ECONOMIA › EL GOBIERNO BUSCA EVITAR QUE LA FIRMA DESPIDA A LOS EMPLEADOS DEL YACIMIENTO POTASIO RIO COLORADO

Dictan la conciliación obligatoria para Vale

El ministro Carlos Tomada anunció la decisión luego de una breve reunión a la que la empresa brasileña sólo envió un abogado. De Vido volvió a amenazar a la firma con quitarle la concesión del yacimiento. Prometen continuar con el proyecto.

 Por Cristian Carrillo

El Ministerio de Trabajo dictó ayer la conciliación obligatoria hasta el 11 de abril en el conflicto que desató la suspensión de la construcción del yacimiento Potasio Río Colorado por parte de la brasileña Vale. Así lo comunicó el titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, durante una conferencia de prensa que compartió junto al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y al gobernador de Mendoza, Francisco Pérez. La decisión se tomó luego de una reunión entre funcionarios nacionales junto a gobernadores y ministros de las provincias afectadas en el proyecto, a la que estaban citados directivos de la compañía brasileña y no acudieron. El desplante de los representantes de Vale –sólo enviaron a un abogado– incrementó el malestar en la sede de Alem al 600. “La empresa Vale no respeta la responsabilidad social”, criticó De Vido, quien volvió a amenazar con quitarles la concesión (ver aparte). Tras el dictado de la medida, la minera aclaró que va a cumplir la determinación, pero que lo hará para sus propios empleados”, un total de 420 trabajadores directos. Los trabajos en el yacimiento involucran a unas seis mil personas.

La operadora brasileña llevaba adelante la construcción de un yacimiento para la producción de cloruro de potasio, con una capacidad estimada de 4,3 millones de toneladas por año a partir de 2014, cuando la obra estuviese finalizada. El proyecto se inició con un presupuesto de seis mil millones de dólares. La minera solicitó un paquete de exenciones impositivas, que implicaría para el Estado argentino un aporte equivalente a tres mil millones de dólares. En diciembre, en plena negociación, abandonó los trabajos y el lunes pasado anunció a través de un comunicado enviado a la Casa Rosada la suspensión de la inversión. El miércoles se llevó a cabo una reunión en la que participó el presidente de Vale, Sergio Leite, a quien se le exigió que aclare si abandonaba temporal o definitivamente el proyecto y que elaborara un estudio del impacto socio-laboral de su decisión.

El encuentro estaba pautado a las 10, pero la empresa solicitó que se le permitiera postergar la reunión para las 15, lo que le fue concedido. “Pese al cambio, la empresa no envió a ningún directivo, salvo a un abogado que no abrió la boca en toda la reunión. Fue como una tomadura de pelo”, relató a este diario uno de los presentes. “El presidente de la empresa ni siquiera ha venido a la reunión. Quien asume los compromisos debe respetarlos”, criticó luego Tomada.

En la cartera laboral aguardaron en vano a los directivos de la empresa, además de Tomada, De Vido y Pérez, el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y la secretaria de Trabajo, Noemí Rial. También se encontraban el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag; el secretario de Minería, Jorge Mayoral; el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Oscar Cuartango; el intendente de Bahía Blanca, Gustavo Bevilacqua, y representantes de la Uocra.

Los presentes se reunieron entonces media hora, tiempo más que suficiente para decidir la conciliación obligatoria por un plazo de 15 días, de acuerdo con el expediente iniciado. “Frente a esta actitud de la empresa se ha tomado una decisión en defensa de los trabajadores, con el respaldo de la Presidenta y de los gobernadores. Esto significa que no se podrá producir, a partir de este momento, ningún despido y deberán abonar los salarios correspondientes”, subrayó Tomada. “Toda empresa tiene responsabilidad social que cumplir. La empresa Vale no lo hace”, fustigó el ministro. Desde Vale señalaron que se “va a cumplir la determinación para sus propios empleados”. Esto abarca a 420 trabajadores directos vinculados con el proyecto, sólo un 7 por ciento de los seis mil involucrados en las obras. Por su parte, De Vido aclaró que cada empresa contratista y subcontratista tiene la obligación de no despedir a nadie, y de reclamarle a Vale la responsabilidad final y total sobre estos sueldos. De no ser así, remarcó que le corresponderá una “importante multa pecuniaria”.

El enojo de los funcionarios no fue disimulado a la salida de la fallida reunión, y el malestar se replicó en el comunicado que las provincias mineras difundieron por la noche. “La audiencia había sido solicitada por el presidente de Vale. Su actitud no se condice con una inversión de esta envergadura. Nos parece una falta de respeto”, sostuvo Pérez. Por su parte, la Organización Federal de Estados Mineros (Ofemi), órgano de representación de Estados provinciales con minería, expresó su profundo malestar por la decisión unilateral de Vale de abandonar la construcción del yacimiento de potasio en Mendoza. “Lamentamos la insensibilidad empresarial de Vale, que ocasionaría la pérdida de miles de empleos en nuestro país y la caída de cientos de contratos de servicios con pequeñas empresas nacionales de distintos rubros”, agrega. De Vido aseguró que el proyecto no será abandonado (ver aparte: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-215915-2013-03-16.html).

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Planificación, Julio De Vido, cuestiona a Vale. Tomada sigue atento su intervención.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared