EL MUNDO › CINCO SOLDADOS URUGUAYOS DE LA FUERZA DE PAZ EN HAITí FUERON REPATRIADOS, ACUSADOS DE VIOLAR A UN JOVEN

Martelly condenó el abuso a un haitiano

El presidente dijo que el supuesto ataque sexual que aparece en un video “subleva la conciencia nacional”. Su par uruguayo, José Mujica, interpuso una denuncia penal contra los cinco efectivos de su país que trabajan en la misión de la ONU.

 Por Guy Adams *

Las delicadas relaciones entre el gobierno de Haití y la misión de paz de la ONU en el país sufrieron un tirón, en medio de afirmaciones y contraafirmaciones sobre un video que muestra a un grupo de soldados uruguayos atacando sexualmente a un joven haitiano. El gobierno uruguayo, a través del Ministerio de Defensa, interpuso ayer una denuncia penal contra los cinco efectivos que aparecen en la grabación y que ya fueron repatriados.

El presidente de Haití, Michel Martelly, condenó la supuesta violación, que tuvo lugar la semana pasada y fue grabada con un celular. “El presidente comparte los sentimientos de todos los haitianos y garantiza que todos aquellos culpables o cómplices de este acto serán castigados”, declaró. Pero mientras Martelly condenaba “un acto que subleva la conciencia nacional”, la ONU, que está a cargo de mantener la ley y el orden en el empobrecido país caribeño, intentaba quitarle importancia al asunto. Un vocero afirmó que las investigaciones preliminares no habían encontrado evidencia de que haya habido un ataque sexual.

Los cinco soldados uruguayos que participaban de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) involucrados en el incidente ya regresaron a su país, añadió. Todos se enfrentarían a procedimientos formales en relación con su conducta, y aquellos directamente responsables de cualquier violación al protocolo serían dados de baja de la Armada y se les retirarían todos los beneficios jubilatorios.

Pero esto puede ser insuficiente para acallar la creciente presión pública. Se esperaban manifestaciones anoche en Port Salut, la ciudad costera del sudoeste donde tuvo lugar el supuesto ataque. Pequeñas multitudes se habían reunido afuera de una base local de la ONU para el mediodía de ayer.

El video de un minuto que está circulando por Internet muestra el rostro tensionado de un joven haitiano que está acostado en un colchón y es sujetado por un grupo de hombres que visten uniforme. Mientras los hombres se ríen, uno de sus camaradas, que está sin camisa, se arrodilla detrás del joven y luego parece empujar sus caderas hacia él. La grabación termina con la imagen del adolescente dejado libre.

La cinta se hizo pública la semana pasada después de que fuera encontrada por casualidad por dos hombres haitianos que estaban intercambiando archivos de música con un soldado uruguayo de la ONU vía Bluetooth. Debido a su mala calidad, corta duración y falta de cualquier contexto real, la naturaleza exacta de los hechos que documenta permanecen inciertos.

Los soldados que participaron del mismo les dijeron a los periodistas que los hechos eran parte de un “juego” o una “broma”. El teniente naval Nicolas Casariego, el comandante de la base local, le insistió a Al Jazeera que sus hombres eran culpables de “un tipo de intimidación, pero nada más”. Dijo que el ataque no fue sexual.

Esa interpretación difiere totalmente de la ofrecida por la víctima, que permanece bajo anonimato. Se ha quejado en una corte local de haber sido atacado sexualmente y su familia ahora está exigiendo una compensación. Los informes no confirmados sugieren que un examen médico encontró laceraciones en su cuerpo congruentes con una violación.

La semana pasada, el gobierno uruguayo informó por primera vez del caso, registrado en la unidad militar uruguaya de Port Salut, en el sur haitiano, y del que fue notificado por la Minustah, que a su vez recibió la denuncia de la ONG Comisión de Investigación para el Desarrollo y la Organización de Port Salut (Credop).

El incidente se suma a otro en Haití, que fue tema de protestas el año pasado, cuando la fuerza de paz nepalesa fue culpada de importar una cepa mortal de cólera que mató a unas seis mil personas.

Una investigación judicial en Uruguay se sumará a las otras tres que ya se están llevando a cabo en Haití para esclarecer lo sucedido: una desarrollada por Naciones Unidas, otra ordenada por el comandante de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) y otra a cargo de funcionarios del Ministerio de Defensa uruguayos. De momento, el caso de la supuesta violación por parte de los marinos uruguayos ya le costó el cargo al jefe de la misión naval uruguaya en Haití, que ayer fue sustituido.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Efectivos de la misión de estabilización de la ONU en Haití patrullan las calles de Puerto Príncipe.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.