EL MUNDO › ECUADOR, COSTA RICA, BOLIVIA, VENEZUELA, CUBA Y NICARAGUA SE FUERON DEL RECINTO EN SEñAL DE RECHAZO

Temer debutó en la ONU con un fuerte repudio

Pese al desaire, el presidente brasileño no dudó en defender la legalidad del juicio que culminó con la salida de Dilma Rousseff del gobierno e insistió en que todo el proceso tuvo lugar en un absoluto respeto del orden constitucional.

Michel Temer enfrentó el rechazo de varios países de la región en su debut ante la Asamblea General de Naciones Unidas debido a su postura por la destitución de Dilma Rousseff. Las delegaciones de Ecuador, Costa Rica, Bolivia, Venezuela, Cuba y Nicaragua dejaron el recinto donde tenía lugar el encuentro cuando el mandatario brasileño se disponía a iniciar su discurso, en señal de repudio. A pesar del desplante, el presidente brasileño no dudó en defender la legalidad del trámite que culminó con la salida de Rousseff del gobierno de Brasil, dijo que todo tuvo lugar en un absoluto respeto del orden constitucional y consideró que el proceso fue una muestra para el mundo de que no puede haber democracia sin estado de derecho.

El canciller ecuatoriano, Guillaume Long, confirmó la salida de las delegaciones latinoamericanas de la Asamblea General desde su cuenta de Twitter: “Ecuador, Costa Rica, Bolivia, Venezuela, Cuba, Nicaragua salen del debate general de Asamblea General de ONU al tomar la palabra Michel Temer”. Y afirmó más tarde: “Iba a hablar el presidente Temer y varios países, de forma espontánea, decidimos no escuchar las palabras del presidente. Es una práctica común cuando se quiere mandar una señal contundente de rechazo’’.

Long, que asistió a la Asamblea en representación del presidente Rafael Correa, dijo que para su país los acontecimientos políticos de Brasil “fueron un golpe de Estado solapado, con argumentos pseudo constitucionalistas’’ y señaló que eso sienta un muy mal precedente para toda la región.

“El uso de argumentos administrativos contra el sufragio universal es algo que nos parece muy grave”, agregó el ministrio de Relaciones Exteriores ecuatoriano. El desplante a Temer fue confirmado por el diario ecuatoriano El Telégrafo, que señaló que la delegación de Ecuador, encabezada por Long y el embajador de Ecuador en la ONU, Horacio Sevilla, dejó la sala junto a delegaciones de otros países. En opinión de Long, lo ocurrido en Brasil “nos parece impresentable en un contexto latinoamericano, que se ha marcado por tantos años por el autoritarismo y dictaduras de tinte militar. Creemos que no se puede jugar con la democracia’’, sostuvo. Ecuador, añadió el ministro, “ya padeció de ese tipo de prácticas durante muchos años’’, y por ello, “nos tomamos estas cosas muy en serio’’.

Long contó con el respaldo del gobierno de Costa Rica, cuyo presidente, Luis Guillermo Solís, y su canciller, Manuel González, también se fueron de la sesión de la ONU. “Nuestra decisión, soberana e individual, de no escuchar el mensaje del señor Michel Temer en la Asamblea General, obedece a nuestra duda de que ante ciertas actitudes y actuaciones, se quiera aleccionar sobre prácticas democráticas”, indicó la Cancillería costarricense en un comunicado. Y expresó su preocupación por la situación en ese país. El embajador de Costa Rica en la ONU, Juan Carlos Mendoza, permaneció en su asiento durante el mensaje de Temer, explicó la Cancillería.

Durante su discurso, Temer expresó el compromiso inquebrantable con la democracia en su país tras el reciente juicio político que culminó con la destitución de Rousseff. “Brasil acaba de vivir un proceso largo y complejo, dirigido por el Congreso nacional y la Corte Suprema”, recordó el mandatario. Temer aprovechó para saludar a su par colombiano por llegar a un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). “El acuerdo reciente entre Colombia y las FARC nos permite ver el fin del último conflicto armado de nuestro continente y por ello quiero felicitar al presidente Juan Manuel Santos y a todos los colombianos’’, dijo el brasileño. “Brasil está muy dispuesto a contribuir a la paz en Colombia’’, afirmó.

En su último discurso ante la Asamblea General, Barack Obama atacó al “nacionalismo agresivo”, el “populismo crudo” y la política de “hombres duros”, tres fuerzas que para el presidente de Estados Unidos dividen al mundo y atentan contra “la integración de una economía global”. Fiel a su estilo diplomático, el mandatario no dio nombres propios, pero quedó muy claro que en su alocución se refirió al triunfo del Brexit en el Reino Unido, al ascenso electoral de Donald Trump y al liderazgo del presidente ruso Vladimir Putin, siempre desafiante con las potencias occidentales.

Otro de los líderes mundiales que hablaron por última vez ante la Asamblea fue el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien se despidió con un discurso duro: criticó la actitud de muchos países, acusó a algunos de tener “sangre en las manos” y reclamó reformas para evitar que algunas naciones sigan bloqueando acciones internacionales. Ban, que deja su cargo a fin de año, aprovechó su intervención para mostrar su descontento ante los jefes de Estado y de Gobierno del planeta. “En demasiados lugares vemos a líderes que reescriben constituciones, que manipulan elecciones y que dan otros pasos desesperados para agarrarse al poder”, se lamentó el diplomático surcoreano. “Los líderes deben entender que su puesto es una confianza que les da gente, no una propiedad personal”, profundizó.

Durante su participación en la Asamblea, Ban no dudó en apuntarles directamente a esos dirigentes: acusó a los de Sudán del Sur de haber traicionado a su pueblo, a los de Corea del Norte de dedicarse a pruebas nucleares mientras su gente sufre y al presidente sirio, Bashar al Asad, de haber matado a más civiles que nadie en la guerra de su país.

Compartir: 

Twitter
 

Michel Temer pronuncia su discurso durante el debate de la 71ª Asamblea General de la ONU.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.