EL MUNDO › COMPROMISO DE CRISTINA KIRCHNER CON SU COLEGA DE EGIPTO, MOHAMED MURSI

“Urgir a las partes a cesar la violencia”

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, le pidió a Cristina Kirchner una postura activa para convocar a otros líderes de la región y del mundo a solucionar la violencia en Medio Oriente. El Mercosur reclamó el diálogo y condenó “el uso desproporcionado de la fuerza”.

 Por Martín Granovsky

El Mercosur llamó ayer al “inmediato cese de la violencia” en Medio Oriente, mientras el gobierno argentino informó que el presidente Mohamed Mursi pidió a Cristina Fernández de Kirchner su intervención para frenar la escalada entre Israel y “la facción palestina Hamas en la zona de Gaza”.

Los miembros del Mercosur emitieron un documento en el marco de la Cumbre Iberoamericana de Cádiz. Con Paraguay suspendido luego del golpe de Estado del Senado contra el presidente constitucional Fernando Lugo, los integrantes plenos en ejercicio son la Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela.

El texto del bloque es cuidadoso en la atribución de responsabilidades. Por un lado, pide el cese de “la violencia”, lo cual parece una forma de dirigirse tanto a Israel como a Hamas. Por otro lado llama al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas “a asumir plenamente sus responsabilidades”. Este párrafo podría ser leído como una exhortación al cumplimiento de resoluciones de la ONU que obligan a Israel por ejemplo al regreso a fronteras anteriores.

“Los jefes y jefas de Estado del Mercosur expresan su más firme condena a la violencia que se desarrolla entre Israel y Palestina, que viene intensificándose en el transcurso de las últimas horas”, dijeron ayer en un comunicado.

En un tramo aparentemente dedicado a las dos partes también lamentaron “profundamente la pérdida de vidas humanas” y manifestaron “su preocupación por el uso desproporcionado de la fuerza”.

Los miembros del Mercosur no eludieron la mención del problema palestino. Reiteraron “su apoyo a la solicitud del Estado de Palestina de adquirir estatus de Miembro Observador de la Organización de Naciones Unidas”.

Las alusiones al carácter de observador en la ONU de Palestina por parte de otros Estados como los del Mercosur tienen un sentido de reconocimiento que va más allá de lo simbólico. A fines de noviembre Palestina hará su pedido formal. El estatus de observador como nación soberana permitiría eventualmente que los palestinos puedan sumarse a la Corte Penal Internacional y elevar demandas criminales contra oficiales y soldados israelíes. Es una iniciativa de la fuerza dominante en Palestina, Fatah, en pugna interna con Hamas.

Los Estados del Mercosur concluyeron enviando “un claro y sincero mensaje a Palestina y a Israel de que el camino para la superación de la presente crisis pasa por la diplomacia y el diálogo”.

El contexto del comunicado del Mercosur y de la conversación entre Mursi y Cristina Fernández de Kirchner es el recrudecimiento de la violencia en la región. Por primera vez fueron lanzados misiles sobre Jerusalén, mientras aumentaban los muertos en Gaza, en cifras notoriamente superiores a los muertos en Israel, días después de un incremento de los ataques de Hamas sobre territorio israelí y del asesinato de Ahmed al Yabari, jefe de la rama militar de Hamas por parte de las fuerzas operativas de Israel.

Mursi se comunicó con la Presidenta el mismo día en que el reelecto Barack Obama pidió al propio Mursi y al primer ministro turco que intercedieran ante Hamas para reducir la ofensiva del lado palestino.

El nuevo presidente egipcio, ex líder y todavía perteneciente a los Hermanos Musulmanes, se había reunido con Cristina dos meses atrás durante la Asamblea General de la ONU.

