EL PAIS › LE NEGARON AL DUEÑO DE LEDESMA AUTORIZACION PARA VIAJAR AL VATICANO

Para Blaquier que lo ve en HD

 Por Alejandra Dandan

El cardenal argentino Marcelo Sánchez Sorondo, que vive en Ciudad del Vaticano, le mandó el jueves una invitación al empresario Carlos Pedro Blaquier para participar de la ceremonia de coronación del nuevo papa argentino. El cardenal, que es canciller de las Academias de las Ciencias Sociales, fue designado en 2011 por Benedicto XVI consejero de la Comisión para América Latina. En 2005, a través de un telegrama, respaldó al obispo castrense Antonio Baseotto en su lucha contra los preservativos cuando indicó que el entonces ministro de Salud Ginés González García merecía que lo “tiren al mar”. En este caso, Sánchez Sorondo envió una carta de invitación al dueño del ingenio azucarero Ledesma, procesado en noviembre por el secuestro de 29 dirigentes gremiales y trabajadores de su empresa durante la última dictadura. Blaquier aceptó el convite, pero como no puede salir del país por disposición de la Justicia, pidió autorización “urgente” al Juzgado Federal de Jujuy. Ayer, la fiscalía y el juez rechazaron el pedido. Los abogados de Blaquier apelaron “urgente” a la Cámara de Alzada de Salta.

Al argumentar contra el pedido del empresario, el fiscal Pablo Pelazzo señaló las dificultades que tiene el sistema penal para controlar eficazmente las prisiones domiciliarias de los acusados de crímenes de lesa humanidad. Y dijo que aunque en este caso hay “exención de prisión”, eso “no difiere respecto del peligro de fuga (...) habida cuenta de los delitos por los que está procesado” y la expectativa de condena. Recordó que hay 71 prófugos de esos delitos e indicó que es contradictorio que Blaquier haya dicho que no podía desplazarse a Jujuy para las indagatorias por razones de salud pero pueda viajar a Italia. Finalmente, señaló que de todos modos podría seguir la transmisión por televisión. “En efecto, el evento será transmitido en directo por la mayoría de los medios de comunicación, radio, televisión, Internet, pudiendo incluso con los avances tecnológicos actuales disfrutar en Alta Definición del trascendente evento.”

“En este momento de alegría para toda la Iglesia y en particular la Argentina, te quiero informar de cuanto sigue”, comienza en tono afectuoso el cardenal Sánchez Sorondo. “Sé que con todos los compromisos importantes que tienes en la Patria no te será fácil decidirte a venir, pero siendo tú un doctor del Laterano, me parece que tu presencia en Roma constituye una obligación moral ineludible”, aclara. “Además, hay otro motivo para que participes en la ceremonia, representas uno de los sectores más pujantes del país que ha hecho esta revolución agrícola e industrial, modelo internacional y granero para el mundo.” El cardenal se despide “con admiración y estima”.

Blaquier está procesado desde noviembre del año pasado en dos causas por delitos de lesa humanidad que con muchas dificultades se abrieron paso en una Justicia reticente más de treinta años después de las denuncias de las víctimas. La primera causa es por el secuestro el 24 de marzo de 1976 de tres dirigentes del Sindicato de Obreros de Ledesma, entre ellos el médico Luis Arédez, intendente del pueblo de Ledesma en 1973 y asesor del sindicato. La segunda es por 26 secuestros de obreros, familiares y militantes cercanos al sindicato, secuestrados entre el 20 y el 27 de julio de 1976 durante las Noches del Apagón, en las tres localidades que rodean la planta principal del ingenio, ubicada en el pueblo de Libertador General San Martín de Jujuy. Los secuestros se hicieron con grupos operativos integrados por las fuerzas de seguridad y se usaron vehículos y choferes del Ingenio Ledesma, según las denuncias y tal como lo da por probado el auto de procesamiento. Blaquier está considerado cómplice en primer grado del aún presunto delito de privación ilegal de la libertad. También lo está el ex administrador de la planta, Alberto Lemos. Los abogados de Blaquier apelaron el procesamiento y la causa aguarda una definición de la Cámara de Casación de Salta. El no está detenido, sino con “exención de prisión”, pero tiene prohibido salir del país. En ese contexto, sus abogados pidieron una autorización al juzgado para viajar a Roma mañana domingo.

El fiscal Pelazzo rechazó el pedido y luego lo hizo el juez Fernando Poviña. En su resolución, el magistrado tomó en cuenta entre otros datos dos circunstancias. Por un lado, la entidad de la invitación. “No sólo no está certificada por la autoridad papal, sino que no reviste el carácter de invitación oficial realizada por el Estado del Vaticano, ni contiene membretes o apostillados de donde pueda desprenderse la oficialidad del convite.” El punto principal del análisis, sin embargo, es por la entidad del juicio que enfrenta Blaquier y la salida del país. Poviña recordó que la restricción es la única que pesa sobre el empresario y no debe verse como un “castigo anticipado” como argumenta la defensa: “Muestra un equilibrio y justo balance entre la presunción de inocencia de la que gozan los encartados y la obligación estatal de asegurar cautelarmente su comparecencia al proceso de aquellas personas que –como en este caso– se encuentran sospechadas de haber tenido presuntamente algún tipo o grado de participación en los crímenes de derecho penal internacional, por los cuales la República Argentina asumió su compromiso internacional de investigar”. Para el juez la “medida de resguardo” no “desvirtúa” el principio de inocencia y aclara que “si bien los imputados no han demostrado voluntad de sustraerse al proceso”, el “procesamiento no firme” “modificó sustancialmente su situación jurídica delimitándose con mayor precisión la presunción de culpabilidad que obra en su contra”.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Blaquier puede “disfrutar en Alta Definición del evento”, dijo el fiscal.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared