EL PAíS › EL ASESINO CONFESO DEL CAMIONERO ABEL BEROIZ SE ESCAPó EN UNA BOLSA

Fugarse fue pan comido

Raúl Oscar Flores aprovechó su trabajo en la panadería del penal de Piñero en Santa Fe para meterse dentro de una inmensa bolsa de pan que era trasladada a un instituto de menores. Varios oficiales del Servicio Penitenciario fueron pasados a disponibilidad.

Raúl Oscar Flores, asesino confeso del tesorero del gremio de camioneros Abel Beroiz, se fugó ayer de una cárcel en la provincia de Santa Fe escondido en una bolsa de panes y hasta el momento no pudo ser recapturado. Fuentes del Servicio Penitenciario indicaron que el recluso –detenido desde 2008– eludió el control del penal de Piñero y se filtró en una camioneta adentro de una bolsa vacía, de la que luego se arrojó cuando ya se encontraba en la calle. Las autoridades penales anticiparon que pasarán a disponibilidad a varios de los oficiales encargados de su custodia.

Flores concretó su fuga ayer a las 9 de la mañana, cuando aprovechó su trabajo en la panadería del penal de Piñero para llegar a las combis que transportan el pan allí elaborado a un centro de asistencia. El recluso, de 26 años, se escondió en una de las bolsas vacías de entre tantas que llevan panes desde el penal hasta el Instituto de Recuperación del Adolescente en Riesgo. De acuerdo con los voceros del penal, Flores logró escapar camuflado dentro de una bolsa enorme adentro del rodado. Cuando la camioneta circulaba por avenida Perón al 6700 –al oeste de Rosario–, el recluso se arrojó al pavimento y empezó a correr, sin que los custodios lograran alcanzarlo.

El director del Servicio Penitenciario de Santa Fe, Mariano Buffarini, expresó que “se labraron las actuaciones tomándoles declaración a los testigos y al personal encargado de vigilarlo”. Luego, consultado por la responsabilidad de los custodios en el escape, el funcionario admitió que “mucha gente va a tener que ser pasada a disponibilidad”.

Los reclusos de Piñero elaboran pan para otros institutos penales de Santa Fe y su reparto se encuentra tercerizado y “custodiado permanentemente”, según explicaron fuentes penitenciarias.

Abel Beroiz, tesorero de la Federación Nacional de Trabajadores, fue asesinado en noviembre de 2007 en un estacionamiento en Rosario. Tenía 71 años. El sindicalista, muy cercano a Hugo Moyano, recibió tres balazos y siete puñaladas en un estacionamiento del Automóvil Club Argentino y murió horas después en el hospital de emergencias de la ciudad santafesina.

Sus atacantes dejaron en el lugar de los hechos un cuchillo ensangrentado, una agenda con la foto de Beroiz y datos personales que dirigieron las investigaciones hacia Raúl Oscar Flores, quien luego de ser detenido confesó haber sido el autor material del crimen, por el cual –sostienen los investigadores– le ofrecieron 80 mil pesos.

La Justicia apuntó luego a los instigadores del hecho. Osvaldo Barbero, juez de instrucción penal de Rosario, procesó a Julio César Jerez, a quien consideró gestor del crimen, y la persona que trasladó a Flores al estacionamiento donde se cometió el asesinato. Jerez está detenido acusado de ser el coautor del homicidio junto a los gremialistas Juan Carlos Dell’Arciprete –también preso– y Alejandro Lázaro, quien está imputado aunque en libertad. En total hay ocho procesados –incluida una ex pareja de Flores– pero la Justicia aún no pudo determinar la autoría intelectual del crimen.

Los últimos avances de la causa apuntaban a Raúl Luna, ex secretario adjunto de la Federación Nacional de Camioneros y número dos de Beroiz. Luna fue detenido en agosto pasado, señalado por los familiares de la víctima como la cabeza de un grupo que intentaba apoderarse de la conducción del gremio en la provincia.

Compartir: 

Twitter
 

Abel Beroiz, tesorero del gremio de camioneros de Santa Fe, fue asesinado en noviembre de 2007.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.