EL MUNDO › LA CAMPAñA XENóFOBA DE DONALD TRUMP SE DEBATE EN OHIO, EE.UU.

“Que México pague el muro”

Trump, que desde que anunció su intención de ser presidente de EE.UU. llamó “violadores” a los indocumentados mexicanos e “idiotas” a sus rivales, pidió ayer a los nueve aspirantes que participarán en el debate que sean “civilizados”.

Donald Trump estará, literal y figuradamente, en el centro del debate entre los candidatos republicanos que se celebra hoy en Cleveland (Ohio).

El predominio de Trump también lo llevó a estar sometido a una mayor presión por parte de los medios, incluida la cadena FOX, donde este martes concedió una entrevista. El presentador, Bill O’Reilly, le preguntó hasta tres veces cómo iba a conseguir que el gobierno de Enrique Peña Nieto asuma los costes de construir un muro en la frontera. “Bill, están haciendo una fortuna, México está ganando mucho dinero gracias a Estados Unidos, se está convirtiendo en la nueva China en términos de comercio, están acabando con nosotros en la frontera”, afirmó Trump en referencia a las relaciones comerciales con Estados Unidos. Esa fue la primera vez que no contestó. La segunda se limitó a decir que “es muy simple” y que “México pagará por el muro. Yo me aseguraré de que se haga correctamente”.

Desde el primer día defendió su intención de construir un muro en la frontera, que ahora define como una construcción “sencilla” en comparación con la Gran Muralla china. “Es muy simple. Tú sabes que la Gran Muralla, construida hace mucho tiempo, tiene 13.000 millas de longitud. Eso es algo muy grande. Aquí estamos hablando de cacahuetes”, explicó aludiendo a la supuesta facilidad de extender un muro en los casi 3145 km que separan a Estados Unidos de México. “Pagarán la construcción.”

Trump, que desde que anunció su intención de ser presidente de Estados Unidos, llamó “violadores” a los indocumentados mexicanos e “idiotas” a sus rivales, pidió ayer a los otros nueve aspirantes que participarán en el debate que sean “civilizados”. “No quiero atacar a nadie. Yo los atacaré si me atacan”, aseguró Trump ayer en una entrevista con el canal ABC.

Con un 23,2 por ciento de promedio de apoyo en las principales encuestas de opinión, el empresario se situará en el centro del escenario del esperado debate que retransmitirá el canal conservador Fox News desde Cleveland (Ohio) hoy, en horario nocturno de máxima audiencia.

En total son 17 los republicanos que buscan la nominación. Los siete que no estarán en el debate nocturno participarán mañana en otro previo, en horas de menor audiencia.

Trump, que al inicio de su campaña era visto más como un candidato ornamental que como una alternativa seria, ha superado en pocos meses en las encuestas al ex gobernador de Florida Jeb Bush (12,8 por ciento) y al gobernador de Wisconsin, Scott Walker (10,6 por ciento), los siguientes en el ranking. Bush y Walker, que cuentan con el apoyo de importantes donantes conservadores, se situarán a ambos lados de Trump.

Si el millonario mantiene su tono habitual, promete llevar el debate por derroteros imprevistos y perjudicar la estrategia de ambos rivales y de otros candidatos del Partido Republicano, como los senadores Ted Cruz, Marco Rubio o Rand Paul.

El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, destacó que el plantel del debate de hoy es “el más diverso de la historia y aporta más que cualquier otro partido”, con candidatos “extremadamente calificados”. Este primer debate está abierto a cruces de opiniones y determinará cuál de los diez principales candidatos para las primarias está más preparado para el examen del prime time televisivo, donde los errores verbales se pagan caro, como ya se pudo ver en 2012.

Previsiblemente, Trump volverá a reiterar que es mejor negociador que el presidente estadounidense, Barack Obama, a la hora de cerrar acuerdos comerciales, que su solución al problema migratorio es “construir un muro” en la frontera con México o que si llega al poder “China, pobre China, va a tener problemas”.

La difícil tarea de moderar un debate con diez participantes la tendrán tres de los más populares presentadores de Fox News: Bret Baier, Megyn Kelly y Chris Wallace, que reconocieron ayer a la publicación Político que van a ser duros en sus preguntas y se asegurarán que todos los participantes intervengan el mismo tiempo. Como aconsejan los estrategas de campaña, los candidatos se ceñirán a defender y reiterar sus puntos fuertes. El peligro de cara a las encuestas está en parecer dubitativo o equivocarse al elegir las palabras, como le ocurrió este martes a Jeb Bush.

El ex gobernador de Florida, el favorito entre aquellos que cuentan con el apoyo más institucional de los conservadores, dijo en un evento de campaña que no cree “que necesitemos 500 millones de dólares en fondos para programas de salud de la mujer”. Bush se refería a su oposición a la financiación pública de la agrupación de planificación familiar Plan Parenthood, criticada recientemente por grupos antiabortistas y conservadores tras la aparición de videos en los que algunos de sus directivos hablan sobre la venta de tejido fetal, legal para investigación siempre que no se persigan beneficios.

Además de las políticas de aborto, los 10 republicanos, todos hombres, repasarán propuestas de política fiscal, de empleo, educación, inmigración, sanidad y asuntos exteriores como la crisis en Medio Oriente o el acuerdo nuclear con Irán, al que todos se oponen en diverso grado.

Las posturas en estas cuestiones serán en líneas generales similares, con un Bush más centrista y el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee o Cruz en el espectro ultraconservador.

Compartir: 

Twitter
 

El nuevo juego de mesa de Donald Trump se exhibe en una feria de juguetes en Nueva York.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.