EL MUNDO › A UN MES DE LA ELECCION PRESIDENCIAL DILMA ESTIRA SU VENTAJA

Optimismo en la campaña del PT

La ventaja de Rousseff sobre su adversario José Serra es tan holgada que el temario político y la agenda noticiosa no se preguntan cuál será el resultado sino quiénes integrarán el gabinete de la eventual primera mujer presidenta.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

El Palacio del Planalto, sede del gobierno en Brasilia, se ve desde lo alto de este edificio donde funciona el comité electoral de Dilma Rousseff, quien estaría a un mes de ser electa presidenta, de acuerdo con encuestas realizadas en la última semana, una por encargo de la federación de empresarios transportistas, declaradamente “dilmista”, y las otras financiadas por los tres diarios más leídos, todos opositores a su candidatura.

Hay militantes cargando cajas de panfletos ilustrados con el número 13, un asesor que habla a dos celulares simultáneamente y chicas ofertando camisetas con el nombre de la candidata estampado en el pecho. Corren buenos tiempos para el Partido de los Trabajadores, es eso lo que se respira aquí, donde un muchacho radiante me dice “ya estamos allá (Presidencia)”.

La ventaja de Rousseff sobre su adversario José Serra es tan holgada, 51 por ciento de intenciones de voto contra 27 según un sondeo publicado ayer por Ibope, que el temario político y la agenda noticiosa no se preguntan cuál será el resultado sino quiénes integrarán el gabinete de la eventual primera mujer presidenta.

Tomando distancia de la ebullición militante, en una sala desprovista de todo decorado, el coordinador de comunicación de Rousseff, Rui Falcao, resume la táctica que se aplicará en el mes que resta hasta los comicios del 3 de octubre: “No vamos a dejarnos llevar por el triunfalismo, somos cautelosos, las encuestas van muy bien, pero se gana con los votos, vamos a ir paso a paso”.

En la entrevista con Falcao, vicepresidente del PT, le pregunté si el presidente Luiz Lula da Silva será una suerte de tutor de Rousseff o desempeñará un cargo, a lo que respondió “el gobierno de Dilma se caracterizará por la continuidad del actual, es todo lo que hay para decir ahora, hablar del futuro gobierno no es apropiado”.

Aunque pueda ser prematuro, y lo es, ya hay quienes desde algunos diarios, e incluso en forma discreta dentro del PT, apuestan a que Lula volverá a postularse en los comicios de 2014, para completar 16 años de gobiernos petistas.

Arquitecto de la candiatura de Rousseff, quien prácticamente salió del anonimato político cuando llegó al primer escalón de su gobierno, Lula también es el protagonista de la campaña, apareciendo en los anuncios publicitarios y participando en los actos proselitistas, especialmente en San Pablo, el mayor colegio electoral brasileño, históricamente reacio al PT.

Uno de los datos más llamativos de los últimos sondeos es que Dilma desplazó a Serra hasta en la preferencia de los electores paulistas, algo que ni el propio Lula pudo lograr en sus victorias de 2002 y 2006.

Corre la versión de que el Partido de la Socialdemocracia Brasileña, de José Serra y el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, o algún medio, preparan un dossier sobre la participación de Rousseff en la lucha armada. “Sabemos que nuestros adversarios perdieron el rumbo, estando desesperados ellos podrían ser capaces de hacer algo, llevar la disputa a otro terreno, fuera del político”, comenta Falcao.

Elude entrar de lleno en el tema, porque es refractario a “especular sobre especulaciones” y prefiere recordar que Serra y sus aliados “quisieron asociar al PT con las FARC, y con el narcotráfico y después hacer aparecer el pasado de lucha íntegra de Dilma contra la dictadura como la historia de una terrorista violenta, sanguinaria”.

“Ese discurso es el de la derecha, Serra es la nueva derecha, con guantes de terciopelo, y si Dilma ganara el bloque conservador que actúa en las organizaciones patronales y en la gran prensa va a perder espacio.” “Ellos quieren crear un bloque regional sudamericano que se contraponga a los cambios que están ocurriendo, la victoria de Piñera en Chile los animó bastante, Serra representa el enflaquecimiento del Mercosur y un realineamiento hacia Estados Unidos.”

El diálogo de casi una hora se termina, y vuelvo a preguntar sobre el futuro de Lula, que acaba de refaccionar el Palacio del Planalto con muebles del ex presidente Getulio Vargas y el pintor comunista Di Cavalcanti.

Rui Falcao, un dirigente fogueado de respuestas siempre muy masticadas, ahora responde: “Lula es un genio de la política y no se va a retirar”.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma rodeada de trabajadores de Mercedes-Benz en el estado de San Pablo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.