EL MUNDO › CUMBRE MIGRATORIA DE LA UNIóN EUROPEA

Más músculo fronterizo

 Por Leo Cendrowicz *

Desde Bruselas

Líderes de la Unión Europea reunidos anoche en Bruselas lucharon para acordar planes para crear una nueva fuerza de 1500 efectivos de reacción rápida para proteger las fronteras y controlar la migración.

La guardia de fronteras propuesta sería enviada a países que no pueden asegurar sus fronteras, anulando potencialmente a los gobiernos nacionales. Pero los planes se toparon con una feroz resistencia de los líderes clave de la UE. Cientos de miles de refugiados llegaron sin control a las costas griegas e italianas este año, lo que provocó una crisis en toda la UE, amenazando a la zona Schengen donde no es necesario el pasaporte. Mientras los líderes insisten en que los solicitantes de asilo deben ser registrados y se les debe tomar las huellas digitales, han frustrado sugerencias de la Comisión Europea de que una guardia especial de la UE debería asumir la tarea.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que preside la cumbre de dos días en Bruselas, admitió que el plan es una “idea de lo más controvertida”, pero insistió en que el área Schengen de 26 miembros necesitaba fortalecer su perímetro exterior. “La protección de fronteras es y debe ser, en primer lugar el dominio de los estados nacionales”, dijo. “Pero Europa no puede seguir siendo vulnerable cuando los estados Schengen no son capaces de proteger eficazmente sus fronteras. Si rechazamos la propuesta de la comisión, tendremos que encontrar otra, pero me temo será una solución igualmente dolorosa.”

Los planes para una Frontera Europea y la Guardia Costera casi triplicarían el gasto de la UE en defensa de fronteras, y reemplazaría a Frontex, la agencia de la UE con poderes limitados para intervenir en situaciones de crisis. Aunque el plan está respaldado por Francia y Alemania, los dos países que generalmente impulsan iniciativas a través de la UE, Italia, Grecia, Polonia y Croacia dicen que el plan violaría sus derechos constitucionales para su propia seguridad.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que no esperaba una decisión en la reunión de Bruselas, pero sí que los líderes estarían más cerca de apoyar la agencia fronteriza. Merkel también se mostró optimista de que Turquía podría desempeñar su papel en ayudar a frenar el número de inmigrantes ilegales que llegan a la UE a raíz del acuerdo de octubre de 3 mil millones de euros para evitar que los refugiados con base en Turquía se dirijan a Europa. En declaraciones tras una reunión con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, antes de la cumbre, Merkel dijo que las conversaciones con Ankara se centrarían en cómo “reducir fuerte y significativamente” la inmigración ilegal, así como crear un mecanismo para la migración legal a través de cuotas voluntarias.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.