EL MUNDO › OFENSIVA DE LA JUSTICIA VENEZOLANA

Tres opositores en la mira

La Fiscalía venezolana solicitó ayer la detención del ex embajador ante la ONU Diego Arria, del empresario Pedro Burelli y del abogado Ricardo Koesling, acusados de participar en un plan para asesinar al presidente Maduro.

La Fiscalía venezolana solicitó ayer la detención del ex embajador ante la ONU Diego Arria, del empresario Pedro Burelli y del abogado Ricardo Koesling por su participación en un supuesto plan magnicida. La fiscal general venezolana, Luisa Ortega, indicó al canal estatal VTV que ha “solicitado que se ordene las aprehensión de estos ciudadanos, lo que fue acordado por el Tribunal”. Ortega indicó que se decidió ordenar el arresto luego de que la primera persona que fue citada (Burelli) no compareciera ante el Ministerio Público y ante la presunción de que los otros acusados tomarían la misma decisión.

Ortega señaló que como Arria y Koesling no se encuentran en territorio venezolano, se solicitará además a Interpol su captura. “Tenemos la certeza, la seguridad de que dos de ellos no van a acudir tampoco, por lo que hemos ordenado la aprehensión de estos ciudadanos”, dijo la funcionaria, según reprodujo el portal de Globovisión. Por otra parte, fue citada en calidad de testigo la dirigente estudiantil y activista del partido Voluntad Popular Gabriela Arellano, quien deberá asistir el próximo martes a declarar en la sede del Servicio de Inteligencia Bolivariano (Sebin).

Los anuncios de Ortega se producen después de que hace dos semanas el dirigente del Partido Socialista (PSUV) Jorge Rodríguez denunciara un complejo plan dirigido a acabar con la paz que, según dijo, incluía un magnicidio y un golpe militar contra el presidente Nicolás Maduro y que ya fue abortado. Para apoyar esa denuncia, Rodríguez mostró varios correos atribuidos a la opositora María Corina Machado en los que se podían leer supuestos mensajes a diferentes actores de la oposición venezolana, entre ellos, Arria, en los que señala que había llegado la hora de acumular esfuerzos y obtener financiamiento para aniquilar a Maduro. Además había mensajes del empresario y ex directivo de la petrolera estatal PDVSA Burelli a Arria, y de Koesling, que para el oficialismo constituyen pruebas de ese plan. En una entrevista del diario El Universal, Burelli, que estaba citado para declarar el lunes ante la Fiscalía, rechazó la citación desde Estados Unidos, donde reside. “Todos los correos que mostraron son de cuentas cuyo proveedor es Google. Estamos siguiendo el procedimiento establecido, con mi abogado, a fin de conseguir los recaudos técnicos y luego la certificación que demostrará cómo todo esto se montó sobre la base de correos forjados”, declaró Burelli.

Arria, ex embajador y ex precandidato opositor en las internas de febrero de 2012, dijo que le robaron un teléfono celular a través del cual accedieron a sus cuentas de correo y redes sociales y “fabricaron” mensajes que según dijo no son de su autoría.

Compartir: 

Twitter
 

El gobierno de Maduro denunció un complejo plan para acabar con la paz en Venezuela.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.