EL MUNDO › HABLA NORMAN DORSEN, REFERENTE DE LA UNION AMERICANA POR LAS LIBERTADES CIVILES

“Obama priorizó la reforma de salud”

Dorsen formó parte del equipo jurídico del Ejército de Estados Unidos que se enfrentó con el senador Joseph McCarthy en una serie de históricas audiencias televisadas. También fue presidente de la ACLU entre 1976 y 1991.

 Por Mercedes López San Miguel

Norman Dorsen es un neoyorquino enérgico y cordial, un hombre que con un poco más de 80 años continúa dando clases de derecho constitucional en la Universidad de Nueva York. Entre 1976 y 1991 Dorsen fue presidente de la Asociación Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), organización que se encarga de dar asesoría legal en los casos en los cuales considera que las libertades civiles podrían estar en riesgo. ACLU cuestionó a la administración Obama por ampliar el poder del gobierno para luchar contra el terrorismo aprobando la detención indefinida de sospechosos.

Antes, en 1954, Dorsen formó parte del equipo jurídico del Ejército de Estados Unidos que se enfrentó con el senador Joseph McCarthy en una serie de históricas audiencias televisadas durante las oscuras jornadas de “caza de brujas” sobre personas acusadas de ser comunistas. La facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires le otorgó esta semana el diploma de Doctor Honoris Causa por su trabajo en la defensa de los derechos humanos y las libertades civiles.

Antes de recibir su distinción, el profesor vestido de traje conversó con Página/12 en un hotel de la Avenida del Libertador sobre los retos que enfrenta Barack Obama en un nuevo gobierno, sus promesas incumplidas y los asuntos que deberían ser prioritarios.

En su primera campaña, Obama prometió cerrar la cárcel de Guantánamo. Por allí pasaron 779 detenidos, de los cuales al menos 12 eran menores de 18 años al momento de ser arrestados en el marco de la “guerra contra el terrorismo” lanzada por George W. Bush en Afganistán e Irak. Organizaciones humanitarias denunciaron que allí se torturaba y alertaron sobre el suicidio de algunos presos. Para el profesor Dorsen, el presidente demócrata quiso cumplir su promesa, pero no lo dejaron. “Obama no tuvo el poder político suficiente y se encontró con demasiada oposición en el Congreso. Comenzaron a haber juicios, muchos de los presos fueron liberados, aunque aún quedan unos 160 detenidos.” Se le preguntó por qué Obama no lo intentó durante los dos primeros años, antes de perder la mayoría en el Congreso. Dorsen respondió con vehemencia: “Creo que priorizó otros asuntos como obtener derechos para los homosexuales y aprobar la reforma de la salud”.

Dorsen retomó una discusión que se dio en su país en torno a la clausura del penal. “Si se cierra, ¿a dónde van los presos? ¿Son liberados?”, lanzó el interrogante. Y esta cronista le respondió con otro: “¿Y si los mandan a cárceles dentro de Estados Unidos?”. Dorsen movió su cabeza de un lado a otro: “Eso es justo lo que ni el Congreso ni los estados aceptarían”.

En otro tramo de la charla se habló de la muerte de Osama bin Laden en Pakistán. Resulta paradójico que un defensor de los derechos civiles como Dorsen crea que el asesinato selectivo del líder de Al Qaida fue una decisión correcta del gobierno de Obama. “La muerte de Bin laden es un caso muy particular. Es como el caso (Adolf) Eichman en Israel. Los israelíes no tenían la pena capital en su país, y sin embargo, ejecutaron a uno de los nazis más buscados. Israel fue a Sudamérica (recuérdese que fue a Argentina, violando su soberanía), lo capturó, lo llevó a juicio y lo ejecutó. Fue una excepción. Bin Laden mató a tres mil personas, yo creo que el gobierno estuvo bien al tratar de capturarlo y matarlo. Dijeron que trataron de capturarlo, pero no estoy muy seguro.”

Con estos antecedentes, parece razonable pensar que Julian Assange, el fundador de Wikileaks refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres, tema por su vida. Wikileaks publicó documentación secreta del Departamento de Estado y por esta filtración está detenido un joven soldado norteamericano. Se le preguntó a Dorsen si creía que Assange terminará preso en Estados Unidos. “No sé si va a irse voluntariamente, porque lo más probable es que pase mucho tiempo en la embajada. Si Assange sale, lo más seguro es que la corte británica lo envíe a los Estados Unidos. Ahora no se puede ir porque la policía vigila la sede diplomática. El parece ser un tipo de persona que no dejaría la embajada sin un acuerdo para que pueda ser liberado en algún lugar.”

Dorsen sostuvo que, después de esta reelección, es más seguro que el gobierno de Obama obtenga la reforma migratoria que pueda resolver la situación de 12 millones de indocumentados. “Para sacar adelante esta reforma necesita al Congreso. La buena noticia es que los republicanos, que perdieron el voto latino en la última elección, dicen ahora que hay que hacer algo a favor de los hispanos. La reforma implica muchos aspectos, entre otros, que los inmigrantes accedan a la educación y a la salud o cuándo y cómo obtienen la ciudadanía, y esto puede llevar meses de discusión. Estoy seguro de que es una prioridad la reforma migratoria. Y que los republicanos van a tener que demostrar algún interés.”

A propósito, se le recordó que en Alabama existe una iniciativa para no permitir a los hijos de inmigrantes que acudan a las escuelas públicas. “En Texas existe una iniciativa similar, basada en los mismos principios. El asunto se llevó a la Corte Suprema y ésta falló que los niños deben asistir al colegio.”

Muchos inmigrantes son deportados o mandados a prisión, lo que nos lleva a otro asunto: el sistema carcelario. De acuerdo con Amnistía Internacional, en California, por ejemplo, 3000 presos son aislados en celdas mínimas, confinados allí a pasar 22 horas incomunicados. ¿Es un problema generalizado?. Dorsen respondió que el problema carcelario es muy grande. “Existe violencia de los guardias, entre bandos de presos, violaciones. Es un asunto prioritario para el nuevo gobierno. California es el estado más poblado, hay más presos. Son 50 estados diferentes, cada uno con sus problemas y las ONG presionan para que las autoridades hagan algo.”

Los presos están invisibilizados. “Cuánta gente se pregunta por qué gastar en ellos y no en escuelas. Creo que Obama debería atender todos los tipos de discriminación: a los hispanos, a los negros, a las mujeres y a los gays.” Dorsen celebró que en nueve estados se haya conseguido legislar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Pero todavía falta mucho por hacer.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“La buena noticia es que los republicanos, que perdieron el voto latino, dicen ahora que hay que hacer algo.”
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.