EL PAíS › ENCUENTRO POR LA PUESTA EN MARCHA DE LA REFORMA POLíTICA

Para adecuarse a la nueva ley

La jueza María Servini de Cubría se reunió con apoderados de 72 partidos. Les pidió que ajusten las cartas orgánicas a la nueva normativa. Hubo quejas de los representantes partidarios. La magistrada reclamó al Ejecutivo la reglamentación de la ley.

 Por Alejandra Dandan

Las discusiones sobre la puesta en marcha de la reforma política se recalientan. La jueza María Servini de Cubría se reunió con los apoderados de 72 partidos políticos para pedirles que ajusten las cartas orgánicas a la nueva normativa. Sólo seis de los 31 partidos nacionales cumplen hasta ahora los requisitos de la nueva ley. A muchos les falta el piso de afiliados y el cupo femenino. Las fuerzas de izquierda, en tanto, reclaman porque cumplen con cupo y afiliados, pero no sacaron el 2 por ciento de los votos del padrón electoral en las dos últimas elecciones, uno de los requisitos de la ley.

Servini es la jueza con competencia electoral de la Capital Federal. La convocatoria de ayer sirvió para revisar dudas y problemas, pero además para hacer reclamos políticos. Uno estuvo dirigido al Ejecutivo. Servini pidió que reglamente la ley. El otro fue a la Cámara Nacional Electoral para que aplique criterios únicos de instrumentación que en este momento están cayendo sobre los jueces.

“No estoy en contra de la ley, quiero que el Poder Ejecutivo la reglamente”, pidió. “Hay una serie de aspectos que pueden ser interpretadas de forma distinta en cada distrito porque los problemas son diferentes.”

Uno de los presentes mencionó alguno de esos problemas, como el plazo de 90 días “improrrogables” para que los partidos ajusten algunas exigencias. “La reglamentación debe decir si son 90 días corridos o hábiles”, indicó Guillo Pistonesi del PTS. “La ley tiene agujeros negros y si no hay reglamentación cada juez puede hacer lo que quiere, eso pasa con las afiliaciones: un artículo pide fotocopia de documentos para todos y otro dice que sólo para los nuevos partidos.”

Estos aspectos de la reglamentación no son, sin embargo, los temas más importantes de la puesta en marcha de la ley. Los problemas más estructurales parecen estar alrededor de cómo alcanzar el número de afiliados y sobre las trabas que muchos manifiestan tener con el nuevo sistema de afiliación de personas que estuvieron afiliados a otros partidos.

Es que ahora la nueva afiliación a un partido no borra automáticamente la afiliación anterior; la nueva ley exige que cada uno envíe un telegrama con un formato implementado por el Ministerio del Interior. Ese requisito, para los partidos más chicos, es un problema a la hora capturar afiliados. “Sólo los muy militantes pueden hacer ese trabajo”, explica Pistonesi. Muchos partidos están recibiendo impugnaciones desde los juzgados a sus listas porque entre los nombres aparecen afiliados a otro partido. Por esa razón, ayer algunos llegaron a pedir a la jueza que un padrón de independientes. Servini se negó.

Otro de los problemas es haber alcanzado el 2 por ciento de los votos en las últimas elecciones. La nueva ley establece elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias. Cada partido –entre otras cosas– debe tener un mínimo de afiliados de cuatro por mil del padrón de cada distrito para mantener la personería jurídico político. La ley indica, además, que los partidos que no alcanzaron 2 por ciento de los votos en las dos últimas elecciones pierden la personería. Hasta diciembre la norma tenía otro artículo que eliminaba el peso de esa restricción porque postergaba hasta diciembre de 2011 la implementación. Cuando el Ejecutivo promulgó la ley, objetó dos artículos, uno fue ese. Las objeciones del PEN pasaron por la Comisión Bicameral de Tratamiento Legislativo –la misma que hoy tiene los DNU–. Salieron con un dictamen a favor y otro en contra y el debate final lo dará este nuevo Congreso. Mientras eso sucede, la izquierda presentó un amparo para pedir la revisión de ese punto aunque en el PJ consideran que no se puede revertir. “La ley anterior también decía lo mismo”, dice Jorge Landau, apoderado del PJ. “Ellos no son sellos de goma, yo creo que tienen toda la razón, no es lo mismo el Partido Azul y Blanco que ellos, que tienen cuadros, militantes, pero el problema es que tienen tanto fraccionamiento que nunca alcanzan una representación parlamentaria, la última fue Luis Zamora, si se juntaran sería mas sencillo, es cierto que pierden individualidad pero también esto te aísla.”

Compartir: 

Twitter
 

La jueza Servini de Cubría recibió ayer a los apoderados de los partidos políticos.
Imagen: Daniel Dabove
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.