EL MUNDO › UN ESTADOUNIDENSE HIZO ESTALLAR DOS BOMBAS EN BOLIVIA

Falsa alarma con dos muertos

 Por Pablo Stefanoni
Desde La Paz

“¿Hay lucha contra el terrorismo desde el gobierno de Estados Unidos o nos mandan norteamericanos a hacer terrorismo en Bolivia?”, disparó el presidente boliviano, Evo Morales, en la mañana de ayer, en relación a las dos explosiones consecutivas en la ciudad de La Paz que tienen a un estadounidense como autor confeso.

La primera explosión –que provocó dos muertos y varios heridos– tuvo lugar alrededor de las 21.30 del martes en un alojamiento utilizado por numerosos “mochileros” extranjeros ubicado en la calle Linares, en el centro antiguo paceño, y la segunda a las 2.00 de la madrugada en otro hotel, situado entre las calles Perú y Constitución, cerca de la terminal de buses. En primera instancia se habló de la explosión “de una garrafa”, pero luego se confirmó la existencia de poderosos explosivos –se cree que C-4 y dinamita– colocados en las habitaciones de ambos hospedajes de bajo costo.

La ciudadanía estadounidense de uno de los autores aumentó las suspicacias. El californiano Lestat Claudius de Orleans y Montevideo (25) fue detenido en la vecina ciudad de El Alto junto a su pareja, la uruguaya Alda Ribiero (46), cuando intentaban fugarse hacia Perú.

“Los atentados son una provocación a la democracia boliviana, al gobierno nacional y a la Asamblea Constituyente. Detrás de estos ataques hay grupos oligárquicos que se valen de agentes externos”, continuó Evo Morales, al tiempo que llamaba a “organizar comités de defensa de la democracia desde los barrios, los sindicatos, las comunidades y los ayllus”. El escenario para la declaración presidencial fue el acto de presentación de la campaña Movilización por la Identidad. Existo yo, Existe Bolivia, que dotará de DNI a alrededor de 600.000 bolivianos con la cooperación del gobierno venezolano.

“Hemos venido a cambiar el modelo neoliberal y estos cambios van a generar acciones desesperadas”, insistió el canciller David Choquehuanca, sobre el móvil político, mientras el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) –que agrupa a los principales movimientos sociales y sindicales del país– se declaraba en estado de emergencia y llamaba a cerrar filas junto al presidente de la República.

Sin embargo, la policía desmintió al jefe de Estado y señaló que los atentados habrían tenido un móvil religioso –vinculado con ritos paganos– y no político. Fuentes gubernamentales consultadas en reserva por Página/12 se pronunciaron en el mismo sentido, lo que dejó en off side a Morales frente a EE.UU. La pornografía confiscada –en la que hay registradas escenas en las que la dinamita es utilizada como objeto sexual– reforzaría la “pista psicológica”. Además, según versiones periodísticas basadas en informes policiales, De Orleans habría participado en un atentado contra un cajero automático en la ciudad argentina de La Quiaca, donde fue detenido en 2005 y posteriormente liberado. Según la policía boliviana, el estadounidense planeaba atentar también contra el consulado chileno, justo cuando se rememora el aniversario de la pérdida del mar a manos chilenas, en 1879. En una carta personal que aparece en Internet buscando una “relación afectiva a largo plazo”, escrita desde Colombia, el californiano se define como un “refugiado político de Estados Unidos”.

Ayer, en medio de múltiples versiones y cierta psicosis mediática, varias llamadas anónimas alertaban sobre otros explosivos, supuestamente colocados en instituciones públicas y privadas, como el Correo, la Universidad Católica o el Canal 11 de televisión. Todas fueron falsas alarmas, pero contribuyeron a aumentar la inquietud potenciada por las propias declaraciones presidenciales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.