EL PAíS › LA PRESIDENTA PIDIó APOYO EN EL LITIGIO CON LOS HOLDOUTS Y AVANZó EN EL COMBATE DEL EMPLEO NO REGISTRADO

Contra los buitres de afuera y de adentro

Después de comunicar los cambios en el Impuesto a las Ganancias que se habían discutido en el primer encuentro, el Diálogo Político y Económico se centró en la necesidad de combatir el trabajo en negro y mejorar la competitividad de la economía.

 Por Cristian Carrillo

Cristina Fernández de Kirchner encabezó ayer la segunda reunión del Diálogo Político y Económico iniciado el miércoles pasado en Río Gallegos. El preámbulo fue el anuncio del aumento en la deducción especial del Impuesto a las Ganancias (ver página 3), eje principal de aquel encuentro. A menos de una semana de esa primera reunión, el Gobierno volvió a convocar a los mismos referentes del sector empresario, banqueros y dirigentes gremiales para dar continuidad a los temas presentados en el cónclave de la capital santacruceña. Las partes acordaron la creación de comisiones de seguimiento con presencia de funcionarios, empresarios y dirigentes gremiales sobre distintos temas, entre ellos precios y salarios. Con el anuncio se dio por cancelada por el momento la discusión sobre Ganancias y el próximo paso es avanzar en la lucha contra la informalidad. La Presidenta aprovechó el encuentro para pedir “apoyo público” en la lucha contra los fondos buitre y en favor de las políticas de desendeudamiento. “No es un respaldo hacia el Gobierno, sino a la Nación argentina”, les dijo a los presentes.

La cita fue en el Salón de la Mujer de la Rosada a las 18.30, donde se dispusieron las mesas de modo tal que conformaban un rectángulo, y pantallas de LCD en cada lado para que los presentes pudiesen ver la presentación powerpoint con el anuncio sobre el Impuesto a las Ganancias. Al convite asistieron los mismos actores que asistieron a la cumbre en Río Gallegos, y algunos empresarios y gremialistas más. A la Presidenta la acompañó la plana mayor del gabinete económico. Esta vez asistió el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien no había sido de la partida en Santa Cruz. “Tomamos las propuestas de Río Gallegos y elaboramos, en base a esas propuestas, lo que creemos que es posible sostener con un aporte del Estado y de ustedes”, dijo la jefa de Estado antes de darle la palabra al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, para que anunciara los cambios en Ganancias. Luego de la comunicación la reunión se extendió hasta cerca de las 22.30.

El anuncio recibió el apoyo de dirigentes sindicales y de los titulares de las cámaras de pequeñas y medianas empresas. Por el sector empresario concurrieron el titular de la Unión Industrial, Héctor Méndez; de la Asociación de Bancos (Adeba), Jorge Brito; de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss; del Credicoop y Abappra, Carlos Heller; del Santander, Enrique Cristofani; de la Copal, Daniel Funes de Rioja; y por la Cámara de Comercio, Eduardo Eurnekian. “Ni Méndez ni Brito abrieron la boca en toda la noche”, relató uno de los presentes. La Presidenta había desafiado hace quince días a empresarios, financistas y gremialistas a discutir cambios en el proyecto económico y se enfocó en la persona de los titulares de la UIA y Adeba. “Quiero discutir con los titulares, no con los suplentes”, es la frase que más se destacó de ese discurso en Tecnópolis, tras la cual se hizo la primera invitación.

El apoyo al aumento en Ganancias fue general, aunque algunos vieron en la manera de financiar la pérdida de los ingresos para el fisco un esfuerzo del sector productivo y no, como algunos sectores insisten, de la esfera financiera. Si bien se dio por cerrado el tema con el anuncio, se presentaron alternativas para evitar desfinanciar el Estado. Desde la Cgera, su titular, Marcelo Fernández, presentó un proyecto para que a las empresas o sectores productivos se les permita la reinversión del excedente que registren sobre la pauta de recaudación y se volvió sobre el tema de los reintegros a las exportaciones de mayor valor agregado. La iniciativa tuvo buena recepción por parte del ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el vice, Axel Kicillof.

En el encuentro se continuó con la agenda iniciada el miércoles pasado y se dispuso la creación de comisiones de seguimiento para distintos temas. Los dos más importantes son el trabajo no registrado y la de competitividad de la economía. El primero responde a un viejo pedido de los dirigentes gremiales. Estuvieron presentes los secretarios generales de la CGT, Antonio Caló, y la CTA, Hugo Yasky, entre otros sindicalistas. La comisión de trabajo habilita a representantes de centrales sindicales, empresarios y funcionarios del Ministerio de Trabajo para iniciar un relevamiento del trabajo informal. “No sólo es un diagnóstico, sino que buscamos acordar políticas directas para bajar los niveles de informalidad. Esto es posible hoy con los niveles de trabajo informal históricamente bajos y no con el 23 por ciento de desocupados”, señaló a este el titular de la CTA. Según se planteó en el encuentro, también se avanzará sobre los altos niveles de informalidad en el sector público, sea desde municipios o administraciones provinciales.

La comisión de competitividad analizará las inversiones que realiza el sector privado, pero incluirá aspectos que hacen a la materia, como salarios y precios. “Se consensuarán, también de manera tripartita, políticas y compromisos de inversiones de los grupos empresarios, políticas de sustento a la iniciativa privada y los avances tecnológicos y la formación de los trabajadores”, explicaron. Cada problemática presentada por los distintos actores se tratará en comisiones de las que participarán sus principales referentes. Habrá también comisiones sectoriales, donde hubo una mención especial al rubro medicamentos, por los altos costos de los remedios. Estas comisiones van a comenzar a trabajar en quince días y en un mes habría una nueva cumbre con presencia de la Presidenta.

La mandataria aprovechó la intervención de Yasky, quien manifestó el “respaldo total” de la central al Gobierno en el litigio contra los fondos buitre, para ahondar en el tema. Cristina explicó a los presentes la importancia de la defensa de la soberanía argentina pero “sin dejar de cumplir los compromisos con los que confiaron en el país”. “Nos manifestó su posición irreductible en todos los planos a los hostigamientos de los fondos buitre”, explicó un dirigente gremial. La mandataria buscó consensuar una posición interna sólida y explícita como señal hacia afuera, principalmente como mensaje a la comunidad financiera. “Así como muchas veces los fondos buitres utilizan las declaraciones de algunos políticos para salpicar las políticas de gobierno, sería muy importantes que haya manifestaciones de los distintos sectores planteando el respaldo a las política de desendeudamiento”, deslizó.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández de Kirchner encabezó el encuentro con empresarios.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.