EL MUNDO › SEGUNDA VUELTA ENTRE AUBRY Y ROYAL EN EL PS FRANCéS

Dos damas disputan la rosa

Con estilos e historias contrastantes, las dos favoritas avanzaron al ballottage en la interna del Partido Socialista francés, donde los votos del izquierdista Benoît Hamon podrían ser decisivos. Igual, no hay líder ni programa.

 Por Antonio Jiménez Barca *

Desde París

Ayer ya sólo quedaban dos candidatos para obtener el liderazgo del PS. Las dos son mujeres. Las dos dirigentes que partían como favoritas y que no se habían caído bien nunca, de estilos contrapuestos, de maneras diferentes de ver la vida y la política: Martine Aubry, de 58 años, alcaldesa de Lille, y Ségolène Royal, de 55 años, la ex candidata presidencial derrotada por Sarkozy. El jueves por la noche se supo que Royal obtuvo el 43,10 por ciento de los votos de los militantes; Aubry, el 34,1 por ciento. El representante del ala izquierda, Benoît Hamon, quedó en tercer lugar, con 22,8 por ciento.

Sus votos, con todo, estaban llamados a ser decisivos en la votación del viernes. En principio, y según la teoría, estos votantes de Hamon debían apoyar a Aubry. No sólo porque el mismo Hamon así lo pidió pocos minutos después de enterarse de su derrota, sino también porque los militantes situados más a la izquierda son los opuestos a cualquier pacto con el centro en el futuro. Y Aubry ha hecho de la oposición a esta alianza con el centro una de los ejes de su campaña.

Pero eso es sólo la teoría, que en el largo y alambicado proceso de elección del líder del socialismo francés no se cumple mucho. Un ejemplo: después del congreso de Reims, celebrado el fin de semana pasado, un cuarto aspirante, el alcalde de París, Bertrand Delanoë, también se apartó de la lucha y también recomendó a sus seguidores, casi un 25 por ciento, votar por Aubry. Como Aubry contaba por entonces también con un 25 por ciento de apoyos, muchos supusieron que se haría con un aritmético y suficiente 50 por ciento. Pues no. Obtuvo el 34,1 por ciento. Royal se hizo con un puñado de votos de militantes que desobedecieron a Delanoë: la teoría falló como casi siempre en la elecciónes del PS.

Así, ayer, a la hora en que se abrían las urnas para la última y decisiva votación, Hamon volvía a insistir: “Matemáticamente, Aubry debería ser la elegida”. Pero Vicent Peillon, un dirigente socialista del equipo de Royal, replicaba desde el otro lado: “Todavía hay partido”.

De cualquier forma, nadie tenía ganas de celebrar nada en ese congreso que no supo alumbrar ni un líder ni un mensaje esperanzador y sólo irradió disputas internas.

* De El País de Madrid. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

La alcaldesa de Lille sonríe antes de votar en la interna.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.