los entretelones del Pentágono e incluso ir formando su propio equipo.

Para Obama, el modelo de rodearse de un “equipo de rivales” es la mejor manera de distanciarse de la forma de hacer política de las últimas cuatro décadas. “Encuentro muy útil la manera como Lincoln afrontó su tarea de gobernar. Creo que hay en ella mucha sabiduría e humildad”, dijo el propio Obama, hace unos días, al programa 60 minutes, de CBS.

Y es que Obama, como Lincoln, está de acuerdo con el dicho que reza “a los amigos, hay que tenerlos cerca. Pero a los enemigos, más”.

Compartir: 

Twitter
 

Obama y Hillary fueron rivales en la interna, pero ahora están del mismo lado.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.