EL MUNDO › SIN LOS PRESIDENTES EN DIPUTADOS Y EL SENADO, LA LEGISLATURA QUEDO PARALIZADA

Fumata negra en el Parlamento italiano

Sin alianzas ni un plan político para alcanzar la mayoría de los escaños, las principales fuerzas en el Parlamento italiano cumplieron con el ritual de votar autoridades parlamentarias y el ejercicio terminó en un previsible fracaso.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

En la semana de las “fumatas”, fue “fumata negra” ayer, primer día de sesiones del nuevo Parlamento italiano, que después de varias votaciones no pudo elegir sus autoridades. A diferencia del cónclave vaticano, donde no se sabe cuántos votos obtiene cada candidato cardenal, en las Cámaras hubo una mayoría de votos en blanco, lo que no hizo más que aumentar el caos que se está viviendo en el mundo político italiano desde las elecciones de fines de febrero.

Los únicos que votaron sus propios candidatos fueron los flamantes y novatos parlamentarios del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) del cómico Beppe Grillo, mientras PD y PDL votaron en blanco. En las tres primeras votaciones de la Cámara de Diputados, Roberto Fico (M5S) consiguió 113 votos (450 fueron los votos en blanco). En las dos votaciones del Senado, el venezolano-italiano Luis Alberto Orellana consiguió 52 votos (223 votos en blanco). El Parlamento comenzó así oficialmente sus sesiones, pero se quedó parado, casi se puede decir, en la puerta de ingreso.

Sin los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, el Parlamento no puede comenzar su trabajo, no puede empezar a discutir sobre nuevas leyes ni eventualmente elegir al nuevo presidente de la República, cuyo mandato expira dentro de un mes. Pero en todo caso lo principal es que tampoco puede dar la aprobación al nuevo gobierno italiano del que desde fines de febrero se está hablando y para cuya formación el presidente de la República, Giorgio Napolitano, comenzará el 18 las consultas informales, recibiendo a todos los jefes de los partidos políticos. Lo más difícil de estas elecciones de autoridades pasa por las negociaciones, hasta ahora sin éxito por lo visto, que están llevando a cabo de una u otra manera, más expresamente o menos, los distintos partidos entre sí.

Porque de lo que se trata es de conseguir una alianza en el Senado donde ninguna de las cuatro formaciones presentes (el centroizquierdista Partido Democrático, el Movimiento Cinco Estrellas del cómico Beppe Grillo, el centroderecha concentrado en el Pueblo de la Libertad de Silvio Berlusconi y el centro liderado por el premier dimisionario pero todavía en ejercicio, Mario Monti) tiene la mayoría. Para conseguirla, cualquiera de los partidos necesita aliarse con uno o dos de los demás, según los casos. Sin mayoría en las dos ramas del Parlamento, no se puede aprobar el nuevo gobierno y las futuras leyes. “Hasta ahora nuestra propuesta de corresponsabilidad no ha sido recogida por otras fuerzas. Propongo en consecuencia votar en blanco, tanto en la Cámara como en el Senado, para continuar trabajando por un acuerdo”, dijo Pierluigi Bersani, secretario del PD a sus parlamentarios.

Aunque en la Cámara de Diputados no existe el mismo problema porque el PD tiene la mayoría absoluta, las presidencias de las dos Cámaras son motivo de negociación a ultranza, pese a que de hecho en Diputados el rol le correspondería al PD, que tiene una amplia mayoría. Pero el centroizquierda prefiere usar ese cargo para negociar con los “grillinos”, a fin de conseguir el apoyo de éstos en el Senado y poder así aplastar de una buena vez a Silvio Berlusconi y los suyos y hacer una serie de reformas. Pero nada de eso se ha logrado hasta ahora porque los “grillinos” se niegan rotundamente. Nichi Vendola –máximo líder de Izquierda, Ecología y Libertad y principal aliado del PD– pidió a Bersani que el centroizquierda vote “unilateralmente” al candidato “grillino” en la Cámara, sin esperar ningún beneficio a cambio.

Por su parte, también el PDL decidió votar en blanco e hizo saber que no está interesado en la presidencia de ninguna de las Cámaras sino en la presidencia de la República –cargo que en Italia es elegido por el Parlamento– porque es necesaria, dijo el secretario del PDL, Angelino Alfano, una persona capaz de estar por “encima de las partes”. La sesión del Senado, presidida por el senador Emilio Colombo, debutó ayer por la mañana con un mensaje de buenos augurios dirigido al flamante papa Francisco. Los senadores se pusieron de pie y estallaron en un largo aplauso para el nuevo pontífice, a excepción de algunos exponentes del M5S que se quedaron sentados. Los “grillinos”, jóvenes, novatos, llegaron ayer con las mochilas al hombro a hacerse cargo de sus escaños. Un poco perdidos, preguntaban cómo llegar a la sala central de cada sección del Parlamento, que funcionan en edificios separados. Y no faltaron algunos de ellos que comentaron, al ver a sus colegas, viejos parlamentarios con todas las mañas del caso, lo bueno que sería que los nuevos parlamentarios dieran señales de renovación como lo hizo el flamante pontífice argentino, quien después de ser elegido fue a pagar personalmente y de su propio bolsillo la cuenta al hotel donde se había hospedado los días precedentes al cónclave.

Compartir: 

Twitter
 

El Senado cumplió con los pasos de rigor, pero no pudo destrabar la crisis política.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared