EL MUNDO › PRIMER DíA DE TRáMITE PARA VIAJAR CON EL PASAPORTE Y LA VISA DEL PAíS DE DESTINO

Cuba puso en marcha la ley migratoria

En varias oficinas de La Habana se podían ver grupos de hasta cien personas esperando para sacar la documentación. Esta apertura fue vivida con alegría y alguna duda; los opositores políticos mostraron un optimismo cauteloso.

Cuba atravesó su primera jornada con las nuevas normas migratorias en vigencia y las autoridades atendieron a los interesados en casi 200 oficinas de todo el país. La reforma anunciada por el gobierno de Raúl Castro prevé que los cubanos puedan viajar libremente al exterior, únicamente con un pasaporte y el visado del país de destino.

En varias oficinas de La Habana se podían ver grupos de hasta cien personas esperando para hacer los trámites. Muchos acudieron temprano a las oficinas de inmigración sólo para informarse de la nueva ley, aún desconocida en su aplicación. “Pienso en febrero irme, si Dios quiere”, dijo Marta Caridad, que se declaró “muy contenta” con la normativa frente a la oficina de migraciones a la que acudió a informarse. La habanera, de 58 años, cuenta ya con un visado para Estados Unidos y espera visitar pronto a su familia en Carolina del Norte. “Creo que la ley ha sido muy justa”, agregó. “Vengo a ver si había información, nada más”, dijo Carlos, un estudiante de 23 años que quiere viajar a México.

La alegría, las primeras dudas y el optimismo cauteloso de algunos opositores políticos marcaron también el primer día de la entrada en vigor de la medida. El opositor cubano Guillermo Fariñas, premio Sájarov 2010 del Parlamento Europeo, afirmó ayer que oficiales de la seguridad del Estado le informaron que podrá viajar al exterior cuando quiera, en el marco de la nueva legislación. Fariñas indicó que dos oficiales lo visitaron en su casa expresamente para comunicarle esa posibilidad. “Me informaron, de parte de su mando superior, que yo podía viajar cuando quisiera habilitando mi pasaporte porque ésa era la nueva ley migratoria”, señaló el disidente. Según recordó, en 2010 el gobierno le informó que podía salir de Cuba en un viaje “definitivo”, pero no en uno temporal. Fariñas indicó que esta semana espera tramitar su pasaporte y podría viajar a recoger su premio en los próximos meses. No obstante, dijo que prefiere que otras figuras de la disidencia viajen antes que él, como es el caso de la bloguera Yoani Sánchez y del grupo Damas de Blanco.

Fue Yoani Sánchez una de las primeras en acudir a la oficina que le correspondía en el barrio habanero del Vedado, con el objetivo de hacer de su caso un “termómetro” del alcance de la reforma. La activista se mostró “esperanzada” aunque cauta tras tramitar su pasaporte. “Le he preguntado (al funcionario) si puedo reservar ya un boleto de avión, si es seguro que voy a poder viajar y me han dicho ‘puede reservarlo’”, comentó. La bloguera considera que si recibe el pasaporte en 15 días habrá superado el primer escollo para poder viajar temporalmente al extranjero. “Me faltaría experimentar en carne propia si voy a lograr superar el Artículo 25, que es ya en la frontera aeroportuaria”, agregó.

Con la nueva ley se suprimen el permiso de salida, comúnmente llamado “tarjeta blanca” –una autorización del gobierno cubano para viajar y que fue desde 1976 uno de los mayores obstáculos para salir de Cuba– y la denominada “carta de invitación”. En este sentido, desde ayer, para viajar al extranjero los cubanos sólo necesitan presentar su pasaporte y el visado que exija en su caso el país de destino. Para lograr el pasaporte se estableció una serie de requisitos, entre ellos no estar sujeto a procesos penales ni tener pendiente el cumplimiento de sanciones o medidas de seguridad. Además, el gobierno se reservó el derecho de denegar pasaportes por razones de interés público o de defensa y seguridad nacional. Esa disposición que obliga a un tratamiento especial para los viajes al exterior abarca a cuadros directivos, profesionales de la salud o la educación y atletas que sean “vitales” para el país. Todos necesitarán de una autorización específica. La medida apunta a evitar el “robo de cerebros” formados en el poco más de medio siglo de revolución.

Otra de las novedades de la reforma es que se amplía de 11 a 24 meses el tiempo en que un cubano puede permanecer en el exterior por motivos particulares, sin necesidad de las costosas prórrogas mensuales que regían hasta ahora. Asimismo, otra de las cuestiones importantes es que normaliza la “entrada temporal” a la isla de los emigrados que considera ilegales, incluidos médicos y deportistas que abandonaron el país en los ’90. Por razones de defensa y seguridad nacional, no se podrán acoger a esa medida quienes salieron de la isla a través de la Base Naval de Guantánamo, en poder de Estados Unidos.

Las modificaciones fueron anunciadas por el presidente Raúl Castro el 16 de octubre e implican cambios en más de cien artículos de diversas disposiciones, siete de ellos de la ley migratoria vigente hasta ahora así como también la derogación de normas relativas a la confiscación de bie-nes, derechos o valores de quienes abandonaban el país.

Durante la jornada, Estados Unidos se manifestó a la espera de ver cómo se aplica la reforma migratoria en Cuba. “Vamos a ver si se está implementando de una manera muy abierta”, expresó ayer en Madrid la subsecretaria adjunta de Estado de Estados Unidos para América latina, Roberta Jacobson. La funcionaria agregó que sería muy positivo que todo cubano pudiera viajar.

Compartir: 

Twitter
 

Desde ayer, los cubanos sólo necesitan presentar su pasaporte y el visado del país de destino para viajar al exterior.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.