EL MUNDO › PROCESARON A CINCO REPRESORES POR HOMICIDIOS COMETIDOS EN EL CENTRO CUATRERISMO-BRIGADA GÜEMES

Asesinados en falsos enfrentamientos

El juez federal Daniel Rafecas consideró probado que al menos cuatro víctimas fueron trasladadas al sitio que funcionó en el Camino de Cintura y Riccheri y luego fueron ejecutadas en enfrentamientos fraguados.

El juez federal Daniel Rafecas procesó a dos militares retirados y a tres ex comisarios de la policía de la provincia de Buenos Aires por delitos de lesa humanidad en el centro clandestino Cuatrerismo-Brigada Güemes, que funcionó desde fines de 1974 y donde actuaron miembros de la Triple A. La medida alcanzó al coronel Héctor Gamen, al teniente coronel Hugo Pascarelli y a los comisarios Miguel Etchecolatz, Miguel Colicigno y Fernando Svedas. En diciembre, el magistrado había elevado a juicio los casos de doce imputados a quienes debe juzgar el Tribunal Oral Federal 6.

Cuatrerismo-Brigada Güemes funcionó desde noviembre de 1974 hasta febrero de 1977 en el Camino de Cintura y Riccheri, sede de la División Cuatrerismo La Matanza de la Policía Bonaerense. Se lo conoce también como “Protobanco”, porque allí funcionó luego El Banco y estaba frente a otro centro de detención, El Vesubio. El juez consideró probado que al menos cuatro víctimas fueron trasladadas allí y luego ejecutadas en enfrentamientos fraguados. La modalidad respondería a una lógica diferente a la de las desapariciones que Rafecas busca desentrañar en otro tramo de la investigación mediante el estudio de los expedientes del Consejo de Guerra Especial Estable, organismo que según el juez se encargó de garantizar la impunidad de los crímenes.

Mario Alfredo Stirnemann, militante del PRT, fue secuestrado el 4 de noviembre de 1975 y estuvo en Cuatrerismo alrededor de diez días. Lo sacaron para asesinarlo en Temperley, donde fraguaron un enfrentamiento. Los antropólogos forenses que exhumaron sus restos del cementerio de Lomas de Zamora comprobaron que murió por un tiro en la cabeza de arriba hacia abajo efectuado a menos de un metro de distancia.

Juan Domingo del Gesso, Leonor Inés Herrera y Rodolfo Ortiz fueron secuestrados el 29 de marzo de 1976 en una reunión del PRT en la quinta La Pastoril, en Moreno. El abogado Del Gesso fue torturado en Cuatrerismo, donde estuvo casi un mes, y está desaparecido. Herrera estuvo en el centro clandestino hasta el 21 de mayo. Según las actuaciones de un Consejo de Guerra, murió junto a tres hombres en un enfrentamiento con policías bajo control operacional del Regimiento de Infantería 3 de La Tablada. Rafecas probó que no existió ningún enfrentamiento. Fue enterrada como NN en el cementerio de Avellaneda, de donde la exhumó el Equipo Argentino de Antropología Forense. Ortiz estuvo secuestrado hasta el 12 de mayo, cuando arrojaron su cadáver a un baldío de Quilmes. También el EAAF recuperó e identificó sus restos, enterrados en Avellaneda.

Gamen fue imputado como segundo comandante de la Subzona 11. Pascarelli, como jefe del Area 114, que incluía al centro de detención. Ambos fueron condenados a prisión perpetua en 2011 por su responsabilidad en torturas y crímenes cometidos en El Vesubio. Etchecolatz, que acumula cuatro condenas, era director de Investigaciones de la Policía Bonaerense. Colicigno habría estado a cargo de la División Cuatrerismo mientras funcionó como centro de detención. Svedas, condenado a prisión perpetua por su actuación en el Circuito Camps, prestó funciones en Cuatrerismo. El juez los procesó como partícipes necesarios de los homicidios de doce víctimas, que antes estuvieron cautivas en condiciones infrahumanas y fueron sometidas a torturas.

Compartir: 

Twitter
 

El juez Daniel Rafecas, a cargo de la causa sobre el I Cuerpo del Ejército.
Imagen: Leandro Teyseire
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.