EL MUNDO › EL PARTIDO POPULAR EVITó QUE INTERPELEN A SU LíDER EN EL CONGRESO ESPAñOL POR EL CASO BáRCENAS

El PP frenó que reprueben a Rajoy

El socialista Pérez Rubalcaba hizo públicos sus ingresos para demostrar que hubo sobresueldos en el PP. En 2009, Rubalcaba ganó como ministro 88.096 euros brutos, mientras que Rajoy cobró 240.262 euros como líder de los conservadores.

El Partido Popular de España evitó que su líder y presidente de gobierno, Mariano Rajoy, enfrente la posibilidad de ser reprobado en el Parlamento por el caso Bárcenas. La formación gubernamental hizo valer, una vez más, su mayoría absoluta para rechazar en la Mesa del Congreso de los Diputados un pedido del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para debatir la posibilidad de convocar un pleno extraordinario con el objetivo de interpelar y reprobar a Rajoy. Por otra parte, ayer se conoció que Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE, mientras fue miembro del gobierno español ganó un tercio de los ingresos de Rajoy en esa época. El cálculo surge de declaraciones de la renta que el líder de la oposición hizo públicas ayer en la web de los socialistas, en medio del escándalo por presunta corrupción que salpica a Rajoy y a su partido.

La vía de la reprobación era la estrategia política planteada por los socialistas para que todas las fuerzas parlamentarias repudiasen al presidente por mentir sobre la contabilidad B del PP que tiene a su ex tesorero, Luis Bárcenas, en prisión desde fines de junio. De esa forma, el PSOE quería presionar a Rajoy para que dimita, ya que la opción de una moción de censura –es decir, una votación sobre la continuidad de Rajoy en el cargo– está destinada al fracaso precisamente por la mayoría absoluta del PP. La reprobación dejaría a Rajoy y a su partido solos y expuestos ante la opinión pública, defienden los socialistas.

El 31 de enero, El País reveló los manuscritos de una contabilidad B del PP, presuntamente organizada entre 1990 y 2008, por la que esa fuerza gubernamental habría blindado a su líder. Pero no fue hasta el 1º de agosto que Rajoy compareció por voluntad propia, presionado por la magnitud que había adquirido el caso de corrupción. Aquel día, Rajoy se presentó ante el Parlamento para dar explicaciones sobre la financiación ilegal y el pago de sobresueldos en el PP, que se desprende de las cuentas B publicadas por la prensa y que Bárcenas reconoció como propias ante la Justicia.

Sin embargo, el mandatario volvió a negar la veracidad de los documentos de la contabilidad paralela, así como las acusaciones vertidas por su ex tesorero, que dijo ante la Justicia que le entregó dinero negro a Rajoy. El jefe del Ejecutivo no aclaró puntos clave del caso, por ejemplo, por qué siguió manteniendo contactos fluidos con Bárcenas, como quedó demostrado con los mensajes de texto que fueron publicados por el diario El Mundo, cuando el ex tesorero se vio acorralado por la Justicia, que descubrió que guardaba millones de euros en Suiza.

La contabilidad B cayó en manos de la prensa tiempo después de que Bárcenas supiera que el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, había descubierto sus cuentas en el país helvético, en el marco de la investigación del caso Gürtel. “El PP gastó mucho dinero en comprar silencios”, dijo anteayer el secretario de Organización del PSOE, Oscar López, en referencia a la información revelada por los medios de que la fuerza conservadora indemnizó con más de lo que correspondía al sucesor de Bárcenas en la gerencia del PP, Cristóbal Páez.

Páez reconoció en la Justicia que guardó la contabilidad B, aunque dijo que no conocía el contenido de los manuscritos que le confió Bárcenas. Rajoy retomó anteayer su trabajo tras sus vacaciones, concentrado en el inicio del segundo tramo del año político, que inaugurará oficialmente con un acto partidario el sábado en Galicia. En las próximas semanas, el jefe del gobierno tiene previsto desplegar una intensa agenda internacional que comenzará en San Petersburgo, Rusia, para la cumbre del G-20, a realizarse el 5 y 6 de septiembre. Luego se espera que viaje a Buenos Aires para la elección de la sede de los Juegos Olímpicos de 2020, de la que Madrid es candidata, y a fin de mes estará en Nueva York para la Asamblea General de Naciones Unidas.

Por otra parte, según los documentos difundidos por el PSOE, Rubalcaba ganó en 2009, cuando era ministro del Interior de José Luis Rodríguez Zapatero, 88.096 euros brutos. Ese mismo año, Rajoy cobró 240.262 euros. En 2010, el socialista ingresó 86.843 euros brutos, frente a los 222.368 euros de Rajoy. Rubalcaba decidió publicar sus declaraciones de la renta de 2003 a 2012 para evitar, según explicó, que el PP lo acusara por no hacerlo en tiempo y forma como un artilugio para desviar la atención del llamado caso Bárcenas.

En 2012, su primer año como jefe de la oposición, Rubalcaba ganó 83.676 euros brutos. En 2011, el último año de Rajoy como jefe de la oposición –asumió en diciembre la presidencia del gobierno–, el actual jefe del Ejecutivo ingresó 239.084 euros. Entre 2003 y 2012, el socialista embolsó un total de 823.026 euros brutos. En ese mismo período, la cantidad percibida en el caso de Rajoy asciende a casi 1,99 millón de euros.

El actual presidente del gobierno español mostró finalmente sus cuentas en febrero, poco después de que El País publicara las fotocopias de la presunta contabilidad que durante años llevó en el partido Luis Bárcenas, primero como gerente y más tarde como tesorero, y en la que aparecían supuestos pagos en negro a miembros del partido.

Compartir: 

Twitter
 

El 1º de agosto, Rajoy volvió a negar la veracidad de los documentos de la contabilidad paralela.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.