EL PAíS › EL MINISTRO DE JUSTICIA, GERMáN GARAVANO, VISITó A LA PROCURADORA ALEJANDRA GILS CARBó

Una reunión entre pedidos de renuncia

En el encuentro, los funcionarios no hablaron de las presiones del macrismo contra Gils Carbó. Garavano informó la decisión de suspender la aplicación del Código Procesal Penal y que se harán cambios en la ley del Ministerio Público Fiscal.

 Por Ailín Bullentini

Después de una semana de gobierno, decretos y declaraciones públicas cruzadas, la reunión que ayer mantuvieron el ministro Germán Garavano y la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, abrió el diálogo formal entre la cartera de Justicia y la Procuración. Fuentes de ambos organismos aseguraron que el pedido del macrismo para que Gils Carbó se aparte de su cargo no formó parte del temario y afirmaron que durante el encuentro, “cordial” y “ameno”, Garavano informó la decisión del Ejecutivo de suspender la aplicación del Código Procesal Penal y adelantó que realizarán cambios en la ley del Ministerio Público Fiscal (MPF). Tras unos días de tensión, el encuentro sirvió para calmar los ánimos en la Procuración, que aunque permanece en alerta, se dispone a alimentar los “buenos códigos” en el diálogo interministerial.

La reunión, que tuvo lugar en la oficina de Gils Carbó, duró poco menos de una hora y funcionó como una “presentación formal” entre las nuevas autoridades de la cartera de Justicia y las de la Procuración. Según había trascendido, aún no se habían dirigido la palabra de manera directa, aunque sí habían hablado uno sobre el otro a través de los medios de comunicación. Días atrás, el flamante funcionario del Gobierno había abonado la postura del presidente Mauricio Macri de que era “necesario” que la procuradora diera “un paso al costado”. “No vienen solo por mí”, había respondido ella.

Pero, ayer, de eso “no se habló” durante el encuentro, indicaron fuentes del Ministerio Público, quienes consideraron que, por el tono de la charla y la ausencia de pedidos concretos en ese sentido, había que descartar la inminencia de un decreto en contra de la procuradora. Un posible pedido de renuncia había sido descartado por el propio ministro poco antes de la reunión: “No tengo nada que pedirle. Es una señora grande. Cada uno sabrá lo que tiene que hacer de acuerdo con su responsabilidad y al cambio que votó la población”, dijo, dejando clara cuál sigue siendo la postura del macrismo.

Al salir del edificio del MPF, Garavano informó que solicitó el encuentro para tender los lazos de “protocolo y de saludo” que estaba activando en otras áreas de la Justicia. También detalló que durante el encuentro “cordial” le informó a la procuradora la “decisión del Gobierno de suspender” la aplicación del Código Procesal Penal, algo que ya había adelantado a los medios durante el pasado fin de semana. “Le pedí que no avance en medidas relacionadas con la aplicación del Código ya que ese modelo de implementación está equivocado, porque pretendía empezar por la ciudad de Buenos Aires cuando en realidad esa Justicia debe ser transferida de la Nación al municipio, además de que es el lugar más complejo por el que puede empezarse el cambio. Y ella coincidió”, detalló Garavano.

La Procuración confirmó esa información a través de un comunicado. Fuentes de ese organismo admitieron, además, la coincidencia de Gils Carbó respecto de la complicación que implica comenzar a aplicar el sistema acusatorio por el distrito porteño. Y añadieron que Garavano también informó futuros “cambios” en la ley orgánica del Ministerio Público Fiscal. Sin dar demasiadas precisiones, Garavano indicó que las modificaciones apuntarían a derogar facultades de la Procuración y de la Defensoría vinculadas con la implementación del Código Procesal Penal, deslizaron las fuentes.

Desde el MPF, valoraron la propuesta del diálogo y se aprestaron a respetar los “buenos códigos” en la relación interministerial, sin bajar del todo la guardia. Porque, si bien entre lo dicho, lo no dicho y el tono de la reunión entienden que a corto plazo no habrá una arremetida contra Gils Carbó, tal como en los pasillos de la Procuración se temía estos días, el temor dejó paso a las dudas sobre el alcance de los cambios anunciados para la ley orgánica del MPF. En la Procuración no descartan que se avance con un recorte de facultades a través de la creación de cargos intermedios que “licúen” el poder de acción de la procuradora.

Compartir: 

Twitter
 

Garavano y Gils Carbó mantuvieron un diálogo “cordial y ameno”, según informaron.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.