EL MUNDO › LOS MANIFESTANTES RECHAZARON LOS SISTEMAS DE SALUD, DE EDUCACION Y PREVISIONAL

Las grietas del “modelo” chileno

La Central Unitaria de Trabajadores realizó una marcha en reclamo de mejoras laborales, promesa incumplida por Piñera.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

La marcha convocada ayer por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la principal multisindical chilena, comenzó temprano cuando se registraron diversos incidentes, barricadas y bloqueos de calles en distintos puntos de Santiago, en especial en La Alameda, la principal arteria capitalina.

La temperatura fue aumentado en la misma medida que avanzaba el día. En la combativa Villa Francia se vivió uno de los puntos más duros de la jornada, cuando un grupo de jóvenes a rostro cubierto quemaron un micro de la locomoción colectiva. Los encapuchados salieron de un edificio y lanzaron bombas molotov al autobús mientras se enfrentaban con la fuerza policíaca.

Las barricadas se extendieron por varias comunas, las que derivaron en fuertes encuentros con carabineros. Con todo, pasadas las diez de la mañana, comenzó la marcha (la 25 en lo que va del año). Un extremo partió desde la Universidad de Santiago y la otra desde Plaza Italia en pleno centro de esta ciudad. Ambas columnas se encontraron cerca de la Estación Mapocho. En ese lugar, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, justificó la movilización nacional: la necesidad de reestructurar el sistema de AFP para que los trabajadores cuenten con pensiones más dignas, y para avanzar en la reducción de la desigualdad mediante un aumento del salario mínimo a un piso de 250 mil pesos (500 dólares), argumentó.

La dirigente añadió que el gobierno de Sebastián Piñera no ha cumplido las promesas de campaña y llamó a los otros poderes del Estado “a reconocer la voz de las organizaciones sindicales y del movimiento social, la vocería y las propuestas que se están realizando”.

Junto con ello advirtió que “en Chile el 25 por ciento de los trabajadores no recibe ingresos superiores a 199 mil pesos (400 dólares), por lo tanto el debate de salario mínimo tiene un impacto muy importante en la posibilidad de superar la desigualdad que este país arrastra”.

Por su parte, la ex presidenta de la FECH y candidata a diputada por el Partido Comunista Camila Vallejo insistió en la necesidad de “cambiar un modelo que es estructuralmente injusto, estructuralmente abusivo, que genera riqueza, pero a costa de la explotación de millones de trabajadores”.

A pesar del encendido inicio de la convocatoria, el desfile humano se desarrolló con calma hasta pasadas las 14, cuando concluyó. Según cifras preliminares de Carabineros, unas 30 mil personas participaron de la movilización. Número que contrastó con los cálculos de la CUT, que cifró a los manifestantes en 150 mil. Lo cierto es que personas más o menos, los gritos, lienzos y cánticos apuntaban al rechazo del modelo económico imperante, críticas a las AFP, al sistema de salud y educacional y, por sobre todo, al sistema previsional chileno.

En este sentido y a diferencia de otras jornadas similares, no hubo mayores destrozos. El general de Carabineros, Rodolfo Pacheco, jefe de la zona metropolitana, informó que una vez concluida la marcha se registraron desmanes. Agregó que tras la intervención de las Fuerzas Especiales, unas 37 personas fueron detenidas hasta las 16 aproximadamente. Esta cifra se suma a las 30 personas arrestadas durante la madrugada y la mañana de ayer. “Entre las 11 de la mañana y las 14 se cumplió el objetivo y las personas marcharon bien, sin problemas ni destrozos. Lamentablemente un grupo muy pequeño causó los desórdenes, unas 10 o 15 personas comenzaron a encapucharse cuando la marcha ya había terminado”, dijo Pacheco. Según el propio oficial, “se trató de una marcha mucho más tranquila, donde un grupo muy pequeño causó desmanes”.

Desde La Moneda, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, bajó el tono de la marcha. “Hemos tenido una adhesión al paro que, de acuerdo con las cifras oficiales entregadas por cada ministerio, alcanza al 6,4 por ciento de los funcionarios públicos a lo largo de todo el país”. Raúl de la Puente, presidente de los trabajadores públicos, aseguró que la adhesión superó el 90 por ciento. Asimismo, Chadwick calificó como muy graves los disturbios provocados por las barricadas y la quema de un bus del Transantiago.

Compartir: 

Twitter
 

Una manifestante fue detenida en medio de la movilización en Santiago.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.