SOCIEDAD › EL COTEJO EN UN CONTENEDOR NO COINCIDE CON EL DE ANGELES NI CON EL DE MANGERI

ADN con resultado negativo

El resultado del análisis sobre pelos y manchas de sangre hallados en un contenedor del barrio de Palermo no coincidió con el de la víctima ni con el del imputado. Negaron el pedido de una reautopsia. El juez considera nuevas medidas solicitadas por las partes.

 Por Emilio Ruchansky

Los pelos y manchas de sangre hallados en un contenedor de basura en el barrio porteño de Palermo no pertenecen a Angeles Rawson ni a Jorge Mangeri, detenido y procesado por el asesinato de la joven, informaron ayer fuentes judiciales. Las muestras habían sido recogidas el 12 de junio pasado, un día después de que apareciera el cadáver de la joven en una planta de la Ceamse en José León Suárez, cuando se revisaron varios contenedores de la zona. Ayer, Marcelo Biondi, uno de los defensores del encargado del edificio de Ravignani 2360, desmintió la versión sobre un supuesto pedido de exhumación del cuerpo de Rawson. “La autopsia que está en la causa es la que para nosotros vale e indica que lamentablemente la víctima murió por el aplastamiento”, dijo el letrado.

Al menos seis contenedores habían sido revisados el 12 de junio por integrantes de la División Homicidios de la Policía Federal. En uno de ellos, ubicado en el pasaje Voltaire y la calle Arévalo, a 300 metros de la Ceamse de Colegiales, fueron levantados los rastros descartados ayer. Los investigadores lo habían revisado con especial interés luego de recibir un llamado telefónico de un testigo, que decía que había visto a un hombre arrojar una bolsa grande de consorcio.

“Nunca confiamos en que podría darnos positivo el cotejo con ese contenedor. Las cámaras de seguridad sobre Ravignani no muestran movimientos de Mangeri todavía y lo que creemos es que en verdad sacó la bolsa por la avenida Santa Fe, donde no hay cámaras. Y de ahí buscó algún contenedor o la dejó en la calle. Los peritajes sobre el auto de Mangeri no están listos todavía, tampoco tenemos el resultado de los videos en los que podría aparecer su coche. Por ahora, hay una laguna sobre este punto”, reconoció anoche una fuente judicial.

Por otra parte, también queda pendiente el análisis de rastros de sangre que aparecieron en el departamento del encargado, en el último piso del edificio, aunque los investigadores comentan que difícilmente se pueda llegar a un cotejo de ADN certero. “Esa prueba va a tardar y probablemente se conozca después de la feria judicial (que empieza el próximo lunes)”, afirmó la fuente judicial consultada por este diario. Otra prueba pendiente es la confirmación sobre lo que hizo el día del asesinato Sergio Opatowski, pareja de la madre de Angeles, quien afirmó haber ido a cobrar la pensión por el fallecimiento de su esposa.

El próximo martes la querella y la fiscalía deberán contestar la nulidad planteada por la defensa del encargado, que apunta a desvirtuar la declaración como testigo de Mangeri, aduciendo que en verdad ya se sospechaba de él. “Hablan de un mail que lo señalaba al portero y de la forma en que se lo interrogó, pero en verdad se trata de un mail entre cientos que en su mayoría apuntaban a Opatowski, y además la declaración se la tomaba un secretario, que al verlo nervioso, llamó a la fiscal; en ningún caso se sospechaba de él”, dijo una fuente vinculada con fiscalía.

Se espera que en los próximos días, el juez Javier Ríos conceda una serie de medidas solicitadas por la querella y la defensa. La primera pidió, entre otras cuestiones, un peritaje psiquiátrico al procesado, la declaración de algunos peritos y la lista de llamados entrantes y salientes de Mangeri. También solicitaron la ampliación de la declaración de la empleada de la casa, Dominga Torres, al igual que la defensa. Estos últimos también solicitaron que se verifique la tarjeta Sube de Torres, ya que afirman que la mujer llegó más tarde de lo que aseguró a la Justicia.

Respecto de los trascendidos de una reautopsia, ayer Biondi aclaró que no van a pedir esa medida y aseguró que los peritos del estudio encabezado por Miguel Angel Pierri estuvieron analizando los videos de la autopsia y habrían advertido algún detalle, que puede provocar un “cambio radical en la causa”. El letrado deslizó que el crimen podría ser preterintencional, es decir, “que no haya habido intención de matar”. Luego reconoció que esta hipótesis es prematura. La pena en ese caso, sería de 8 a 25 años y Mangeri debería declarar ante el juez para que se pueda aplicar.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los seis contenedores, el que estaba ubicado en Voltaire y Arévalo, analizado y con resultado negativo.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.