EL MUNDO › EL EX PRESIDENTE, CON DOS STENTS NUEVOS, SALIO DEL HOSPITAL CAMINANDO

Clinton, dado de alta, descansa en casa

No sufrió un infarto y la intervención fue sin complicaciones. Ayer salió de la clínica y se dirigió a su casa en Chappaqua. Se confirmó que entró en el quirófano con el celular en la mano, hablando sobre la crisis haitiana.

 Por Rupert Cornwell *

Desde Washington

Bill Clinton regresó a su hogar ayer en “excelente estado de salud”, según su consejero después de ser sometido a un procedimiento para abrir una arteria del corazón que se había bloqueado y le causaba dolores en el pecho. La operación –la inserción de dos stents en la arteria– ocurrió cinco años y medio después de que el ex presidente de Estados Unidos fuera sometido a un bypass cuádruple del corazón. Clinton, de 63 años, no sufría un ataque cardíaco cuando fue admitido en el hospital en Manhattan, pero los consejeros dijeron que sin el tratamiento podría haber tenido uno a los pocos días.

Ayer caminó hasta su vehículo después de haber sido dado de alta a las 7 de la mañana y media hora después llegó a su hogar en los suburbios de Nueva York, en Chappaqua, que él y su mujer, Hillary Clinton, ahora secretaria de Estado, compraron antes del final de su presidencia en 1999. Hillary Clinton interrumpió su trabajo para estar con él en el hospital, junto con la hija de ambos, Chelsea, que se casa este año. Pero el viaje al golfo de la señora Clinton este fin de semana seguirá como estaba planeado, “y será muy significativo”, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

El susto sobre la salud de Clinton sucedió mientras el ex presidente de Estados Unidos y enviado especial de la ONU para Haití estaba desplegando una intensa actividad, desde que el 12 de enero un terremoto devastara el ya empobrecido país antillano, que el político visitó en dos oportunidades, la última la semana pasada en el marco de los esfuerzos internacionales para ayudar a ese país. Según el New York Times de ayer, a regañadientes Clinton puso fin a una conferencia telefónica sobre la crisis mientras era llevado al quirófano.

Según Allan Schwartz, jefe de cardiología del hospital, Clinton fue tratado con dos endoprótesis en la arteria afectada, donde se le colocaron dos pequeñas estructuras tubulares de metal para facilitar la circulación de la sangre que alimenta el miocardio. Los stents fueron insertados después de que las pruebas demostraron que una de las arterias operadas en 2004 debía ser reabierta, Schwartz dijo ayer que Clinton podía volver a trabajar el lunes, describiendo su estado como “excelente”. La Casa Blanca dijo que Clinton le expresó al presidente Barack Obama que se sentía “absolutamente bien” después del procedimiento.

Antes y durante su presidencia, Clinton era conocido por su amor a las comidas chatarra, y luchaba constantemente con su peso. En una entrevista por televisión, justo antes de su cirugía en 2004, reconoció: “Puedo haber hecho algún daño en aquellos años, cuando era muy descuidado con lo que comía. Tengo un problema y tengo la oportunidad de tratarlo”. Por cierto que lo tiene. Se volcó a la dieta South Beach que enfatiza la comida de carne sin grasa y alimento sin procesar, hace ejercicio frecuentemente y visiblemente ha perdido peso y tiene mejor aspecto. Con un atisbo de desilusión, sus amigos hablan ahora de cenas con pescado al vapor y verduras que ofrecen en Chappaqua.

Después de un bypass del corazón esta operación es bastante común. Pero inevitablemente, el ex presidente tendrá que tomarse las cosas con más tranquilidad durante un tiempo. Pero por naturaleza, nunca ha sido un hombre de quedarse mirando el techo y su popularidad asegura que está permanentemente demandado en todo el mundo.

Clinton estableció una fundación filantrópica con base en Nueva York para tratar problemas globales, con el apoyo de importantes corporaciones y ricos individuos. Como enviado especial de Estados Unidos a Haití trabajó con su sucesor en la Casa Blanca, George Bush. Anteriormente, Clinton y el primer presidente Bush, su predecesor en la función, fueron enviados de Estados Unidos para promover asistencia a los sobrevivientes del tsunami en 2004 en Asia que mató a más de 300.000 personas.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Hillary Clinton, secretaria de Estado, no suspendió su gira por el golfo de este fin de semana.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.