EL MUNDO › APROVECHó EL úLTIMO ATENTADO EN NUEVA YORK PARA HACER CAMPAñA CONTRA LOS INMIGRANTES SIRIOS

Trump agita el fantasma de la seguridad

Trump provocó un revuelo en Internet tras comparar en un tuit a los refugiados sirios con un recipiente en el que hay caramelos impolutos y contaminados mezclados. Clinton volvió a echar mano a su experiencia como secretaria de Estado.

Donald Trump volvió a encender el debate sobre la inmigración tras los atentados que este fin de semana dejaron decenas de heridos en Estados Unidos, al reanudar sus ataques contra los refugiados sirios y atribuir el caos en Medio Oriente a Hillary Clinton.

La inmigración es un tema inseparable del fulgurante ascenso político del candidato republicano a la Casa Blanca. La gran mayoría de sus votantes apoyan su línea dura y los sondeos muestran que la mayoría de los republicanos están de acuerdo con su propuesta de diciembre de 2015 de prohibir el ingreso de los musulmanes a suelo norteamericano. Desde entonces, Trump no hizo más referencia a los musulmanes, pero pretende que la policía tenga un registro de antecedentes de los migrantes y promete cerrar las fronteras a los que provienen de países considerados peligrosos, como Siria.

El candidato vuelve con insistencia al “caballo de Troya’’ del flujo de refugiados sirios, hace referencia a las infiltraciones en Europa de agentes del grupo jihadista Estado Islámico (EI) y afirma que los servicios de inmigración ignoran todo sobre el pasado de aquellos que llegan a Estados Unidos. “Debemos estar seguros de que la gente que quiere a nuestro país, puede entrar’’, repitió ayer en un discurso dedicado casi exclusivamente a la inmigración y el terrorismo en el campus de High Point, en Carolina del Norte. “Es un hecho que nuestro actual sistema de inmigración no intenta determinar realmente las opiniones de las personas que entran a nuestro país, no sabemos nada de ellas ni de lo que piensan’’, dijo Trump, quien volvió a leer su discurso en una pantalla (en vez de improvisar).

Trump denunció ayer la política de fronteras abiertas, promovida según él, por su rival demócrata, a la que acusa de haber contribuido a la emergencia del grupo EI cuando fue secretaria de Estado entre 2009 y 2013. Además, tachó de temeraria a Clinton, por proponer un aumento de las cuotas para recibir a refugiados de la guerra civil siria, relacionándolos indirectamente con el EI y abogando ponerlos bajo la lupa de la sospecha antes de otorgarles asilo. “La seguridad migratoria es seguridad nacional. Hay que suspender totalmente la inmigración desde regiones en las que no se puede realizar un control suficiente del historial de los inmigrantes”, aseguró el magnate.

Además, Trump resucitó sus peticiones de suspender la inmigración de países con historial de terrorismo y dar el alto a personas por tener apariencia de musulmán tras los ataques de los últimos días en Nueva York, Nueva Jersey y Minnesota. Desde el lunes, los medios estadounidenses repiten las imágenes de Ahmad Khan Rahami, estadounidense de origen afgano, reducido por la policía y herido de bala pocos días después de colocar bombas caseras en la ciudad de Nueva York y en Nueva Jersey, que provocaron heridos pero no muertos. Además, durante el fin de semana un inmigrante de origen somalí, radicalizado supuestamente por el EI, apuñaló a nueve personas sin resultado de muerte en Minnesota, antes de ser abatido a tiros por un policía fuera de servicio.

El magnate neoyorquino no dudó en mezclar conceptos que no están relacionados de manera directa como el terrorismo, la puesta en libertad por parte de la administración de Obama de “criminales indocumentados”, la mayoría de los cuales tienen faltas leves de tráfico, y la acogida de refugiados, la mayoría de los cuales son víctimas y no cómplices del EI. Todo esto mientras los cerca de dos mil simpatizantes del candidato, una gran parte jóvenes y estudiantes de la universidad de High Point (Carolina del Norte), gritaban “¡Construye el muro!”, a lo que Trump contestó: “Los construiremos y lo pagará México”.

La inmigración está lejos de ser una de las preocupaciones de los estadounidenses, según un reciente sondeo de CBS/New York Times. Pero la inseguridad y el terrorismo sí figuran como la segunda prioridad de los votantes. Y Trump intenta vincular la inmigración con esas preocupaciones. En este momento, Clinton ha perdido la importante ventaja que le atribuían los sondeos en agosto. En el promedio de todas las encuestas apenas lleva un punto de ventaja en intención de voto.

Por su parte, el hijo mayor del candidato, Donald Trump Jr., provocó un revuelo en Internet tras comparar en un tuit a los refugiados sirios con un recipiente en el que hay caramelos impolutos y contaminados mezclados. “Esta imagen lo dice todo’’, dijo el lunes Donald Trump Jr. en un tweet en el que aparecía una foto de un bowl blanco rebosante de caramelos. Encima de la imagen podía leerse: “Si tuvieras un bowl de skittles (caramelos) y te dijera que sólo tres podrían matarte, ¿tomarías un puñado? Ese es nuestro problema con los refugiados sirios’’.

El tuit, que exhibía el logo “Trump-Pence 2016’’ junto al eslogan de la campaña republicana “Make America Great Again!’’ (Devolvamos la grandeza a Estados Unidos) se topó con el desdén de los usuarios de la red social Twitter. Los skittles están asociados a una historia trágica en Estados Unidos. Eran ese tipo de caramelos los que fue a comprar Trayvon Martin, un adolescente negro, la noche en que un hombre blanco lo ultimó a balazos en una calle de Florida en 2012. Símbolo de la memoria de Trayvon Martin, también se convirtió en una referencia en medios racistas y defensores de la superioridad de la raza blanca que se satisfacen de utilizarlo en contextos macabros y burlones.

Por el contrario, Clinton volvió a echar mano de su experiencia y de su paso por la Secretaría de Estado y el Senado para asegurar que es la persona más capacitada para hacer frente a la amenaza jihadista, que combatiría con inteligencia y operaciones conjuntas y puntuales el reclutamiento y sus bastiones en Oriente Medio. En una llamada ayer con sus asesores de seguridad nacional, Clinton aseguró: “Los eventos estos días subrayan que para acabar con los terroristas necesitamos experiencia y liderazgo estable, calma y no pánico, resolución y no miedo. No podemos airear propuestas extremas que no serán efectivas y que pierden el punto de mira de lo que somos (como país). Ese es el objetivo de los terroristas”, aseguró Clinton, según una transcripción distribuida por su equipo de campaña.

Compartir: 

Twitter
 

Trump levanta el pulgar durante un acto de campaña ayer en Carolina del Norte.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.