SOCIEDAD › EL ATLANTIS INICIO AYER SU VIAJE FINAL, CERRANDO UN CICLO DE TREINTA AñOS

El último acto para los transbordadores

La nave, con cuatro tripulantes, lleva repuestos a la Estación Espacial Internacional ISS. De aquí en más sólo irán las Soyuz rusas, hasta que la NASA recurra a pequeñas cápsulas.

 Por Pedro Lipcovich

El mayor emprendimiento espacial de Estados Unidos empezó ayer su viaje final hacia la humillación. El emprendimiento es –ya fue– el de los transbordadores espaciales: las naves reutilizables, capaces de aterrizar igual que aviones al regreso del espacio; en 1981 se creía que iban a permitir viajes frecuentes, baratos, y que a su turno serían reemplazadas por una nueva generación de vehículos más poderosos. El viaje final es el del transbordador Atlantis, el último que queda, que llevará repuestos a la Estación Espacial Internacional (ISS). La humillación proviene de que, lejos de contar hoy con vehículos mejores, Estados Unidos se queda directamente sin naves espaciales y, no se sabe por cuánto tiempo, deberá recurrir a Rusia, para que el antiguo rival haga un lugarcito en sus naves Soyuz, claro que pagando el pasaje. Los proyectos actuales de la NASA son, por una parte, encargar a empresas privadas la construcción de naves para acceder a órbitas bajas como la de la ISS; serán cápsulas chicas y caerán al mar en paracaídas, como las más antiguas naves tripuladas norteamericanas. Por otra parte, la NASA se propone construir el “Vehículo Tripulado Multipropósito”, que llevará al ser humano hasta Marte y los asteroides, en lo que el presidente Barack Obama llamó ayer “una era de aventuras sin fin”. Por ahora, sueños.

El Atlantis despegó ayer a las 11.29, en medio de espesos nubarrones, desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida. Hasta último momento, las condiciones meteorológicas habían puesto en duda el lanzamiento, y, cuando faltaban 30 segundos, la cuenta regresiva se interrumpió por una verificación de último momento. Cientos de miles de personas se habían acercado a los alrededores de la base para presenciar el acontecimiento. Muchos tuvieron que dormir en sus autos, o en la calle, porque no había cuartos de hotel disponibles en varios kilómetros a la redonda. Ya a las seis de la mañana se había generado en la zona un descomunal congestionamiento de tránsito.

“Mucha suerte a usted y su tripulación en el vuelo final de este icono estadounidense”, recitó instantes antes de la partida el control de la misión, en Houston, al comandante de la nave, Chris Ferguson; la tripulación se completa con el piloto Doug Hurley y los especialistas en misión Sandra Magnus y Rex Walheim. El despegue no presentó problemas y, ocho minutos y medio después, a una velocidad de 27.200 kilómetros por hora, el Atlantis alcanzó su órbita preliminar. Le aguarda una misión de 12 días, cuyo principal propósito es trasladar a la ISS 3800 kilos de provisiones, material y piezas de repuesto. Parte de este cargamento obedece precisamente al fin de la era de los transbordadores, ya que se trata de piezas de gran tamaño que, en caso de necesidad, ya no podrían ser trasladadas en las naves Soyuz, más pequeñas.

También el hecho de que sólo viajen cuatro astronautas –la tripulación habitual era de seis o siete– responde a que ya no se cuenta con un transbordador de respaldo para rescatar a la tripulación en caso de emergencia.

El primer vuelo de un transbordador espacial –el Columbia– tuvo lugar el 12 de abril de 1981. Uno de los logros más importantes de estas misiones fue la puesta en funciones del telescopio espacial Hubble, efectuada desde el transbordador Discovery en 1990, y sobre todo la reparación del telescopio en órbita, en 1993, gracias al transbordador Endeavour. Pero antes, el 28 de enero de 1986, el Challenger había explotado 73 segundos después de su despegue; murieron sus siete tripulantes, entre ellos Christa McAuliffe, de 37 años, que iba a ser la primera maestra en ir al espacio.

En febrero de 1995, un vuelo del Discovery incluyó a un cosmonauta ruso, marcando el comienzo de la estrecha colaboración con esa Nación. Las misiones más destacadas de los transbordadores se dieron en relación con la ISS, construida a partir de 1998. Pero el 1º de febrero de 2003 se produjo una nueva catástrofe, cuando el Columbia se desintegró al reingresar a la atmósfera y murieron los siete tripulantes. En definitiva, el programa de transbordadores no logró sus principales objetivos, que eran abaratar fuertemente los costos de poner a hombres y materiales en órbita y aumentar la seguridad. Durante las 135 misiones que se efectuaron a lo largo de 30 años, han sido tripulados por 385 astronautas de 16 países.

Como Estados Unidos dio fin al programa de transbordadores sin contar con una nueva generación de vehículos espaciales tripulados, deberá recurrir a Rusia para que transporte astronautas norteamericanos en sus naves Soyuz. Se prevé que esta situación se prolongará durante varios años, quizás hasta 2016. Entretanto, la NASA tiene proyectos en dos órdenes: el traslado de seres humanos a órbitas bajas, como la de la ISS, será confiado a compañías privadas contratadas por la NASA; y la propia agencia espacial se reservará los viajes al espacio profundo, con misiones a la Luna, Marte y el cinturón de los asteroides. Para ello construirá el “Vehículo Tripulado Multipropósito”. Pero los cronogramas todavía no han sido definidos y la historia de la NASA abunda en postergaciones y supresiones de proyectos.

De todos modos, Barack Obama, presidente de Estados Unidos, sostuvo ayer que “el lanzamiento del Atlantis nos impulsa a la próxima era de nuestra aventura sin fin en busca de las fronteras de la exploración del espacio” y subrayó la “ambiciosa nueva misión” de la NASA “para, en último término, enviar a estadounidenses a Marte. Sé que estarán a la altura del desafío y yo tengo planeado estar aún aquí para verlo”.

El acople del Atlantis a la ISS está previsto para mañana y su regreso para el miércoles 20. Después, la nave quedará en exhibición en el museo del Centro Espacial Kennedy. El Endeavour, el Discovery y el Enterprise serán exhibidos en museos de Washington, Los Angeles y Nueva York.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared