EL MUNDO › UNAS 450 MIL PERSONAS SE MOVILIZARON EN LAS PRINCIPALES CIUDADES EN RECLAMO DE MEJORAS ECONOMICAS

Los cada vez más indignados israelíes

Bajo el lema “El gobierno de Netanyahu sólo entiende de números”, la jornada fue pensada por los organizadores como un punto de inflexión en el movimiento transversal.

Los indignados de Israel volvieron a las calles ayer con la Marcha del Millón, en la jornada de protesta más grande de la historia del país. Al cierre de esta edición, se calculaba que unos 450.000 israelíes se movilizaron en las principales ciudades del país en contra de los altos precios de las viviendas y en reclamo por mayor justicia social.

En el séptimo fin de semana consecutivo de protestas y bajo el lema “El gobierno sólo entiende de números”, esta jornada fue pensada por los organizadores como un punto de inflexión en el movimiento y una demostración de fuerza. A partir de hoy, el movimiento entrará en una prolongada fase de negociaciones y diálogo con el gobierno conservador liderado por Benjamin Netanyahu. El premier designó un comité liderado por el economista argentino Manuel Trajtenberg para introducir posibles cambios a la economía ultraliberal del gobierno. El economista cordobés dijo que presentará un plan para las próximas fiestas judías, a fines de septiembre. Entre las demandas concretas figuran la construcción masiva de viviendas de alquiler a bajo precio, el alza del salario mínimo y la educación gratuita para todos los estudiantes.

En Tel Aviv y ante unas 300.000 personas en la Plaza Kadima, el líder de la Unión Nacional de Estudiantes, Itzik Shmuli, habló sobre una nueva ciudadanía. “Esta plaza está llena de los nuevos israelíes, que morirían por su país. Pero espero que usted, señor primer ministro, nos deje vivir en él. Esta noche Israel se despierta ante la mayor manifestación de su historia”, dijo Shmuli.

Su compañera Daphne Leef habló de una nueva esperanza que nace de sentimientos de desesperación, como resultado de una gran brecha social. “La sociedad israelí llegó a un límite”, sentenció.

En Jerusalén, unas 25.000 personas marcharon con trompetas en la Plaza París, frente a la residencia de Netanyahu. Al igual que la última marcha que atrajo 300.000 personas, ayer las columnas estaban compuestas de madres, abuelos, veinteañeros, religiosos y seculares.

En Haifa, 40.000 personas caminaron desde la Plaza Meyerhoff hacia el Boulevard Ben Gurion, en el centro. Yonatan Levy, uno de los líderes de las protestas, comparó la jornada de ayer como el segundo Día de la Independencia.

La policía afirmó que no permitirá que los manifestantes corten las calles o impidan el tráfico después de la protesta, como ocurrió luego de unas manifestaciones semanas atrás. Algunos aseguran que las carpas serán guardadas luego de que culmine la fase de protestas callejeras y se entrará en un proceso de negociación con el gobierno conservador. Pero Barak Segel, uno de los líderes de la protesta en julio, dijo que las carpas deben quedarse en la céntrica avenida Rotschild, ya que se debe afianzar esa modalidad en todo el país.

La vocera de los indignados de la Avenida Rotschild, Roee Neuman, dijo que la protesta entrará en una nueva fase, en la que los campamentos serán más concentrados, pero eso no significa que las carpas se guarden. “No habrá más manifestaciones en las próximas semanas, pero sí las habrá en el futuro”, dijo Neuman.

La protesta logró una gran pluralidad social en un país con población de 7,7 millones de habitantes. Sin embargo, los árabes, judíos ultraortodoxos y colonos ideológicos no participan de ella. El movimiento también es criticado en determinados círculos de izquierda por dejar de lado por motivos tácticos el asunto de la ocupación y la colonización de los territorios palestinos. La movilización nació en Tel Aviv en julio cuando una joven armó una carpa de camping en la céntrica avenida Rotschild de Tel Aviv, tras quedarse sin casa de alquiler.

Inmediatamente comenzó a llenarse de carpas en solidaridad, y el reclamo se extendió a otras ciudades, convirtiéndose en un movimiento transversal de protesta socioeconómica.

Compartir: 

Twitter
 

La marcha multitudinaria tuvo lugar en Tel Aviv.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.