EL MUNDO › EL ALTO COMISIONADO DE NACIONES UNIDAS ANUNCIO EL DESCUBRIMIENTO DE CIEN CUERPOS

Hallan cadáveres en Costa de Marfil

Mientras muchos habían esperado una sangrienta confrontación y se hablaba de Gbagbo como un posible mártir, el presidente electo Ouattara prefirió esperar y dijo: “Estamos esperando que la rata (Gbagbo) salga de su agujero”.

 Por  Daniel Howden *

Desde Abidjan

Los residentes de Abidjan surgieron de sus escondites ayer para encontrarse en una ciudad que vive un llamativo revés de suerte. El contendiente Alassane Ouattara fue confinado durante meses en el complejo del Golf Hotel rodeado por el ejército marfileño, pero ayer le tocó a su rival, Laurent Gbagbo, que fue aislado del mundo exterior, bajo asedio en su bunker. Por otra parte, expertos en derechos humanos “hallaron más de cien cadáveres en varias localidades de la región occidental del país en los últimos días”, indicó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos, Rupert Colville.

Mientras muchos habían esperado una sangrienta confrontación y se hablaba de Gbagbo como un posible mártir, el presidente electo Ouattara decidió esperar a su opositor. “Estamos esperando que la rata (Gbagbo) salga de su agujero” dijo del hombre reconocido por gran parte del resto del mundo como el legítimo líder de Costa de Marfil.

Por primera vez desde que la lucha violenta llegó a la periferia de Abidjan, hace una semana, los residentes salieron en cantidades. Para volver a la normalidad a grandes áreas de la ciudad marcada por saqueos y llena de puestos de control, la policía tendrá que volver a trabajar. Ouattara les pidió que lo hicieran, prometiendo tres meses de salarios como incentivo. Los funcionarios franceses y de la ONU hablaban de “patrullas mixtas” para ayudar a limpiar el daño y restaurar el orden, pero no había señales de eso anoche.

El comandante Didier Moncuit, de la gendarmería francesa, dijo que llevaría tiempo para que la policía volviera a trabajar. “Es posible para nosotros trabajar juntos, pero no ha sucedido todavía –dijo–. Hoy podemos ver a la población nuevamente, están en las calles.” Pero la milicia de la juventud que salió a las calles por pedido de Gbagbo es una amenaza, advirtió: “Los Jóvenes Patriotas están en todos lados”.

Muchos respondían al llamado de Ouattara del jueves a la noche para una vuelta a la vida normal. Hablando desde su hotel, que se ha convertido en un asiento alternativo del gobierno, prometió contener los restos de las fuerzas de Gbagbo detrás de un cordón militar. El ex economista dijo que los bancos y los negocios deberían reabrirse y pidió sanciones internacionales para presionar a Gbagbo a renunciar, o ser destituido. Costa de Marfil, el principal exportador de cacao del mundo, vio cómo su vital cosecha económica se pudría en los muelles mientras la crisis se desarrollaba. Solo las colas para conseguir comida, donde la gente esperaba por una tajada de pan, revelaban el total impacto de la semana pasada. El agua ha sido reconectada en pocas áreas, y la mayor parte de la ciudad está asolada por la seria escasez de alimentos y medicinas, la falta de electricidad y los hospitales están sin servicios.

Los analistas dicen que Ouattara estaba apostando a que algunos de los leales a su rival se pasaran a su lado si el ex líder de la oposición era capaz de restaurar el orden y afirmar su autoridad. La precariedad de la situación fue demostrada por otra operación francesa para salvar al embajador de Mauritania, cuya residencia estaba bajo amenaza. El miércoles por la noche, la residencia del embajador de Francia fue atacada por las tropas pro Gbagbo, mientras fuerzas francesas rescataban al embajador de Japón, cuya residencia se encuentra a proximidad de la francesa. Nuevamente ayer, la residencia del embajador de Francia, situada cerca de la del presidente marfileño saliente, Gbagbo, fue blanco de disparos con armas pesadas de las fuerzas pro Gbagbo, afirmó la embajada, pero el gobierno de Costa de Marfil lo “desmintió formalmente”.

En el oeste del país, ahora en manos de las fuerzas leales a Ouattara, los investigadores de la ONU descubrieron más de cien cuerpos quemados en las últimas 24 horas. “Más de cien cuerpos fueron hallados en las últimas 24 horas en tres lugares del oeste”, Duekué, Blolequin y Guiglo, declaró en Ginebra un portavoz del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, quien precisó que esos asesinatos parecían haber tenido móviles “étnicos”. Estas se agregaron a la lista de atrocidades durante los cuatro meses de lucha desde la elección de noviembre.

Ouattara, consciente de la importancia de mantener el apoyo internacional, rápidamente negó que sus fuerzas hayan tomado parte en los asesinatos masivos y dijo que los incidentes debían ser investigados. “Hemos establecido una comisión nacional de investigación cuyas conclusiones serán hechas públicas y los autores de los crímenes serán castigados severamente”, dijo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Un seguidor de Alassane Ouattara patrulla una calle ayer en Abidjan.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared