EL MUNDO › EMBESTIDA DEL FUJIMORISMO POR EL APOYO A LA ARGENTINA

La fragata de la discordia

Por la negativa a recibir la fragata, la oposición de derecha, encabezada por el fujimorismo, ha pedido la cabeza del canciller Rafael Roncagliolo, al que acusa de “haber afectado seriamente las buenas relaciones con el Reino Unido”.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

La fragata HMS Montrose no consiguió permiso para anclar en El Callao.

La cancelación del permiso a la fragata británica HMS Montrose para que acodere en el puerto de El Callao, contiguo a Lima, ha desatado una tormenta política en el Perú. La oposición de derecha, encabezada por el fujimorismo, ha pedido la cabeza del canciller Rafael Roncagliolo, al que acusa de “haber afectado seriamente las buenas relaciones con el Reino Unido”. El jueves, el fujimorismo presentó en el Congreso una moción para interpelar al canciller por haber cancelado la visita de la fragata británica. La bancada de la derechista Alianza por el Gran Cambio se ha sumado al pedido. La embajada británica en Lima emitió el jueves una nota en la que calificó como “un gesto poco amistoso” la decisión del gobierno peruano de suspender la visita de su fragata de guerra, y el canciller Roncagliolo convocó al embajador británico, James Daunis, para tratar la controversia surgida entre ambos países.

La Cancillería peruana anunció el lunes 19 la cancelación del permiso a la fragata Montrose para que se reabastezca en el puerto de El Callao, luego de haber realizado labores de patrullaje en las islas Malvinas, señalando que la medida se tomaba por “solidaridad latinoamericana” y apoyo a la posición de Argentina en defensa de su soberanía sobre las Malvinas. Una decisión que se ajustaba estrictamente a la posición histórica del Perú de apoyo a la Argentina en este tema. Pero la reacción del fujimorismo, y otros sectores de la derecha, fue inmediata. En el Congreso acusaron al Ejecutivo de haber vulnerado al Parlamento y pasado por encima de su autoridad al anular un permiso otorgado por el Legislativo sin consultar antes al Congreso. Los errores que ha cometido el gobierno en el manejo de este tema avivaron las críticas al canciller.

El Congreso aprobó el ingreso de la HMS Montrose al puerto de El Callao a pedido del propio Ejecutivo. Ahí comenzó el problema. El lunes 19 vino la rectificación de la Cancillería, que anuló todo y suspendió la visita del buque de guerra británico. De esta manera, el gobierno corregía el error inicial de haber aprobado la visita de la fragata británica, pero lo hizo sin consultar al Congreso –que ya le había dado luz verde a la visita–, que se sintió agredido en su autonomía. Entonces le llovieron las críticas al gobierno. Los ataques tuvieron como blanco al canciller Roncagliolo, que ha sido acusado de falta de capacidad e improvisación en el manejo de este asunto. En las críticas se juntaron quienes, desde la derecha más extrema, como el fujimorismo, le corren a todo lo que sea integración latinoamericana, y aquellos que respaldando la posición histórica del país de apoyo a la Argentina en su reclamo de soberanía sobre las Malvinas cuestionan la forma como la Cancillería ha manejado este tema, aprobando primero la visita del buque británico para rectificar luego y suspender esa visita.

Una dura nota diplomática de la embajada británica, hecha pública por la propia embajada el jueves, encrespó más el ambiente político interno. “El gobierno británico está decepcionado por esta cancelación y por la manera en la que esta fue manejada. Esto ha sido percibido por el pueblo en el Reino Unido como un acto poco amistoso”, dice la nota diplomática que, en una afirmación que parece deslizar una amenaza, recuerda que el Reino Unido es el segundo mayor inversionista extranjero en el Perú.

Poco después de conocida la nota de la embajada británica, el jueves en la noche el fujimorismo presentó la moción de censura al canciller Roncagliolo. El congresista oficialista Fredy Otárola, vocero de su bancada, calificó la nota diplomática de la embajada del Reino Unido como “descortés, prepotente y con tufillo colonialista”, y calificó como “una vergüenza” que la oposición haya utilizado esa nota diplomática para argumentar a favor de la interpelación al canciller. Sin embargo, otras voces del gobierno fueron menos claras en este tema. El ministro de Defensa, Alberto Otárola, dijo que la visita de la fragata HMS Montrose no había sido suspendida sino solamente postergada, contradiciendo de esta manera al propio canciller.

El fujimorismo ha aprovechado la ocasión para lanzarse contra la integración latinoamericana y, específicamente, contra Unasur. En ese empeño, el ex canciller fujimorista Francisco Tudela cayó en el absurdo de decir que el apoyo a la Argentina en el tema Malvinas era “caer en el bloque chavista” porque, a su criterio, Hugo Chávez, fantasma que atormenta a la derecha peruana, controla Unasur.

En cambio Roncagliolo recibió el apoyo de varios ex cancilleres peruanos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.