El gobierno argentino sigue con atención el tablero de Medio Oriente por su gravedad en sí misma y también porque está en medio de negociaciones con Irán tras el acuerdo al que llegaron los cancilleres de ambos países también en la Asamblea General. El diálogo con Irán apunta, en los objetivos argentinos, a conseguir que se presten a declarar ciudadanos iraníes buscados por Interpol en relación con su participación presunta en el atentado a la AMIA el 18 de julio de 1994.

La tensión entre Israel e Irán precedió a la escalada de violencia en los últimos días. Aunque esa tensión no cedió por la violencia, la escalada se produjo luego de las elecciones en los Estados Unidos, que dieron el triunfo a Obama por sobre el republicano Mitt Romney.

Hamas dispone de misiles de fabricación iraní.

El otro elemento en desarrollo es la guerra civil siria y la descomposición del régimen gobernante.

El intercambio telefónico entre la Presidenta y Mursi fue conocido ayer por un texto emitido por la Secretaría de Comunicación Pública, que obviamente no encomilla palabras de la comunicación entre ambos mandatarios. “El presidente de la República Arabe de Egipto, Mohamed Mursi, se comunicó con la Presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández de Kirchner, para solicitarse su intervención y a través suyo de los líderes de la región y del mundo, para lograr el fin de la violencia entre Israel y la facción palestina Hamas, que gobierna la Franja de Gaza”, reza el texto.

El documento de la secretaría dice que “el día jueves Mohamed Mursi intentó comunicarse con la Presidenta argentina pero por problemas de agenda y de horario motivados por el viaje de la mandataria, la comunicación recién se pudo realizar el día viernes, mientras la jefa de Estado se encontraba en la provincia de Santa Cruz”.

En el diálogo, Mursi “expresó que el aumento de víctimas civiles en las últimas horas ha llevado la situación de esa región a un estado de peligrosidad no visto en los años recientes”.

“Por su parte, la mandataria argentina manifestó a su colega egipcio su solidaridad con todas las víctimas y se comprometió a trabajar con los líderes de la región en urgir a las partes en conflicto a cesar la violencia”, agrega el comunicado.

El documento del Mercosur ya fue girado al Consejo de Seguridad de la ONU. “Cristina Fernández de Kirchner le señaló a Mursi que el mundo entero debe comprometerse a que en el Medio Oriente deje de prevalecer la lógica perversa en la que las armas remplazan el camino del diálogo”, indica el texto.

“Además, se torna imprescindible el reconocimiento del Estado Palestino, verdadero nudo gordiano de la cuestión del Medio Oriente”, dice el documento del gobierno argentino.

Mursi es una pieza clave del panorama del Medio Oriente al menos por tres motivos. El primero, el peso natural de Egipto, que con la crisis siria aumentó relativamente aún más. En el mundo musulmán el otro Estado de peso decisivo es, naturalmente, Irán. El segundo motivo es la legitimidad de origen de Mursi. Su presidencia nació de las primeras elecciones democráticas luego de la dictadura de Hosni Mubarak. El tercero es su pertenencia a la Hermandad Musulmana, pertenencia que una vez en el gobierno Mursi tradujo como integrista y pragmática a la vez. Si por un lado no abandonó una interpretación política de la religión musulmana, por otro no tiñó con esa interpretación los mecanismos del Estado egipcio, de tradición laica desde Gamal Abdel Nasser, el líder del nacionalismo árabe.

Junto con Israel y Colombia, Egipto es todavía uno de los tres destinos más importantes de la ayuda militar norteamericana en el mundo.

Mursi se preocupó por tejer lazos en los Estados Unidos durante la Asamblea General, pero chocó en ese momento con la cautela de Obama, al que Romney le achacaba una supuesta actitud de escaso compromiso con Israel.

Al mismo tiempo, el presidente egipcio se movió con cautela en medio de la reciente escalada, todavía en curso, pero marcó diferencias con Mubarak, que en 2009, durante otro conflicto similar a éste, se negó a abrir la frontera entre Gaza y Egipto.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.