EL MUNDO › MáS DE TREINTA MUERTOS EN IRAK A CUATRO DíAS DE LOS COMICIOS

Clima electoral tormentoso

Varios policías figuran entre los 33 muertos confirmados tras una serie de atentados suicidas en el norte de Irak, un golpe sangriento en contra de las segundas elecciones que se harán en Irak desde la invasión estadounidense.

Al menos 33 personas murieron y 55 resultaron heridas ayer en tres atentados suicidas en Bakuba, 60 km al norte de Bagdad, y cuando faltan cuatro días para las elecciones legislativas el próximo domingo, de enorme importancia para el futuro de Irak. Un vocero de la policía local dijo que en la ciudad explotaron en un breve intervalo cuatro bombas.

“Los tres atentados dejaron 33 muertos y 55 heridos”, entre ellos varios policías, informó un funcionario de las fuerzas de seguridad de Bakuba, capital de la provincia de Diyala. Un vehículo conducido por un kamikaze estalló en un local de un organismo dependiente del Ministerio de la Vivienda, cerca de una comisaría, y otro vehículo estalló poco después a unos cien metros, cerca de una plaza.

Cuando los rescatistas estaban llevando a los heridos al hospital general de Bakuba, en el centro de la ciudad, un tercer kamikaze se hizo volar por los aires dentro de la clínica. La explosión también hirió al director del hospital. El jefe de la policía de la provincia, el general Abdel Hussein al Shommari, quien visitaba a las víctimas de los atentados precedentes, no sufrió heridas. El kamikaze vestía uniforme militar y había llegado al hospital en una ambulancia, haciéndose pasar por un herido, dijo el comisario Ghaleb Al Juburi.

Un responsable de seguridad anunció también que sus efectivos habían desactivado dos coches bomba en el centro de la ciudad y descubierto dos bombas disimuladas en un televisor abandonado en la calle. Las autoridades de Bakuba decretaron al mediodía un toque de queda. Estos atentados, los más sangrientos desde el 5 de febrero pasado, tuvieron lugar cuatro días antes de las elecciones legislativas del próximo domingo 7 de marzo, las segundas que celebra Irak después de la invasión estadounidense que derrocó al régimen de Saddam Hussein en 2003.

“Los terroristas quieren sembrar la confusión e impedir que los iraquíes vayan a votar”, declaró Ali al Musawi, consejero del primer ministro Nuri al Maliki. “Las elecciones son muy peligrosas para los terroristas y por eso quieren torpedearlas”, agregó Al Musawi. Unos 19 millones de iraquíes elegirán entre 6100 candidatos a los 325 diputados que integrarán el Parlamento en los próximos cuatro años.

El 5 de febrero pasado, en Kerbala, centro de Irak, día en que los fieles chiítas conmemoraban la muerte de Hussein, figura emblemática del chiísmo, muerto hace trece siglos, un atentado mató a 41 personas e hirió a 144. La red islamista Al Qaida y otro grupo extremista, Ansar al Sunna, afirmaron que harían todo para impedir las elecciones legislativas.

La insurrección sunnita sigue siendo muy activa en Diyala, una provincia en la que coexisten comunidades sunnitas, chiítas y kurdas. “Hemos decidido impedir las elecciones por todos los medios posibles, principalmente por medios militares”, advirtió el jefe de Al Qaida en Irak, Abu Omar al Baghdadi, en un mensaje difundido el 12 de febrero pasado. Baghdadi calificó las elecciones de “crimen político urdido por los chiítas”.

Las autoridades iraquíes habían advertido que los insurrectos y Al Qaida intentarían hacer descarrilar el proceso político. Aunque debilitada por la represión, Al Qaida puede aún asestar fuertes golpes, como lo demostró en los últimos meses con una serie de atentados contra instituciones iraquíes en Bagdad.

En la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, ayer murió un policía al explotar una bomba adosada a su automóvil. Un soldado también perdió la vida en el norte de Bagdad en un ataque con explosivos.

Irak llega a las elecciones parlamentarias del domingo en medio de una difícil situación política, fuertes divisiones sectarias, deficiencias en los servicios básicos, un elevado desempleo y con un país cansado de la guerra y el terrorismo. Los pilares del actual sistema político fueron creados a partir de la Constitución que elaboró el Parlamento elegido en enero del 2005, dos años después de que fuera derrocado el régimen de Saddam Hussein en una masiva invasión militar encabezada por Estados Unidos. Los soldados norteamericanos, junto con el ejército iraquí y milicias gubernamentales, lograron derrotar a los grupos insurgentes, pero no han podido parar la ola terrorista ejecutada por rivalidades sectarias o por grupos vinculados a Al Qaida. A la violencia se suma la falta de oportunidades en un país en el que la tercera parte de la población económicamente activa está desempleada y en el que el Estado se ha convertido en la principal fuente para generar puestos de trabajo.

Compartir: 

Twitter
 

Militares iraquíes revisan bolsos en la entrada de un centro de votación en Bagdad.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.