EL MUNDO › EL PRESIDENTE FRANCéS Y EL PREMIER BRITáNICO RESPALDAN AL NUEVO GOBIERNO

Sarko y David, virreyes de Libia

Sarkozy y Cameron hicieron público en Trípoli su apoyo a las autoridades que llevan adelante el proceso de transición en Libia y dijeron que Muammar Khadafi debe ser detenido y juzgado por la Justicia internacional.

En la primera visita oficial después de que Muammar Khadafi saliera eyectado del gobierno, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, David Cameron, dieron su respaldo al Consejo Nacional de Transición (CNT). Ambos se adelantaron al arribo del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien anunció que llegará hoy al país, según informó la señal de televisión turca NTV. “La operación de la OTAN en Libia para proteger a la población civil debe continuar hasta que todos los seguidores del fugitivo Khadafi hayan depuesto las armas”, dijo Cameron, durante una rueda de prensa realizada en Trípoli, junto a su par francés, quien señaló que el líder libio debe ser detenido y juzgado por la Justicia internacional. “No debe haber ajustes por cuenta propia, sino un sistema judicial en funcionamiento”, agregó. Por su parte, el presidente del CNT, Mustafá Abdul Jalil, se mostró complacido por la visita de los dos jefes de Estado. “Agradecemos a Francia y al Reino Unido por la ayuda que nos brindaron”, señaló el dirigente libio. Entretanto, las fuerzas rebeldes ingresaron finalmente en Sirte y controlaron una zona residencial ubicada al oeste de esa localidad.

Una vez más, Sarkozy y Cameron hicieron público su apoyo a las autoridades que llevan adelante el proceso de transición en Libia. El jefe del gobierno británico envió un mensaje sin medias tintas al coronel libio y sus seguidores: “Se terminó. ¡Renuncien! Los mercenarios se deben ir a su casa”. Durante el encuentro entre las autoridades del CNT y los mandatarios europeos, la discusión giró sobre el proceso que se abre con la salida de Khadafi del poder. En este sentido, Jalil señaló que el Consejo tenía previsto garantizar la libertad completa en Libia. “Queremos establecer un Estado que repudie el terrorismo y defender el recambio en el poder”, manifestó el referente del CNT. Se espera que una delegación de esa organización viaje hoy a Níger para exigirle al gobierno –que ayer le prohibió a Saadi Khadafi abandonar el país, en donde se encuentra desde el domingo– que entregue a los oficiales khadafistas buscados por la Justicia libia.

Tanto Jalil como el número dos del CNT, Mahmud Jibril, pidieron que la misión de la OTAN siga adelante en su lucha contra los últimos bastiones khadafistas que aún presentan resistencia en diferentes puntos del país. Y reclamaron la pronta entrega de activos libios en el extranjero y que se reconozca a los nuevos líderes libios en relación con el escaño vacante de Libia en la ONU que, en la formalidad, continúa en manos del régimen de Khadafi. “Ya hemos solicitado a Francia y al Reino Unido que apoyen nuestra solicitud en la Asamblea General de la ONU (que se celebrará) la próxima semana”, señaló Jibril.

“Ya hemos comenzado a liberar dinares libios retenidos en el Reino Unido”, aseguró Cameron, respecto del dinero libio confiscado en ese país. Se estima que allí se congelaron fondos por un total de 12.000 millones de dólares que podrían ser desbloqueados próximamente. En consonancia con Sarkozy, el primer ministro británico adelantó en la rueda de prensa que se llevó a cabo en Trípoli que tanto París como Londres respaldarán la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que levante las sanciones impuestas al gobierno de Khadafi. De esta manera se allanaría el camino para la liberación del dinero exigido.

En otro pasaje de la reunión, Sarkozy desechó toda posibilidad de haber trabado convenios comerciales con los rebeldes. “No hubo acuerdos detrás de la escena”, aseguró el mandatario galo y agregó que los libios pueden confiar en Francia. “Hicimos lo que teníamos que hacer, porque creímos que era lo correcto. Nunca pedimos preferencias o privilegios”, enfatizó. Por su parte, el primer ministro británico dijo que las especulaciones sobre la imposibilidad del CNT para formar un gobierno de estabilidad en Libia no tienen fundamento. “El Reino Unido apoyará también a la Libia post Khadafi a retirar las minas y otras peligrosas armas del país.”

Cameron y Sarkozy llegaron a Trípoli en la mañana de ayer. Aterrizaron en el aeropuerto militar de Mitiga y se trasladaron de inmediato hacia un hospital cercano, en medio de las más estrictas medidas de seguridad, donde los heridos que dejaron los enfrentamientos entre las tropas rebeldes y khadafistas reciben asistencia médica. Según la agencia France Presse, un grupo de 160 policías llegaron a Libia, antes del arribo de Sarkozy, para controlar la seguridad del presidente galo.

En tanto, el miembro de la Alianza del 17 de febrero de Misrata, Mohamed Obeid, aseguró por teléfono que las fuerzas rebeldes ingresaron en Sirte desde el oeste y suroeste de la ciudad, donde todavía resisten las brigadas fieles a Khadafi. Sirte, junto con Bani Walid (150 kilómetros al sureste de Trípoli), Sebha (750 kilómetros al sur de la capital) y el oasis de Jufrah (entre Sebha y Sirte) son los últimos focos de resistencia del régimen khadafista que comenzó a desplomarse a fines de agosto.

Compartir: 

Twitter
 

Sarkozy, Cameron (centro) y el líder del gobierno provisorio, Mustafá Abdul Jalil, en Benghazi.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.