EL MUNDO › BREVE CRONOLOGíA DEL ESCáNDALO DE LAS ESCUCHAS

De espionajes y negaciones

En noviembre de 2005 el News of the World reveló detalles de una lesión en la rodilla del príncipe William que hizo sospechar a sus colaboradores de que su teléfono podía estar pinchado. Cuando en abril de 2006, el dominical citó palabras textuales de un mensaje de voz del móvil del príncipe Harry, la policía ya estaba alertada. La investigación llevó al arresto unos meses más tarde del editor de temas monárquicos del diario Clive Goodman y del investigador privado Glenn Mulcaire. En enero de 2007 el editor fue condenado a cuatro meses de cárcel y Mulcaire a seis meses, mientras que el director del diario, Andrew Coulson, tuvo que renunciar, aunque aclarando que no tenía nada que ver con las escuchas ilegales.

La renuncia calzaba con la estrategia del grupo Murdoch, que argumentó desde un principio que se trataba de una manzana podrida en una redacción de ética impecable. A nadie sorprendió mucho esta defensa, pero muchos se asombraron de que tanto la policía como la Comisión de Quejas de la Prensa corroboraran el argumento. En diciembre de 2007 el subcomisario a cargo de la investigación, Andy Hayman, renunció por un hecho que aparentemente no estaba vinculado con las escuchas: el envío de 400 mensajes de texto a una integrante de la Comisión de Quejas de la Prensa. Poco después, el subcomisario debutó como columnista del The Times, propiedad del grupo Murdoch. Hoy se sabe que la fallida investigación policial respondía a que el News of The World tenía información de la relación extramatrimonial de Hayman con la integrante de la Comisión. Contra viento y marea, el matutino The Guardian mantuvo el tema en agenda. En julio de 2009 reveló que las escuchas habían comenzado mucho antes del caso de los príncipes William y Harry. Según el diario, más de tres mil personas habían sido espiadas, entre ellos ministros del gobierno laborista, el alcalde de Londres Boris Johnson, actores, modelos y deportistas. En septiembre del año pasado el caso se internacionalizó cuando el New York Times publicó que había claras pruebas de que las escuchas eran una práctica sistemática del News of The World. Scotland Yard siguió en sus trece. Según la policía, no había nuevas pruebas, y Coulson, convertido en jefe de prensa del primer ministro, pudo seguir en su puesto. En enero de este año la actriz Sienna Miller denunció penalmente al diario y el Servicio Fiscal de la Corona, que hasta entonces había sostenido la tesis policial, reabrió el caso. El 21 de enero la situación de Coulson se volvió insostenible, pero Cameron insistió en elogiarlo al aceptarle la renuncia. Dos días más tarde se supo que el entonces ex primer ministro Gordon Brown estaba entre los posibles espiados. Con la mano forzada y su reputación en peligro, Scotland Yard decidió reabrir la investigación el 26 de enero.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • De espionajes y negaciones
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.