EL MUNDO › COREA DEL NORTE, DESTINO TURISTICO DE MUCHOS SURCOREANOS

Para pasarla bomba en vacaciones

Miles de surcoreanos viajan cada año a un complejo turístico en el Norte por el que Pyongyang recibe 1 millón de dólares al mes.

 Por Ramiro Trost *
Desde Geumgangsan

Es el primer y más simbólico proyecto de cooperación económica intercoreana. Geumgang significa diamante y es el nombre de las montañas donde la firma surcoreana Hyundai Asan, filial del conglomerado Hyundai, opera varios hoteles y restaurantes y tiene el manejo de algunos circuitos turísticos. Hasta allí llegan año tras año miles de coreanos del sur. Primero lo hacían a través de un largo viaje en barco y ahora lo realizan en autobús cruzando Zona Desmilitarizada (ZDM), a través de la ruta costera del Este. Una vez superado el límite fronterizo, se demora algo más de una hora para llegar al complejo de hoteles.

Incluso antes de la prueba nuclear de Norcorea, del pasado 9 de octubre, Estados Unidos ya venía criticando este proyecto turístico intercoreano. El principal cuestionamiento estadounidense radica en el pago que realiza el Sur al Norte por el usufructo de las montañas. Washington cree que ese dinero financia al ejército norcoreano y sus programas de armas.

La frontera entre las dos Coreas permaneció cerrada desde 1953, cuando se firmó el Acuerdo de Armisticio que puso fin al conflicto bélico de tres años de duración. Desde entonces se interrumpió el tránsito por caminos y vías ferroviarias y el contacto postal y telefónico y se bloquearon las señales televisivas y radiales a ambos lados del paralelo 38 que dividió en dos la península.

El 18 de noviembre de 1998, sólo algunos meses después del lanzamiento por parte de Norcorea del misil de largo alcance Taepodong-1, que surcó todo el cielo de Japón y cayó en el Pacífico, un barco surcoreano zarpó rumbo a la montaña Geumgang con 826 turistas a bordo. Desde ese momento y con algunas interrupciones, Hyundai Asan vino operando con déficit, cubierto por el gobierno de Seúl, este programa turístico. Recién el año pasado obtuvo algo más de 5 millones de dólares de ganancias operativas, luego de pérdidas en los últimos años que superaron los 100 millones.

Según datos del Ministerio de Reunificación de Surcorea, hasta fines de septiembre de 2006, Hyundai le pagó a Corea del Norte un total de 460 millones de dólares por los derechos exclusivos para desarrollar el área turística por 50 años. Las inversiones totalizan los 700 millones de dólares y más de 1.350.000 turistas han visitado hasta ahora esa montaña norcoreana. Este lugar es también el sitio de los últimos encuentros de familiares separados de ambos lados. Las oficinas de la Cruz Roja de las dos Coreas pretenden construir un centro permanente de reuniones para los parientes que no se ven desde hace más de cincuenta años.

En Geumgangsan los turistas surcoreanos sólo parecen dedicarse a disfrutar del tiempo de vacaciones sin mayor conciencia de la realidad norcoreana. Los empleados norcoreanos ven llegar de visita a los “hermanos ricos”, que gastan sin límite en las tiendas libres de impuestos y en los lugares de diversión.

“No queremos la guerra”

Del otro lado del mostrador, y consciente de las repercusiones por el problema nuclear, el gerente general de la Oficina Geumgangsan de Hyundai Asan, Kim Young Hyun, le expresó a Página/12 que este proyecto es un símbolo del diálogo, la reconciliación y la cooperación del pueblo coreano. El ejecutivo dijo tener un punto de vista diferente al de Estados Unidos, asegurando que la prueba nuclear de Corea del Norte es resultado de la presión de Washington sobre Pyongyang. El representante de Hyundai apuntó a lograr un diálogo entre Washington y Pyongyang, aseverando que “no queremos la guerra, sino un diálogo pacífico entre ellos”.

–¿Qué opina de la crítica de Estados Unidos que señala que el proyecto del monte Geumgang y el dinero que genera es una de las fuentes financieras para el programa nuclear de Corea del Norte?

–El arancel turístico que pagamos a Norcorea es pequeño comparado con la masa financiera total que maneja ese país. Le hemos preguntado a nuestra contraparte norcoreana para qué usan los honorarios que pagamos por el uso turístico de esta zona y la respuesta fue para el desarrollo y beneficio de la población civil. Usted sabe que la situación económica de Corea del Norte es muy difícil.

–¿Pero puede Hyundai Asan controlar a dónde va el dinero?

–Nosotros no sabemos a ciencia cierta a dónde van los fondos. No podemos seguir el curso del dinero y controlar en qué se usa. Pero pienso que no es correcto decir que Corea del Norte no hubiese hecho el ensayo atómico si no existiese este proyecto turístico en el monte Geumgang. No creo que influya este negocio en las finanzas totales de Norcorea.

–Usted mencionaba el arancel turístico que abonan al Norte. ¿Cuánto es lo que paga Hyundai Asan anualmente?

–Cada mes es alrededor de 1 millón de dólares. Todas las instalaciones y el dinero que los turistas gastan dentro del complejo los maneja Hyundai.

–¿Cuántos empleados norcoreanos trabajan aquí?

–Los trabajadores norcoreanos son 1000. El resto son surcoreanos y provenientes de China, entre chinos y coreanos-chinos.

–Hemos visto maquinarias y obras en varios sitios. ¿Hyundai Asan tiene planes de seguir adelante, de ampliar el complejo?

–Pienso que si la situación nuclear se calma podremos seguir adelante. El monte Geumgang es para el pueblo coreano un sitio espiritual muy importante y todos los coreanos quieren alguna vez en sus vidas visitar este lugar. Es por eso que seguimos realizando obras.

* Tercera nota de la serie.

Compartir: 

Twitter
 

Dos guardas norcoreanos hacen guardia en la carretera a la capital.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.