EL MUNDO › LOS ECOS BRITANICOS E IRLANDESES DE LA DECISION

Así en Euskadi como en el Ulster

 Por Walter Oppenheimer *
Desde Londres

Tony Blair dio ayer la bienvenida al anuncio de ETA a través de su portavoz oficial. “Damos la bienvenida a la declaración de ETA y esperamos poder comprobar que se pone en práctica y que se cumplen los compromisos contraídos en su declaración”, respondió el portavoz del primer ministro cuando le preguntaron sobre el tema, durante su contacto diario con los corresponsales políticos británicos.

El Reino Unido conoce de manera muy cercana los avatares de un proceso de paz tras las tensas negociaciones que llevaron a la firma de los Acuerdos de Viernes Santo, en abril de 1998, con los que se empezó a poner fin a la violencia desatada por el Ejército Republicano Irlandés (IRA) desde finales de los años sesenta. “Cualquier decisión interna que deba tomarse acerca de conversaciones es una cuestión que corresponde por completo al gobierno español”, añadió el portavoz de Blair al abordar un hipotético apoyo del gobierno británico a la apertura de negociaciones con ETA. “Una de las cosas que hemos aprendido en Irlanda del Norte es que puede ser útil el apoyo exterior, pero el detalle debe ser abordado entre las partes sobre el terreno. Esa es nuestra posición”, explicó el portavoz.

El Reino Unido contó en sus conversaciones sobre el Ulster con importante ayuda por parte del entonces presidente de Estados Unidos Bill Clinton. Este destacó a un enviado especial, George Mitchell, que intervino en momentos decisivos para acercar a las partes en conflicto. El propio presidente jugó un papel importante, tanto con su apoyo público al proceso como con su presencia ocasional en el Ulster y su directa presión en la última noche de negociaciones sobre el líder de los republicanos, Gerry Adams, y el de los unionistas moderados, David Trimble.

Adams, que ha mantenido desde siempre una estrecha relación con el movimiento abertzale como líder del Sinn Fein, dio también su bienvenida al mensaje de ETA. “El anuncio de hoy da un considerable empuje al proceso de resolución del conflicto. Corresponde a todas las partes aprovechar esta oportunidad y hacer todo lo que está en su poder para hacer realidad el avance político”, dijo. El líder del Sinn Fein, que ha liderado el movimiento para convencer al IRA de que abandonara las armas para abrazar una vía exclusivamente pacífica en su objetivo final de conseguir la unidad política de la isla de Irlanda, añadió: “El gobierno español debería intervenir de forma inmediata para detener el juicio político contra los líderes de Batasuna, incluyendo a Arnaldo Otegi”.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.