EL MUNDO › RESPALDO LABORISTA PARA EL “MAL MENOR”

El voto de la izquierda

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

El laborismo apoya públicamente la posición proeuropea pero en su interior, hay una clara conciencia de estar respaldando un “mal menor”. La posición oficial del líder Jeremy Corbyn es que el laborismo tiene que luchar desde dentro para escapar del actual modelo neoliberal y convertir a la UE en una Europa de los trabajadores.

Es una posición que tiene sus paradojas. Europa es visualizada entre los conservadores de todo el mundo como una “fortaleza social” que, entre otras cosas, ha garantizado cuatro semanas de vacaciones al año, fuerte protección contra el despido y políticas como la licencia por paternidad. Pero es cierto que desde los 90, con el Tratado de Maastricht, la introducción del euro y la actual dirigencia, el proyecto paneuropeo ha girado a la derecha y ha quedado identificada con una política de austeridad poco compatible con principios sociales.

En una reciente gira conjunta por Gran Bretaña, el responsable de temas económicos del laborismo, John Mc Donnell, una figura claramente a la izquierda del partido, el ex ministro de economía griego, y asesor del laborismo, Yanis Varoufakis, y la diputada de los verdes Caroline Lucas reivindicaron desde la izquierda la pertenencia al bloque. Bajo la bandera de “Vote in - another Europe is posible” Mc Donnell señaló que era la oportunidad para avanzar en una “democratización” que contemple los “derechos de los trabajadores, la lucha contra la evasión fiscal, el cambio climático y la protección de nuestra industria siderúrgica”.

A su lado, Varoufakis admitió la ironía de estar defendiendo la integridad de la UE luego de haber criticado y sufrido en carne propia la política de la UE hacia Grecia que terminó con su dimisión a mediados del año pasado y la imposición de un terrorífico programa de austeridad. “La realidad es que el Brexit no es la salida a los tres temas que importan a los británicos: la soberanía, la inmigración y el exceso de regulación. Pero debemos tener claro que la razón por la que hay problemas en los servicios públicos es la austeridad que en realidad es una virulenta guerra de clase contra los pobres británicos. Tenemos que decidir si es que puede salir algo bueno del colapso de una Unión Europea reaccionaria y poco democrática o si este colapso va a hundir al continente en un caos que se va a llevar puesta a la misma Gran Bretaña del Brexit”, señaló Varoufakis.

En la interna laborista, cuanto más a la derecha del espectro, más respaldo inequívoco e incondicional de la UE. Los adalides del Nuevo Laborismo, Tony Blair y Gordon Brown, olvidaron esta semana años de conflicto tribal, para luchar contra el Brexit. Pero también hay Brexits laboristas de derecha como la ex ministra de deportes de Blair, la diputada Kate Hoey, horrorizada por la burocratización centralizada de la UE. Entre los extraparlamentarios de izquierda hay una mayoría que repudia a la “UE neoliberal” y que explicitan su posición en blogs mucho más influyentes enla polémica colectiva que su exiguo caudal electoral. Las divisiones han llegado a los medios. El editor de temas económicos del matutino de centroizquierda The Guardian, Larry Elliot, se pronunció a favor del Brexit. Según Elliot es la actual ortodoxia europea la que causó la política de austeridad que ahogó a Grecia, Irlanda, Portugal, España y golpeó a la misma Alemania. “Es posible que Brexit sea la mejor respuesta a una agonizante eurozona”, señaló.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El voto de la izquierda
    Por Marcelo Justo
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.