DEPORTES › DANIEL ANGELICI, EL EX TESORERO DEVENIDO CANDIDATO A PRESIDENTE

Para manejar a Boca, Macri eligió chofer

Es el mismo que no quiso la vuelta de Riquelme: el astro insinuó que si el discípulo del jefe de Gobierno gana las elecciones del 4 de diciembre, deja el club o el fútbol. Promesas de viajes exóticos y gastos llamativos para la campaña.

 Por Gustavo Veiga

Tomó prestada la gloria pretérita que supieron conseguir Martín Palermo, Guillermo Barros Schelotto y Juan Román Riquelme, al que definió como “una persona conflictiva”. El único de los tres ídolos que sigue en actividad ya les insinuó a dos altos dirigentes boquenses que si Daniel Angelici gana las elecciones, se retira o se va del club. El candidato a presidente que respalda Mauricio Macri es un empresario de los juegos de azar, abogado, militante radical adscripto al PRO y, para más datos, hombre de mezquina o generosa billetera, depende de quién lo describa.

Para el sindicato Aleara, que reúne a los empleados de las salas de bingos, el aspirante presidencial paga salarios “de hambre” y además les hace espionaje a sus afiliados. Sus adversarios en la interna del club cuentan que, como contrapartida, lleva gastadas fortunas durante su campaña electoral. Su último acto proselitista en la Bombonera consistió en vestir de gei-shas a decenas de promotoras. El mensaje era claro: volvamos a Japón, la cuna del sol naciente y de las dos Copas Intercontinentales que Carlos Bianchi y sus dirigidos ganaron en 2000 y 2003. Sobre ésos y otros títulos de la etapa más prolífica cabalga el “Tano”, como gusta que lo llamen, sacándose fotos con el jefe de Gobierno porteño. “Si él lo consiguió, ¿por qué no yo?”, acaso se pregunte el ambicioso croupier.

“Ya tomé una posición y voy a apoyar a Daniel Angelici. Es lo nuevo, la renovación que Boca necesita”, dice Macri, quien lo respalda con más énfasis como candidato en Boca que a Federico Pinedo como aspirante a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires. Un dato lo corrobora: cuando fueron las internas abiertas del 14 de agosto, el líder del PRO se mandó mudar a Europa. De regreso, se mostró en el clásico con San Lorenzo junto a su delfín y las jóvenes ataviadas con kimono que invitaban a soñar con nuevas copas. La relación que cultivan también se puede observar en la página web de Dale Boca, la agrupación interna que el ingeniero le cedió a su socio político. Sus fotografías guardan una cuidada simetría, ocupan la parte superior y en el epígrafe de una imagen que comparten con las improvisadas geishas se lee: “Mauricio con el Tano”.

Semejante respaldo tiene una devolución de gentilezas nada sutil. Una encuesta decora el espacio virtual con la siguiente pregunta: ¿Cuál fue el mejor presidente en la historia de Boca? La respuesta es tan obvia como abrumadora: Macri gana con el 77,1 por ciento de los votos, contra el 13,9 del fallecido Alberto Jota Armando.

Cuando le preguntaron al ingeniero si confirmaba o desmentía la versión que lo da como compañero de fórmula de Angelici, respondió: “No, no creo que haga falta. La verdad que yo tengo que gobernar la ciudad de Buenos Aires”. Al menos le prometió que encabezaría la nómina de candidatos a asambleístas titulares. El Tano le aseguraría en Boca oportunidades de negocios para todos. Un laissez faire, laissez passer similar al que reinó durante sus tres presidencias, 1995/2007, incluido un intento frustrado de acuerdo entre la empresa de apuestas virtuales Bwin y Boca durante el receso de la temporada 2006 –que no fue aprobado por la asamblea de representantes– y por el cual al club le habrían ingresado 13 millones de dólares pagaderos en cuatro años. Algunos adversarios de Angelici que se perfilan para la presidencia ya imaginan un club inundado de máquinas tragamonedas.

El ex vicepresidente Roberto Digón, quien asegura tener un piso de 3000 votantes entre los socios empadronados, dice que el candidato macrista tiene “un poder inmenso que se apoya en los millones de pesos que está gastando en la campaña. Las elecciones en Boca van a ser una interna política nacional”. Para el contador Claudio Giardino, aspirante a la presidencia por la agrupación La Bombonera, “el merchandisng que utiliza Angelici me hace recordar a las primarias de Estados Unidos. No cualquiera gasta una folletería carísima como los pasaportes que entregó de la República de la Boca en el partido contra Unión y contrata a promotoras vestidas como si fueran comisarios de a bordo para repartirlos”. Los demás candidatos presidenciales lanzados a competir el 4 de diciembre son el actual vicepresidente 1º José Beraldi, el ex dirigente Orlando Salvestrini –hoy distanciado de Macri– y el empresario Horacio Paolini, propietario de una compañía de grúas que promete techar la Bombonera. Jorge Amor Ameal todavía no decidió presentarse, aunque ya deslizó por los medios las presuntas bondades del último balance de su gestión, cerrado el 30 de junio, y que habría arrojado 50 millones de pesos de superávit.

Atuendos de geishas, pasaportes ficticios, pelotitas relajantes, folletería en papel ilustración, son algunas muestras del cotillón que despliega el propietario de los bingos de Pergamino y Ramallo para instalar su candidatura entre los 63 mil socios boquenses. La figura de Macri hace lo demás, pidiéndoles el voto para Angelici. Con falsa modestia, el jefe de Gobierno dice: “Ahora ya estamos en tiempo electoral y me corresponde decir lo que pienso. Les agradezco a todos los hinchas de Boca que cuando me ven me dicen por favor, vuelva. Pero yo no puedo, tengo una responsabilidad”.

El secretario gremial de Aleara, Guillermo Ariel Fassione, denunció en una entrevista que le hizo este periodista en abril pasado que hace siete años mantienen disputas por el salario y un convenio colectivo de trabajo que jamás se firmó con los bingos del presidenciable boquense. Lo acusaba, y todavía lo hace, de pagar salarios “de hambre” que rondan los 2000 pesos y le envía un tiro por elevación a Macri: “Si lo apoya como candidato a presidente de Boca, es lamentable”. El sindicalista de la CGT Azul y Blanca, que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, también marchó al frente de una columna de trabajadores hacia el bingo Ramallo, que se atribuye a Angelici, y hasta presentó una denuncia penal contra el empresario por presunto espionaje a los afiliados de su gremio.

El texto dice así: “A partir del día lunes 18 del mes de abril de 2011, se ha tomado conocimiento de que el señor Daniel Angelici, utilizando el listado que le suministraran tanto las fuerzas policiales de la provincia de Buenos Aires cuanto la Gendarmería Nacional, ha comenzado a llamar telefónicamente a cada uno de los lugares en los cuales prestan tareas cada uno de los trabajadores involucrados en la manifestación, exigiendo que aquéllos sean despedidos”. El acusado refutó la denuncia por mediática. Aunque los mismos medios en que se difundió son los que utiliza para mostrarse en campaña con una ostensible presencia.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Angelici junto a su mentor, Mauricio Macri. ¿Llegan las tragamonedas a Boca?
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.