EL MUNDO › ANUNCIO QUE PEDIRA LEYES CON PENAS ADICIONALES PARA REFUGIADOS QUE DELINQUEN

Merkel endureció su discurso hacia los migrantes

La canciller alemana, Angela Merkel, anunció ayer que pretende endurecer la legislación para los refugiados que delincan, tras los robos y agresiones sexuales en Colonia en la noche de Año Nuevo. Tras esos ataques, los cuales presuntamente fueron protagonizados por refugiados, el movimiento xenófobo Patriotas Europeos contra la Islamización se manifestó en Colonia, donde reunió a cerca de 1700 personas y enfrentó a la policía en un nuevo violento final de protesta.

La dirección del partido de Merkel, la Unión Demócratacristiana (CDU), se reunió en Maguncia, en el oeste de Alemania, y puso sobre la mesa un extenso catálogo de medidas en respuesta a un escándalo que sacudió al país. “Lo ocurrido en la noche de Año Nuevo son repugnantes actos criminales que exigen respuestas decididas. Los ciudadanos exigen hechos y no sólo palabras”, dijo Merkel. En la denominada Declaración de Maguncia, la CDU plantea retirar el derecho de asilo a los refugiados condenados, tanto a prisión como a libertad condicional, que suele aplicarse en penas menores a dos años, y rebajar los límites para la deportación de delincuentes extranjeros. “Los delincuentes que, por ejemplo, de manera reiterada cometen robos o insultan a las mujeres también deben experimentar la dureza de la ley”, manifestó la canciller, quien en los primeros meses del 2015 se mostró abierta a la recepción de refugiados, tras señalar que presentará estas propuestas a los socios socialdemócratas de la gran coalición de gobierno para su aprobación.

Según los últimos datos facilitados por la policía de Colonia, se recibieron 379 denuncias por delitos presuntamente cometidos frente a la estación de tren en la última noche del año, el 40 por ciento de ellos por agresiones sexuales. La policía federal identificó a 31 presuntos delincuentes, fundamentalmente por robos y lesiones, y 18 de ellos eran solicitantes de asilo.

Casi diez días después de los hechos, el movimiento xenófobo Pegida junto a la formación ultraderechista Pro Koln reunieron a cerca de 1700 personas. La marcha fue disuelta por los agentes antidisturbios con cañones de agua, ante el lanzamiento de botellas y petardos por parte de grupos de manifestantes, identificados por varios medios como miembros de la agrupación Hooligans contra Salafistas. Este movimiento protagonizó una batalla campal en Colonia en 2014, cuando sus integrantes se enfrentaron a la policía y 50 agentes resultaron heridos.

Compartir: 

Twitter
 

“Los ciudadanos exigen hechos y no sólo palabras”, dijo Merkel.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.